La eutanasia está en boca de todos, y no porque así lo haya decidido el público, sino porque el Gobierno le ha adjudicado inopinadamente carácter de urgencia, como si la mitad de España estuviera enchufada a una máquina que la mantuviera viva artificialmente, y hubiera que decidir sin demora si prolongar su sufrimiento o ser piadosos y liberarla de la pesada carga de una vida mortificante y carente de sentido…………………………………………..

[CONTENIDO EXCLUSIVO MECENAS] 

SI ERES MECENAS de Disidentia y quieres acceder a este contenido en la comunidad de Disidentia en Patreon, haz clic en el siguiente título:

Cuando el Poder se interesa por tu muerte

SI NO ERES MECENAS de Disidentia y quieres acceder a este contenido, haz clic AQUÍ, accederás al contenido bloqueado. Desbloquéalo haciendo clic en la imagen del candado y, a continuación, sumándote a nuestra comunidad de mecenas.

¿Por qué ser mecenas de Disidentia? 

En Disidentia, el mecenazgo tiene como finalidad hacer crecer este medio. El pequeño mecenas permite generar los contenidos en abierto de Disidentia.com (más de 1.000 hasta la fecha). Y su apoyo tiene recompensas: análisis especiales, que no encontrarás en ningún otro medio, y podcast exclusivos.

En nuestra comunidad de mecenas tendrás no sólo contenidos muy elaborados, también Grupos de Opinión, donde cada persona, resida donde resida, puede aportar sus ideas, trabajar con los demás y juntos construir mucho más que un medio. En Disidentia queremos recuperar esa sociedad civil que los grupos de interés y los partidos han arrasado.

Forma parte de nuestra comunidad. Con muy poco hacemos mucho.

Muchas gracias.

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

4 COMENTARIOS

  1. Los argumentos utilizados para apoyar la eutanasia básicamente son

    1. “Si mi madre pudiera hablar o tener uso de razón, no querría seguir así ni un minuto más de su vida.”

    Respuesta: No estoy muy convencido del argumento. He visto envejecer, enfermar y finalmente morir a mis padres, a mi suegro y a muchos familiares. En algún momento, todos han afirmado que no querían seguir viviendo ‘así’. Pero luego protestan enérgicamente por lo que consideran les pudiera arrastrar a la muerte. Mi suegra tiene 105 años, lleva 6 o 7 años, también dice que ya ha vivido bastante. Sin embargo, exige que alguien duerma con ella todas las noches, por si se muere. Personas de todas las edades en algún momento de la vida, cuando todo lo ven en contra y sin fuerzas, piensan aunque solo sea de pasada en esa solución. Pero entenderá que no es un buen criterio que la persona diga que quiera morir en un momento dado, porque a las pocas horas o dias o meses puede cambiar de opinión.

    2. No merece la pena seguir viviendo en malas condiciones.

    Respuesta: argumento escalofriante el que aporta, resulta que el criterio para dar ‘matarile’ a una persona es si puede seguir viviendo en condiciones. Pero quien define lo que son ‘condiciones’ razonables?, los comunistas del gobierno?, el médico de guardia?, mi prima que pasaba por allí?

    3. Ayudar a las personas que, plenamente conscientes o por una enfermedad grave, no quieren seguir malviviendo, es un avance.

    Respuesta: qué es malvivir? Quién lo define? Para unos será una cosa, para otros otra. Viene a la cabeza los niños abandonados que viven en las calles de Brasil. Son un problema de orden público, nadie es responsable de su cuidado, de hecho han salido reportajes según los cuales la misma policia los tiroteaba para deshacerse de ellos.

    He tratado de rebatir los argumentos más frecuentes, a mi entender escalofriantes, con los que habitualmente se pretende la eutanasia!!!’.

    Pero el problema fundamental es otro. Qué valor tiene la vida y quién puede disponer. Quien es el dueño de la vida?

    Para el cristiano, la vida es sagrada, su dueño sería Dios. Para progres, comunistas, abducidos y otros, la vida deja de ser sagrada en muchos casos. Según estos, la vida entra en el saco de lo relativo. En definitiva, la vida y el derecho a la vida pasan a depender de los intereses del momento. Ya sean estos de persona, de sociedad, o de grupo político reinante.

    La izquierda progre ya rompió el tabú de la vida sagrada con el aborto. Pero para ello ha tenido que anteponer el ‘interes’ de algunas personas al derecho a la vida de todo ser humano. Porque el feto es un ser humano en desarrollo, desarrollo que empieza en la concepción y continua toda su vida hasta la muerte.

    Observen la incoherencia extrema del pensamiento progre. Elementos extremadamente perjudiciales para la sociedad como son terroristas, agentes de la secesión o asesinos en serie tienen su vida protegida por las leyes como sagrada. Mientras fetos de niños indefensos son asesinados sin misericordia antes de nacer en centenares de miles –cantidad que es ocultada cuidadosamente por las autoridades-.

    Ahora, la izquierda progre quiere introducir la eutanasia. Por cierto, con gran alegria por muchas personas que no logran captar el alcance perverso de esa ley que deja en manos de médicos, familiares, si finalmente es aplicable o no la muerte inducida.

    Pero las razones para oponerse a ella son mucho mas poderosas que los argumentos en contra:

    1. Quien es el dueño de la vida? Debemos responder con cuidado a esta pregunta. Porque dependiendo de la respuesta nos vamos por un camino o por otro. Por el camino que siguen los que dicen que la vida no es sagrada, nos encontramos muchos problemas. El fundamental es que la decisión sobre vivir o morir se transfiere al ‘interes’. Y aquí podemos encontrarnos que los intereses de la persona, de la familia, de la sociedad, del estado y de la seguridad social son distintos.

    2. Debemos revisar el proceso seguido por la izquierda progre para imponer el aborto. Primero la puntita: violaciones, peligro para la madre. A los pocos años, aborto libre. Empezamos con casos extremos y terminamos con la generalización de la muerte inducida.

    3. El aborto como la eutanasia son acciones violentas contra el ser humano, hechas por otros humanos. Esto es inhumano. Espero que como la esclavitud llegue el día en el que el hombre se avergüence se ser hombre por haber permitido tanto el aborto como la eutanasia. La abducción que sufre una gran parte de la sociedad terminará un día, y el hombre se arrepentirá de la extrema violencia que inflingió a humanos indefensos, antes de nacer o cerca de la muerte.

    4. En los mandamientos de la ley de Dios está escrito: honrarás a tu padre y a tu madre, y después no mataras. La eutanasia viola ambos mandatos de Dios, su castigo está por ver. Haber mantenido como preceptos sagrados esos principios nos permitió tener unas sociedades razonablemente estables. Fuera de esos preceptos sagrados no sabemos lo que hay.
    Entiendan que referencio los mandamientos de la Ley de Dios no desde un punto estrictamente religios. Estos mandamientos han conformado la moral y lo que es bueno o malo desde hace más de 4000 años. Es ese aspecto moral al que me refiero. En ámbito cristiano estos mandamientos marcan claramente los límites. Límites que con mucha frecuencia fueron traspasados, pero eso no quita para que en nuestra conciencia supieramos qué estaba bien y qué mal.

    5. Si el criterio para inducir al muerte es ayudar a terminar con su vida a las personas que ‘malviven’.Que principios impiden a la izquierda progre y comunista decir que la jubilación solo se garantizará diez años, y luego si no quieres mal vivir te proporcionan un crucero gratis a …
    Usted está deprimido y ve todo negro, usted ‘malvive’, solución muerte inducida. Es usted un niño abandonado en las calles y por tanto un problema de orden público, usted debía haber sido abortado a tiempo, pero no hay problema tenemos a mano la ‘muerte inducida’ para aquellos casos que nos interese.
    Es usted de la oposición? Es usted una persona antisocial, contraria al avance y al progreso, en esta sociedad no tiene nada que hacer, va a ‘malvivir’. Mejor se acoje voluntariamente a la ‘muerte inducida’.
    Es usted un anciano que necesita ayuda permanentemente y es una carga para su familia? La familia se encarga de recordarle lo pesada que es su carga y la mala vida que les esta dando. El anciano se convence de que vivir dando la lata no es lo suyo, y pide voluntariamente la ‘muerte inducida’.

    6. Si en los paises occidentales que generaliza la eutanasia, que autoridad tenemos para que otros paises dictatoriales (China, Rusia, Iran, Arabia Saudita, Cuba, Venezuela) no la instalen. Y que seguridad tenemos de que no la apliquen no solo a enfermos terminales, sino a la oposición o a las personas que les resultan odiosas. Por ejemplo a los niños abandonados en las calles de Brasil o India o en cualquier otra parte del mundo. O los opositores a un gobierno despótico que son calificados como peligrosos extremistas antisociales.

    Como ven el tema me apasiona. Terminaré diciendo que The Economist publicó un informe por el 2004-5 sobre la eutanasia. En ese informe daba las razones para oponerse a ella parecidas –aunque mejor expresadas- que las anteriores. No obstante, hace 2 o 3 años volvió a publicar un informe sobre la eutanasia. En esta ocasión a favor de ella, con argumentos similares a los del principio del comenatrio. Pienso que han cambiado al editor, y el nuevo había sido abducido por las ideas progres.

    Les agradecería expresaran su desacuerdo y porqué. Me daría luz y me permitiría ajustar mi opinión al respectoi.

    • Les recuerdo que los defensores de la ‘muerte inducida’ han sido nacional socialistas y comunistas.
      Lo digo porque no me llamen facha.
      Fachas serían los que introducen la ‘muerte inducida’ como instrumento moralmente aceptable para controlar la población. Por ejemplo: la izquierda progre y comunista que nos gobierna. Lógicamente utilizaran toda la artillería mediática para imponer su voluntad. Y sin embargo, no tienen razón para lleavrnos por ese camino. Camino extremadamente peligroso e incierto, donde el hombre deja de tener valor por sí mismo y pasa a depender del ‘interés’ que alguien con poder define.

  2. La gata, vieja y moribunda se arrastraba por el suelo del bar donde los jubilados jugaban su partida de mus.

    Sus insufribles quejidos molestaron al que parecía llevar la voz cantante. Pepa, acaba con el gato, coño. No ves que está sufriendo. Pidió un martillo y en el patio trasero le asestó un golpe seco, o quizás dos, yo no quise mirar ni oír.

    Mi abuelo tenía que olerse algo de esto. Nos había prohibido desde tiempo atrás llevarle a ningún hospital, pasados los noventa se sintió mal, dadme un vaso de ron que me muero.

    Abuelo, no hay ron, voy al bar ahora mismo. Hacia años que no bebía pero se tragó el vaso de ron como si le fuera la vida en ello, nos duró uno cuántos años más. Era listo el abuelo.

    Ya más cerca de los cien que de los noventa se volvió a poner algo pachucho y ante su negativa a ir al hospital «no quiero ser un conejillo de indias» llamamos al médico, dijo que estaba algo desnutrido, casi cien años y ninguna enfermedad en su vida y llega el doctor y dice que está algo desnutrido, normal, llevaba tiempo comiendo sus caprichos, unos caprichos raros que yo asociaba a las meriendas de su infancia, dulces, morcilla, queso, algo de fruta, ajos y tocino ibérico entreverado, pa haberlo matao.

    Años después entré a su habitación a despedirme por irme de viaje. Esto se acaba, no le hice mucho caso, anda que no te queda, antes de llegar a mi destino recibí la llamada, el abuelo ha muerto en paz. Todo estaba bien. Ya quisiera yo morir como murió el abuelo. Por si acaso siempre tengo una botella de ron sin abrir en casa, solo me falta dar las instrucciones, «no quiero ser un conejillo de indias». Espero no tener cerca a algún responsable que contravenga mi voluntad y al Estado lo más lejos posible de mi casa.

    Fue listo el abuelo, supo vivir y supo morir, le encantaba la vida pero aunque no llegó a los ciento veinte casi, casi, llega a los cien un «poco desnutrido» con la cabeza en su sitio y sin morir como un conejillo de indias.

Comments are closed.