Cuando pensábamos que ya se le había tomado la medida a la corrección política en sus vertientes más conocidas y beligerantes, ésta ha emergido con fuerzas renovadas a través de dos acontecimientos trascendentales y singulares. Uno, la epidemia del coronavirus, y otro, las polémicas elecciones presidenciales de 2020 en Estados Unidos. En ambos asuntos parece imponerse de nuevo esa disposición a señalar, a descalificar, a amedrentar al ciudadano por el simple hecho de que éste exprese dudas razonables sobre ambos sucesos y cómo son tratados.

No es necesario siquiera caer del lado de la conspiranoia para convertirse en un paria o, como se dice ahora, en un negacionista, basta con  mantener una cierta independencia y suspicacia para ser arrojado a la hoguera. Se está forjando así una nueva y falsa democracia —tal vez sea eso la nueva normalidad— donde el debate, la discrepancia, la discusión no serían parte de su esencia, sino ingredientes tóxicos que deben ser depurados.

.

[PODCAST EXCLUSIVO MECENAS] 
SI ERES MECENAS de Disidentia y quieres acceder a este PODCAST en la comunidad de Disidentia en Patreon, haz clic en el siguiente título:

El asalto final de la Corrección Política

SI NO ERES MECENAS de Disidentia y quieres acceder a este contenido, haz clic AQUÍ, accederás al contenido bloqueado. Desbloquéalo haciendo clic en la imagen del candado y, a continuación, sumándote a nuestra comunidad de mecenas.

¿Por qué ser mecenas de Disidentia? 

En Disidentia, el mecenazgo tiene como finalidad hacer crecer este medio. El pequeño mecenas permite generar los contenidos en abierto de Disidentia.com (más de 2.000 hasta la fecha), que no encontrarás en ningún otro medio, y podcast exclusivos. En Disidentia queremos recuperar esa sociedad civil que los grupos de interés y los partidos han arrasado.
Forma parte de nuestra comunidad. Con muy poco hacemos mucho.
Muchas gracias.

Apoya a Disidentia, haz clic aquí