Pierre Rosanvallon publicó en 1985 un libro capital para entender la caída de los regímenes basados en un consenso político frágil, el de la Monarquía de 1830. Lo tituló “Le moment Guizot” porque este hombre personificaba las verdades oficiales con las que se quería cimentar aquel régimen que, en definitiva, y de forma descarada, solo estaba al servicio de una oligarquía. Ese momento, entre 1830 y 1848, podría ser lo que Bruce Ackerman llamó “época fría”; es decir, unos años en los que los problemas se pueden resolver con el uso de las herramientas que facilita el sistema.

La complicación surge cuando se llega a la convicción de que la fuente de los problemas son las reglas formales e informales que dan vida al régimen. Tocqueville hablaba entonces del “aburrimiento” como la sensación de atonía que genera el funcionamiento del sistema, de ese hastío ante el dominio y la corrupción de la oligarquía.

Es entonces cuando tiene lugar una “época caliente”, siguiendo a Ackerman, en la que la resolución de los problemas de la comunidad  política no son “normales”, sino que señalan justamente a quienes manejan el régimen. Jacques Rancière habla en este sentido de “momentos políticos” para referirse justamente a la interrupción de un consenso, que es la circunstancia idónea para que surja una fuerza -no se refiere necesariamente a un partido o a un movimiento- capaz de llenar la imaginación de la comunidad.

El aburrimiento ante el sistema agotado fue ideal para que fuerzas en apariencia nuevas llenaran la imaginación de los españoles con unas ideas y costumbres novedosas. Esas fuerzas fueron Ciudadanos y Podemos

La crisis del régimen español desde 2014 fue el punto final de la “época fría” y el inicio de la “caliente”. Los viejos partidos que animaban el régimen, con su bipartidismo imperfecto, fueron despreciados en sus personas, formas e ideas. La corrupción se mostró como el resultado de un sistema acabado, casi planteado como un engaño gigantesco para el beneficio de una oligarquía. El aburrimiento ante el sistema agotado fue ideal para que fuerzas en apariencia nuevas llenaran la imaginación de los españoles con unas ideas y costumbres novedosas, planteadas para rectificar la marcha de la política y reconstruir la comunidad. Esas fuerzas fueron Ciudadanos y Podemos.

Estas dos agrupaciones, definidas como de la “nueva política”, han venido de la nada y en cuatro años se han vuelto decisivas, e incluso alternativa de gobierno. Su éxito ha sido conquistar el lenguaje, los conceptos, el timing y el paradigma de la política. Han llenado la imaginación y con ello la esperanza inconsciente de que existe una solución para el armazón comunitario. No tienen el gobierno, pero sí el poder.

El espíritu de esta época caliente que vivimos, no solo en España, sino en Estados Unidos y en Europa, es clamar al pueblo. Esto supone adoptar técnicas populistas más o menos depuradas, a veces confundidas con oportunismo o electoralismo. Es evidente el caso de Podemos que, siguiendo su línea, no oculta que es una formación populista de izquierdas. Sin embargo, resulta más interesante el caso de Ciudadanos.

Albert Rivera fue elegido presidente de Cs por una cuestión de orden alfabético tras horas y horas de debates, en su congreso inaugural de 2006. El alma del nuevo partido surgió de un grupo de intelectuales hartos del nacionalismo catalán obligatorio y del autoritarismo cada día menos silencioso, con un claro sesgo socialdemócrata. Rivera, tras ser nombrado, dijo que Ciudadanos “no quiere definirse sobre el esquema clásico derecha-izquierda” sino que se definía “por valores como la libertad, la igualdad, la justicia y el bilingüismo”.

El éxito inicial en las elecciones de 2006, con tres diputados -Rivera, Robles y José Domingo-, no fue el primer paso de una carrera de triunfos. El partido se fue desarmando con los comicios municipales de 2007 y 2011, las fallidas generales de 2008, y la extraña alianza con Libertas en 2009 para el Parlamento Europeo. No encontraba un discurso ni un sitio en el cuerpo electoral.

El despegue de Ciudadanos coincidió con la aceleración del “procés”, y la polarización que sufrieron Cataluña y, en consecuencia, el resto de España. La exaltación del conflicto, la denuncia de la hegemonía catalanista y la encarnación de la persecución al “españolista” les permitieron encontrar un sitio y un discurso: europeísmo, constitucionalismo español y autonomismo catalán. A medida que los independentistas encauzaban su acción hacia el golpe de Estado, más puntos iba ganando Ciudadanos en Cataluña para los resistentes y más identificados se sentían con ellos el resto de españoles.

El PP ayudó al despegue de Ciudadanos con su tibieza ante los golpistas y su corrupción

El PP ayudó entonces al despegue de Ciudadanos con su tibieza ante los golpistas y su corrupción. Esto último permitió a Cs revestirse de otras de las características de la nueva política en épocas calientes: la virtud. En conjunto, atesoraban la resistencia constitucional y española al golpismo en Cataluña, al tiempo que se presentaban como el azote del Gobierno que lo había permitido mientras se dedicaba a robar.

El estilo populista acabó de perfilarse: eran la encarnación del buen pueblo virtuoso que se levantaba frente a la oligarquía corrupta del bipartidismo, luchadores contra los que querían romper la comunidad política, regeneradores en cuerpo y alma, y encabezados por un líder intocable. Es más; asumieron una táctica populista: no colaborar en rango de inferioridad en un gobierno, como “muleta”, porque el discurso virtuoso no resiste un paso por la gestión efectiva sin mancharse. De esta manera, rechazaron toda participación en ejecutivos nacionales o autonómicos hasta tener la fuerza suficiente. Ya lo dijo Pablo Iglesias de Podemos: primero hay que tener el poder, y luego el gobierno, porque “nuestra pistola es de una sola bala”.

Ese estilo es el que justifica sus cambios de opinión en temas cruciales a golpe de encuesta, o su oportunismo en la política cotidiana. El mecanismo es efectivo para su partido, pero lo que no está tan garantizado, como escribió Pierre Rosanvallon en su citado libro, es que la imaginación que crea se conjugue luego con la realidad.


Si este artículo le ha parecido un contenido de calidad, puede ayudarnos a seguir trabajando para ofrecerle más y mejores piezas convirtiéndose en suscriptor voluntario de Disidentia haciendo clic en este banner:

32 COMENTARIOS

  1. Buenos días

    Llego un poco tarde al debate.

    Para mi hay un teme que sirve de piedra de toque, para ver de que está hecha una “ideología”o que quiere un partido en España. Y es su actitud real contra el terrorismo.

    En concreto, su actitud acerca de si si deben hacer publícas o no las Actas del pacto con ETA en Loyola o no. Y en que punto de sus prioridades está.

    Ciudadanos/Rivera deben de mojarse al respecto. Para que sepamos de que pie cojean. Isabel San Sebastian dijo el otro día (en un programa de la Tarde de Es Radio) que si no lo hacían se bajaba del carro.. me parece que que no ha entendido porque no quiere enterarse de nada.

    Si Ciudadanos no ha dicho nada al respecto, a estas alturas del partido, es simplemente por que no piensa hcerlo.

    Lo segundo, si en algún momento y forzado por las circunstancias lo hiciera, si tuviera que formar gobierno con otro partido que estuviera en contra acabaría cediendo y en haras de la gobernabilidad.. diría que mejor chitón.

    Por eso es necesario que desde otros partidos, VOX, UPyD insistan en ello, porque será la piedra de toque que nos diga si de verdad Ciudadanos está por derribar el andamije de basura que nos ha llevado hasta aquí o no.

    Tengan claro que la publicación de las actas acabarían por y para siempre con el PP. Porque está mas que claro que el PP estaba en el ajo desde el primer día. Y caido el PP iría detrás el PSOE..

    Y con ellos muchos intereses. Intereses que hasta ahora han permitido a Rivera ir para arriba, pero puestos en la tesitura de .. no se a quien apoyarían.

    un cordial saludo

  2. Podemos y C’s son planes B del establishment.
    En lo fundamental son iguales a sus versiones A. PP-Psoe.
    Siguiendo a pies juntillas la hoja de ruta del imperio anglocabrón globalista.
    Sustitución étnica con la inmigración masiva, multiculturalismo, feminazismo implantado en leyes como la LVG, criminalización del varón nativo, deningración de la familia tradicional autóctona, endeudamiento masivo, destrucción de servicios públicos como sanidad o pensiones… Todo ello institucionalizado, apoyado por los grandes massmedia, sistema educativo, ongs cancerígenas…

    • El avance de C’s era previsible inclusive sin el efecto Cataluña, me parece más interesante y necesario el de VOX que a pesar de estar totalmente vetado y haber sido etiquetado por los medios como extrema derecha parece haber encontrar por fin su espacio gracias “procés” y por ello sorprenderá con al menos un par de escaños.

      Es muy deseable y necesario que el espectro político se desplace a la derecha, para que C’s y su socialliberalismo sea el reemplazo de la izquierda socialista, ya que de seguir la deriva hacia la izquierda marxista representada en PODEMOS, el totalitarismo socialista en unas décadas acabará imponiéndose mediante el voto. Por otro lado el PP puede seguir siendo el partido socialdemócrata de los jubilados que le reste votos al PSOE.

      • Soy jubilado y su referencia al PP, como “partido socialdemócrata de los jubilados”, me parece ofensivo. ¿O cree Ud., que por la calle esos jovencitos todos con barba y depilados. tatuados, y llenos de “piercings” tienen mejor cerebro? y son una inmensa mayoría. En todos los grupos de edades hay de todo. Por desgracia hay gente muy mayor en mala condición mental. Pero no doy ni un céntimo de euro, por un la existencia de un solo pensamiento aprovechable en alguna neurona de esos jovencitos instalados en el hedonismo puro y duro, que son el “futuro” de aún no sabemos que.

        No voté a Mariano en 2004, me constaba que era un impresentable, siendo ministro del interior y la crisis de invasión de inmigración vivida en Las Palmas. Vino aquí a hacer sus “gracietas” gallegas de visita, a decirnos que nos “comieramos” a todo negro, marroquí, que desembarcara. Como ministro de administración territorial, le hizo fracasar al PP (a espaldas de Soria) una votación de una comisión de investigación, que tenía ganada. Llamó a José Miguel Bravo de Laguna y cinco diputados autómicos para que votaran en contra. Dejando en ridículo a Soria. José Manuel Soria habrá sido un impresentable, pero como alcalde de la ciudad de Las Palmas fue directamente a hablar con Aznar, sin pasar por el felón mentiroso de Rajoy, para resolver el desastre en que la incompetencia de Rajoy como ministro del interior sumió a mi ciudad.
        Visto el desastre ZP, me dije que nadie sería peor. ¡Cuán equivocados estábamos! Era urgente sacar a ZP de La Moncloa. Pero metimos a un felón mentiroso, que mientras organizaba en la oposición manifestaciones en contra de las negociaciones de ETA, ZP le mantenía al tanto. Probablemente Campechano, también estuviera en el ajo: “Y si sale, sale”.
        Y lo dejo aquí, porque lo de Mariano Rajoy Brey será el que encabece con el retrato más grande la galería de felones “ilustres” de esta desgracia de nación.

  3. “…Es más; asumieron una táctica populista: no colaborar en rango de inferioridad en un gobierno, como “muleta”, porque el discurso virtuoso no resiste un paso por la gestión efectiva sin mancharse. De esta manera, rechazaron toda participación en ejecutivos nacionales o autonómicos hasta tener la fuerza suficiente”.
    A Dios gracias que rechazaron la oferta envenenada de entrar en ejecutivos nacionales o autonómicos, Jorge, porque mire que la presión por hacerles morder esa manzana evenenada era brutal y venía de todos los frentes. Y no sé que ve de “populista” en esa táctica, tan distinta a la empleada por un Iglesias, dispuesto a mancharse la camisa y las manos desde el primer momento, en los ayuntamientos y comunidades que se pusieran a tiro; pero con tantas reservas en que el gobierno de la nación cambiara realmente de signo cuando estuvo en su mano, que por querer tomar el cielo por asalto y no por consenso, le negó al PSOE el pan y la sal. Vaya que, desde entonces, sus setenta escaños en el congreso han condicionado bien poco la vida política.

    Por otro lado, “cambiar de opinión en temas cruciales a golpe de encuesta o mostrar oportunismo en la política cotidiana” son rasgos apreciables en todas los líderes políticos y precisamente aquellos que se emplean con más saña para descalificar a los naranjas son los que más honor hacen a esos atributos. ¿Acaso no ha cambiado Rajoy de opinión en un tema tan crucial como el de las pensiones? ¿Acaso el feminismo sobrevenido y sobreactuado de Rajoy no es oportunismo de manual en la política cotidiana? ¿Acaso no es Rajoy el verdadero aprovechategui de Rivera?
    ¿Se puede sacar mayor ventaja política que no sea la de poder gobernar, aunque sea de forma vigilada, cuando ningún grupo en el congreso hubiera movido un dedo para que así fuera? ¿Puede haber algún partido más cínico y talibán que el PNV con sus paripés, concesiones y exigencias?
    En fin, que si el edificio institucional se acaba derrumbando por aluminosis, como sugería el amigo JRA, se caerá encima de los que han gobernado, lo han dejado pudrirse y están dentro. Los que han estado al margen y vigilantes de que eso no ocurra, no tienen por qué ocultar nada, no tienen por qué participar de la farsa ni construir ninguna fachada de cal.

    • Mariano Rajoy Brey es el típico funcionario de “nomenkatura” de partido piramidal. Muy similar al que fuera líder de la URSS Leonid Brézhnev, secretario general del partido comunista soviético, desde que desbancó a Nikita Krushchev del poder en 1964. Estuvo en el poder hasta su muerte en 1982. Rajoy es idéntico a este personaje. Su inmovilismo absoluto durante su dirección, llevó a la URSS a la quiebra y su desintegración. Mantuvo a una gerontocracia anclada en el pasado, con tres sucesores en menos de tres años. Hasta la llegada de Gorvachov en 1985. Pero ya fue tarde. Me temo que Rajoy Brey lleva camino de lo mismo.

  4. Una guerra lo cambia todo.
    Una crisis económica como la sufrida por la sociedad española remueve todos los soportes de los equilibrios sociopolíticos, y sus efectos deletéreos hacen mella sobre el conjunto de certezas sobre los que se sustentan los afanes de prosperidad y vida acomodada, a quienes la bonanza artificial del dinero fácil y la vida placentera habían sumido, sin esfuerzo y mérito, en un estado de lisérgia dionisiaca, del que un mal día despertaron abruptamente, sin entender nada.
    Campo abonado, como demuestra la história de los liderázgos sobrevenidos, para el advenimiento de líderes civiles y/o religiosos, revestidos de artificios y señuelos bien estudiados por quienes ponen el dinero y los medios, para sintetizar en sí mismos todos los anhelos de la depauperada parroquía objeto que no es otra que cualquiera; no les repugna nada ni nadie.
    Bien está, si fuera un acto catártico sincero y espontáneo que no fruto de una trama criminal, que las sociedades de tiempo en tiempo depuren sus humores.
    Pero quienes buscan con ello elevarse al poder, que nunca apelen a una pulsión moral o ética sus motivaciones, porque nada interesado es moral. La moral y el interés propio o grupal son conceptos antagónicos.
    Y mucho menos cuando lo métodos empleados para alcanzar el poder, son el recurso fáctico en la perpetración de una ordalía de baja estofa contra sus adversarios, orquestada desde el mismo poder para perpetuarse en lo mismo a lo mismo, cuya soldadesca esta dirigida, sin mas ambages, por conocidos y denostados oportunistas profesionales, cuya semblanza antigua pertenece ya al imaginario colectivo.

    • Bueno, amigo Derondat, parece que eso de evitar el recurso contra el voto delegado de los dos sujetos es un detallito sin importancia. Uno de los pecadillos beniales del presidente que se pueden perdonar y hasta justificar; aparte que, no tiene consecuencias directas para el Parlament ni para el conjunto de la Nación. Sin embargo, parece que lo transcendente de esta “época caliente” es el “populismo” que ejerce Ciudadanos con su parroquia y no el populismo de los populares. Ya sabe, pensiones, feminismo rajoyano en estado puro en la entrevista con la Griso y esas expresiones tan auténticas que conectan con las emociones y tocan directamente el corazón, porque al final, todos somos sentimientos y tenemos seres humanos.

      • Pues sí, estimada Silvia. Y conste que me parece razonable un cierto escepticismo que puedo compartir. Pero aquí prefiero hacer de Peter Sellers en su papel de Chauncey Gardiner y tirando de parábola jardinera advertir que si el árbol sale torcido ya se cortará pero que puede ser contraproducente bailar un zapateado sobre un tierno brote en este secarral político en el que tan difícil es que germine nada.

          • Citando “La divina comedia” de Dante, me temo, que hay que citar parte de verso a los que iban al infierno:
            «Antes de mí ninguna cosa fue creada
            sólo las eternas, y yo eternamente duro:
            ¡Perded toda esperanza los que entráis!
            Estamos en nuestro “infierno”. Así que asumamos las consecuencias.

  5. A mi me parece que vamos avanzando (los de banderas en el balcon). Si se consigue parar a un abogado de formación suiza mason gafapasta, supuestamente de la misma logia que Puigdemont, eso quiere decir que están agotando cartuchos y exponen al resto. Un 155 aplicado con todas las consecuencias (ellos lo pidieron) y proceso constituyente en toda España o modificación a fondo.

    • La supervivencia del régimen llegó a su límite de inanidad, incompetencia y cobardía. Y Rajoy está ante un dilema muy importante. Si el cuerpo le pide hacer lo de siempre (nada). La situación en Cataluña se puede hacer irreversible y la salida “militar” es una opción, que puede empezar a tomar cuerpo. Con la aprobación de Palacio o no.
      Esperar que “Europa” le resuelva el problema, no sólo no lo hará, sino que a lo mejor tiran de la salida a la “checoeslovaca”, pero aquí se produciría con más probabilidad una salida a la yugoslava. Rajoy no es que sea un problema. Es parte de él y además, hay indicios más que sólidos, de su implicación en el proceso.
      Señores ex-votantes del PP. No se queden en casa, VOX está ahí. El Sr. Ortega Smith es un abogado y líder político solvente. Señores ex-votantes del PSOE por su antiespañolismo, U.P.yD. sigue por ahí. Ahora hay en fase de formación de una plataforma social-democrática de izquierda y española.
      Si ambos se quedan en casa, el sistema de “cleptocracia de partidos” sigue. Yo de Riverita no me fío ni un pelo. Respira oportunismo por cada poro de su piel. Así que voten útil. La abstención trevijanista aquí no vale.
      El análisis de la bajada de votos del PPSOE, sólo la mitad se fue con Riverita. La otra mitad “flota por ahí”.

  6. A mi juicio Vilches tiene la visión correcta de la posición de C’s hoy. Una situación de arranque, en Cataluña y muy centrado en el problema nazionalista, capaz de liderar la contestación desde la oposición permitió a Rivera llegar hasta los grandes medios y aprovechar su oratoria. Un partido descansa en una trayectoria, en una ideología y una experiencia de gobierno. En C’s, hay poca trayectoria, la ideología oscila entre una socialdemocracia vergonzante y un liberalismo oportunista y la experiencia de gobierno es nula.
    Veremos, pero yo creo que finalmente va a ser complicado que superen un 15%, no más allá de 40 diputados.

    • “Un partido descansa en una trayectoria, en una ideología y una experiencia de gobierno.”
      Esto no es cierto. Lo he dicho varias veces, en la actualidad, un partido es una marca, como la Coca Cola, un banderín de enganche, con unos supuestos “principios ideológicos “, como la Coca Cola es una sonrisa… El oficio de los políticos no es la GESTIÓN, los del PP lo venden así, pero es mentira, la gestión la hacen los funcionarios, o mejor dicho, hasta donde les dejan, lo suyo es la política, el PODER. Habla además de ideología, Rajoy desconoce hasta la existencia de dicha palabra y mucho menos su significado (tampoco pasa nada). En cuanto a la trayectoria… será la de los bandazos, Mieres la historia del PP Y luego me habla de coherencia. Por lo que se refiere al oportunismo, nada nuevo bajo el sol, aquel político que no vea por dónde viene el viento, que se dedique a otra cosa, les juzgaremos por sus resultados. Su comentario destila un cierto clasismo conservador, estos son unos advenedizos… No necesito esa supuesta “experiencia de gobierno” de hecho, la de Rajoy, la detesto. No tengo fé en ningún político, pero en Rajoy NINGUNA. Juzgaré a Rivera por sus actos.

      • Suscribo su atinada respuesta, Incandescente. Por lo visto, a estas alturas del partido, se quiere vender “la experiencia de gobierno” de algunos líderes del bipartidismo como si fuera oro en paño, cuando es precisamente esa deficiente trayectoria política y “experiencia” de gobierno en la “cosa” pública, la prueba demostrable y objetiva que ha convencido a una gran mayoría de ciudadanos para descabalgar a ese político, sin otra ideología que mantenerse en el poder a costa de lo que sea, y también a uno de los partidos que ha gobernado la Nación, con más pena que gloria.

      • Vaya mi respuesta para ambos, Silvia e Incandescente, sin ninguna gana de extenderme.
        Las marcas hacen publicidad y los partidos, los entes de ideología, hacen propaganda. Incandescente confunde una cosa y otra y, desde todo punto de vista, pero sobre todo desde la ética, son actividades bien diferenciadas. Confundir publicidad con propaganda es, ahí sí, “destilar” una cierta ignorancia sobre el fundamento de la cosa.
        El bipartidismo es lo que más bien o menos mal, tómenlo como quieran, funciona. Un emplaste político sin fondo ideológico real, que practica una socialdemocracia vergonzante y a la vez un liberalismo opotunista, no va más allá del momento o la circunstancia que promocionó a su lider o a sus siglas.
        Termino. Háganme caso: trayectoria, ideología y experiencia; lo demás, incluidas personas, pasa sin más permanencia que la memoria o ni eso.

        • Diga que palabras de las que he escrito es incorrecta. No me hable como un político, si es que no lo es. La diferencia entre propaganda y publicidad en una empresa o un partido es indistinguible y esto no es lo más importante de mi respuesta.

          • Usted insista, que no por eso va a tener más razón. La diferencia entre propaganda y publicidad es enorme; la primera trata de promover consumo de producto o servicio y la segunda es una actividad que difunde ideas y trata de persuadir para la captación de adeptos. Nada que ver, se ponga usted como se ponga. Pretender que, en ese ámbito, Coca Cola y -por poner ejemplos- el PCE o Podemos o PNV son una simple marca es confundirlo todo. En el fondo, usted también confunde marca con personalidad pública, probablemente porque usted es un ignorante en ese terreno de la imagen y la persuasión.
            Si el oficio de los políticos no es sobre todo la gestión, en el sentido más amplio y responsable de la toma de decisiones y su ejecución eficiente, dígame qué coño es y para qué queremos políticos.
            Me parece que sus generalizaciones y confusiones son la evidencia de su empanada mental.

        • Le confieso, Noname, que al leer su comentario, un poco “empanada” sí que me ha dejado. O sea que, según usted es distinto que las marcas hagan publicidad a que los partidos hagan propaganda.
          “Mientras la una trata de promover consumo de producto o servicio, la otra es una actividad que difunde ideas y trata de persuadir para la captación de adeptos”. Es decir, que, cuando las marcas promueven el consumo de sus productos o servicios no difunden ideas o mensajes destinados a captar al mayor número de clientes o adeptos ni para persuadirles de que consuman los productos o servicios de esa marca.
          Hablando en cristiano, para usted es erróneo referirse a los partidos como marcas políticas que tratan de publicitar y vender al público sus ideas y su productos envueltos en programas electorales. En fin, que si las marcas del bipartidismo siguen empeñadas en publicitar y hacer propaganda de su “trayectoria, ideología y experiencia” contenedora de todos los marrones, pufos y productos defectuosos que atesoran en su haber, lo más probable es que el número de adeptos o consumidores de su marca siga decreciendo a un ritmo vertiginoso. Y ya no les servirá siquiera el juego sucio o ser desleales con sus competidores, amén de desprestigiar las marcas de la competencia para obtener ganancia contante y sonante.

          • sto es lo que dice usted, no yo: “Es decir, que, cuando las marcas promueven el consumo de sus productos o servicios no difunden ideas o mensajes destinados a captar al mayor número de clientes o adeptos ni para persuadirles de que consuman los productos o servicios de esa marca.”
            No trate de poner en mi boca lo que yo no digo, no sea zafia.
            De teoría de la comunicación está usted muy escasa de conocimiento.
            Confunde ideología y principios de entidades (políticas, religiosas, culturales, etc.) con hechos personales, confunde trayectoria (historia) con momentos y actos puntuales.
            Lo dejo.

          • Ya le había dicho que sus comentarios me habían dejado un poco “empanada”, pero este último con su “ceremonia de la confusión”, ya es de nota. Yo también lo voy a dejar. Como dicen en mi pueblo, pa usted la perra gorda. Buenas noches,

    • Las campanas electorales no son otra cosa que una masiva campaña publicitaria, a esta publicidad la puedes llamar propaganda si quieres. Y claro que se vende un producto y un “servicio” y hay eslóganes y un abuelito y una familia feliz y dinámica y no sigo con todos los lugares comunes de la publicidad. En cuanto a la gestión… Cuáles son los resultados objetivos para un político? No es la mejora de la calidad de vida, Justicia, sanidad etc, NO, esto como mucho serán medios. El único objetivo de su “gestión” será ganar las próximas elecciones y seguir en el poder.

  7. No tengo a ninguno de esos reputados intelectuales en ningún pedestal. Soy poco amigo de beaterias. Mi respeto por su labor promotora, pero que no me vendan cuentos. No fueron los primeros en posicionarse contra la ingeniería nacionalista y algunos incluso se subieron al tren en el último minuto cuando otros anónimos llevábamos tiempo en la sala de máquinas.

    ¿Que son escépticos con la deriva de Cs? bien. El escepticismo es una cautela conveniente en política. Seguramente tendrán/emos tiempo de ver confirmada cierta dosis de decepción con los errores inevitables que acompañas la labor de gobierno.

    …pero mostrase tan sagaz revelando que Cs representa presuntamente lo más adicto al sistema, un caballo de troya, un camelo para incautos, y a la vez disculpar los errores del PP como producto de una tibieza, algo así como un descuido, excusable, apenas un descuido, cuando el PP (y PSOE) junto con los nacionalismos han sido y son el corazón del modelo, me resulta exagerado. Creo que no se justifica.

    Lo que está haciendo Cs, con los desaciertos inevitables, y que no pudieron lograr desde UPyD, y está por ver que lo consiga VOX, es casi una osadía en este patio de Monipodio. Y trasciende a su propias circunstancias, pues al abrir brecha resulta impredecible el estímulo que puede ejercer en la sociedad a tantas otras iniciativas ajenas al status quo.

  8. El recelo ante la deriva de Ciudadanos no es mía exclusivamente. ¿Queda alguno de los intelectuales que lo fundaron? Hablo de Félix de Azúa, Boadella, Carreras, Espada, Ovejero, Pericay o Savater. Tengo ahora en mis manos el libro “Ciudadanos. Sed realistas: decid lo indecible” (2015), con una recopilación de artículos desde 2005 y los manifiestos del Grupo fundador, centrados en denunciar la decadencia y la corrupción del nacionalismo catalán.

    Una muestra de que todo eso ha cambiado la ha recogido Salvador Sostres en ABC cuando la semana pasado escribió: “En esta legislatura, iniciada hace sólo 4 meses, y con la aplicación del artículo 155 todavía en vigor, el partido de Albert Rivera ha tramitado 363 solicitudes de información, mientras que durante la legislatura anterior, que duró 2 años y medio y que tuvo a Carles Puigdemont como presidente de la Generalitat -y la preparación y ejecución del referendo ilegal del 1 de octubre como principal y casi única actividad- Ciudadanos presentó hasta 120 peticiones menos, un total de 241. Y durante el último gobierno de Artur Mas, que duró más de dos años y medio (desde el 17 de diciembre de 2012 al 4 de agosto de 2015), Ciudadanos sólo consideró oportuno presentar 31 solicitudes de información, en el contexto de los preparativos y la celebración de la consulta secesionista del 9 de noviembre.”

    ¿Por qué ese cambio? Creo que Robert Michels con su ley de hierro explica muy bien qué ha pasado en Cs, del mismo modo que es muy útil la distinción de Julian Freund entre poder y gobierno para explicar la situación: me remito a la encuesta rápida de hoy en El País para contradecir a la del CIS de la semana pasada que no daba ganador al partido de Albert -porque ya no es Cs, sino el partido de Albert-.

    Buenos días.

    • En mi opinión, tiene Ud. un razonamiento fundamentado. Uno ya está quemado con aquéllo del “por el cambio” de 1.982 y luego resultó ser un “cambiazo”. La edad, al menos la mía, me hace ser escéptico. Tengo cierta esperanza con VOX. Pero si no vamos al cambio de paradigma fundamental, para acabar con el estado de partidos y las 17 taifas-estaditos. Ha de llegar con el cambio de sistema electoral a mayoritario uninominal sistema francés y diputados con mandato impertaivo de los electores.
      Rivera es una capa cal en la fachada, que oculta la profunda aluminosis, de algo que caerá sobre todos nosotros en el mamento más inesperado. No está lejos en el tiempo.
      Ahora si no encontramos a gente, que sustituya a toda esta cochambre de estercolero, mal pinta la cosa.

    • Pero, ¿Está seguro que esos intelectuales fundadores que cita muestran el mismo recelo que pueda mostrar usted, Jorge? porque, el hecho de que se hayan distanciado del partido puede obedecer a otras razones no confesadas abiertamente y no significa que el partido se haya desvinculado de sus fundamentos fundacionales. No creo recordar que Sabater o Azúa, que son los que más he seguido, hayan arremetido contra Ciudadanos y si en algún momento puntual han podido hacerlo contra Albert, puede explicarse por una mayor proximidad, amistad y lealtad a la “intachable” líder de UPyD o también por el hecho de sentirse molestos de que el partido y su líder, que son los que son los que lidian con el independentismo en Cataluña, hayan crecido, evolucionado y no hayan seguido al pie de la letra los “consejos” o directrices planteadas.
      Le recuerdo que Boadella, Sabater y Azúa, a los que admiro y sintonizo con muchas cuestiones, dejaron de vivir en Cataluña hace tiempo. En lo que respecta a Arcadi Espada, pues qué quiere que le diga, con lo soberbio y pedante que suele ser, casi es preferible que se quede al margen. En mi opinión, prestarse a lavar la imagen de Camps, con tan poco fundamento, no dice mucho a favor. Y sobre ese artículo de Sostres en el ABC, pues no entiendo qué es lo que quiere demostrar, porque, el mismo seguimiento de las fechas clave en el Parlament, indica una secuencia lógica en el incremento de las solicitudes de información. Pero bueno, que estando la actualidad política nacional tan caliente, especialmente en Cataluña, y que a Sostres le satisfaga y le entretenga ese “periodismo de investigación” sobre la actuación de Ciudadanos en el Parlament, demuestra tener la sangre más verde y fría que los lagartos de V.

  9. El PP ayudó entonces al despegue de Ciudadanos con su tibieza ante los golpistas y su corrupción.

    El PP decapitó a Vidal-Quadras y la peña salió pitufando ante la enésima y más obscena de las traiciones de la Corte a sus votantes. Ya no había posibilidad de tomar los partidos desde dentro para cambiar su rumbo y se hacía evidente que sería necesario un trabajo ciclópeo desde la nada y contra todo el statu quo, bien engrasado.

    Los que terminamos en aquel congreso fundacional de Bellaterra del 2006 veníamos ya de muchos intentos fallidos. Cs no fue la primera tentativa. Hubo tantos que ni aparecen en las crónicas. Eramos pocos, incluso entre los pocos movilizados, que hacía tiempo teníamos identificado que nuestro Emmanuel Goldstein vivía políticamente instalado en MadriT, una estafa institucionalizada diseñada para anular la sociedad civil usufructuando unos votos para entregarlos al nacionalismo a beneficio de los intereses de la podrida oligarquía capitalina, prima hermana de la catalana.

    Para alguien ajeno al dia a dia de la degradación catalana en estos 35 años, puede resultar motivo de recelo cierta indefinición ideológica, cierta apuesta por el sincretismo que evite estrategicamente ahuyentar a grupos militantes de ésta o aquella doctrina. Para los que llevábamos un sinnúmero de ensayos resultaba un imperativo. Para aglutinar el anti nacionalismo con alguna posibilidad de éxito desde una posición tan precaria había que contar con todo aquel capaz de entender lo prioritario. Puede ser un error de origen, pero inevitable. De volver al pasado se tendría que repetir. No hay más.

    Veremos cómo madura la iniciativa ideologicamente y que opciones va descartando.

    Lo más sencillo hubiese sido que los partidos tradicionales hubieran optado por un reformismo gradual. Pero no quisieron. Tal era su compromiso con el modelo mezzogiorno clientelista con franquicias territoriales que eran incapaces de reforma. Reformar era el suicidio. Adaptados al ecosistema político, hoy se enfrentan a su propia fatal evolución tóxica. Que les vayan dando por el culo, por todo el daño causado y por todas esas vidas quebradas mientras tragaban con avidez hasta llevarnos a la ruina.

    • Este sistema, que ni es parlamentario ni es presidencialista. Sería largo contar la génesis del régimen y su evolución, que la ha tenido. Pero con todos los medios televisivos controlados. No era necesario recurrir a la compra de votos, como en el régimen de 1.876. Se fabricaba un mundo a medida, un “Matrix” y ya está. ¿Para que hacer reformas?. Estamos a punto de alcanzar el final de “la segunda transición”, que inició el 11 de marzo de 2.004. Como acabará, lo sabremos pronto. Con Riverita tapando la cochambre del régimen o con un general.
      Cada minuto de Rajoy en La Moncloa, peor salida tiene.