Conversamos con Juan Soto Ivars sobre la Corrección Política

Juan Soto Ivars, columnista de El Confidencial acaba de publicar su último libro Crímenes del Futuro. Con gusto responde a las preguntas de Disidentia sobre la Corrección Política, uno de sus temas favoritos.

Disidentia. ¿Cuál es tu interpretación de la Corrección Política y sus orígenes?

Juan Soto Ivars

Juan Soto Ivars. Más allá de la expresión, que viene de la postura de universitarios occidentales hacia la China de Mao en los sesenta, el núcleo de la corrección política contemporánea está en el matrimonio de conveniencia entre la doctrina marxista y los estudios culturales que amalgama la escuela de Frankfurt. Este híbrido, tras el 68 francés, la descolonización, Vietnam y las luchas negras estadounidenses, desplaza el peso de la lucha de clases hacia las identidades colectivas y, por tanto, mina el poder de transformación económica de la izquierda. No es casualidad que el auge de la corrección política venga tras la caída del muro de Berlín y que conviva sin tensión con el avance de las políticas neoliberales. Para mí, el pensamiento políticamente correcto simboliza la renuncia de la izquierda a inventar un sistema económico más justo.

D. ¿Consideras que se trata de un neopuritanismo, un regreso a la era victoriana con disfraz distinto?

JSI. Ojalá fuera solo eso. Comparte con el pensamiento calvinista la obsesión por el símbolo y su pureza, y en este sentido puede parecer un asunto victoriano, pero como te decía considero que la corrección política es el fruto de la renuncia de la izquierda a pensar en lucha de clases y en modelos económicos alternativos al capitalismo global. Los neopuritanos ¿quiénes son? Miembros de la izquierda adinerada norteamericana que lleva 30 años burlándose del redneck y que ha inventado un cuento para convertirlo en parte de la clase opresora. Así se lo han entregado en bandeja a Donald Trump. Esto me parece algo mucho más grave que las molestias que los meapilas de izquierdas puedan provocarnos a los escritores.

D. ¿Cuáles son las manifestaciones político correctas que juzgas menos soportables?

JSI. Lo que considero más insoportable es el espíritu censor del pensamiento políticamente correcto, la certeza que tienen esos análisis culturales de que la obra artística o literaria es huésped de unos parásitos que enferman a la sociedad. Es la misma plantilla del pensamiento cultural calvinista y soviético. Pero no quiero meter en el mismo saco todos los estudios culturales de izquierdas. Existen estudios culturales de género, por ejemplo, que aportan enfoques interesantes. El problema viene cuando la conclusión de estos estudios se toma como un veredicto, es decir, por un motivo para censurar. Desgraciadamente esto ocurre constantemente.

No me engañan esos justicieros. No están protegiéndose del racismo o el machismo, sino de las clases inferiores

D. ¿Cómo es posible que se haya extendido en las universidades de EEUU el trigger warning, es decir, la advertencia del profesor a sus alumnos de que algún material académico recomendado pudiera herir su sensibilidad? ¿Estamos ante un alumnado extremadamente infantilizado y protegido?

JSI. Tengo entendido que exageramos un poco la expansión de esa clase de fenómenos en las universidades norteamericanas y que caemos en una sinécdoque. Pero creo que la presencia de estos escándalos, más o menos puntuales, sí nos está indicando un cambio en la mentalidad de los delfines de la élite. Así, vemos a los jóvenes de la élite, que apenas van a sufrir la opresión racial o de género, obsesionados en la búsqueda de nuevas pruebas de que son los auténticos oprimidos. Y lo que pasa es que están atrincherándose en su pulcra y segura atalaya, a salvo de las emanaciones del vulgo, que está enfadado con ellos, es racista y vota a Donald Trump. No me engañan esos justicieros. No están protegiéndose del racismo o el machismo, sino de las clases inferiores. Owen Jones, Slavoj Zizek, Jessa Crispin y Jim Goad, es decir, un pijo británico, un filósofo polémico, una feminista radical y un redneck coinciden en este análisis.

Las microagresiones son inventos de una clase dominante que necesita desesperadamente mostrarse como oprimida

D. Con la exagerada alarma de las “microagresiones“, ¿crees que mucha gente está desarrollando una hipersensibilidad, una piel demasiado fina o una incapacidad para solventar por sí misma los estímulos negativos normales en la vida cotidiana?

JSI.  La opresión es algo que no necesita tantas explicaciones. Como te decía, las microagresiones son inventos de una clase dominante que necesita desesperadamente mostrarse como oprimida. Desvían la atención y desperdician la energía de una izquierda totalmente vendida al símbolo. Las grandes opresiones del siglo XXI son las de la globalización capitalista. Esto no quiere decir que no existan opresiones racistas o machistas, pero no creo que el problema de una limpiadora de hotel negra sea el mismo que el de una estudiante pija afroamericana. Con el cuento de las microagresiones, la segunda se sugestiona. Se vende en la esfera pública como una chacha. Se cree hermana de la chacha y recibe unos beneficios sociales que la otra, por una cuestión de clase, nunca va a aprovechar. Así que vemos a la negra rica aprovechándose de la opresión de la negra pobre, y convirtiéndose en su portavoz.

Parte de lo que debería ser mi público por la clase de inquietudes que manifiesto se niega a leerme porque la etiqueta va por delante de mí

D. La constante denuncia de micromachismos o microrracismo, ¿puede conducir a un asfixiante clima de autocensura, o a una amenaza para la libertad de expresión?

JSI.  Esto ya está instalado. Es lo que llamo poscensura, pero no creo que debamos poner el foco en el machismo o el racismo, sino en la guerra cultural. Siempre ha existido el riesgo de que alguien te ataque con etiquetas si se siente ofendido por algo que has escrito, pero la guerra cultural produce miedo a ser expulsados a coces de nuestro ámbito ideológico, a ser considerados enemigos. Eso es lo que empuja a mucha gente a callar ciertos matices. En una solución química de guerra cultural, la etiqueta puede devorarte por completo, porque ataca tu reputación. A mí me ocurre constantemente: parte de lo que debería ser mi público por la clase de inquietudes que manifiesto se niega a leerme porque la etiqueta va por delante de mí.

Un hombre blanco y heterosexual se considera, en este giro de las identidades como un opresor haga lo que haga, sienta lo que sienta y piense como piense

D. ¿Cómo han logrado convencer a la gente de que si eres hombre, abres la puerta y dejas pasar a una mujer puedes estar cometiendo una ofensa?

JSI. Un hombre blanco y heterosexual se considera, en este giro de las identidades, como un opresor haga lo que haga, sienta lo que sienta y piense como piense. Los elementos que definen a esta identidad son tan estúpidos como los que definen a la mujer gitana y homosexual. Se puede ser una santa o una perra. Pero la negación del sentido del individuo más allá de su identidad grupal lleva a un extremo más grave para la izquierda: la negación de la empatía. Al negar la empatía, la izquierda políticamente correcta te dice que no puedes hablar de una opresión que no has vivido, y de un plumazo acaba de convertir en un agente sospechoso no sólo a un profesor que cierra la puerta del despacho, sino a Karl Marx.

D. ¿Crees que se han multiplicado los grupos víctima al calor de la expansión de esta ideología?

JSI. Hay un ensayo fundamental, de Daniele Giglioli, que se llama Crítica de la víctima. Está editado en Herder. Lo que explica Giglioli es perfectamente aplicable a todas las batallas culturales contemporáneas. El catalán se siente víctima del español y presenta batalla desde su herida, la mujer desde el hombre, el negro desde el blanco, pero luego llega el español, el hombre y el blanco y se presentan igual. Por ejemplo, yo puedo mostrarme al mundo como una víctima de la corrección política, de las políticas de género o de lo que sea. Puedo usar la misma medicina, y es una tentación que veo expandirse cada vez más entre los que no sufrimos ninguna opresión. Hay que combatir el exceso de victimismo en estos grupos, pero sobre todo dentro de nosotros mismos.

D. Escribiste un libro sobre los linchamientos en las redes, Arden las redes: La poscensura y el nuevo mundo virtual, ¿se producen éstos mayoritariamente cuando alguien vulnera un tabú políticamente correcto?

JSI. No. Eso es lo que dicen los linchadores, sean de izquierdas o de derechas, pero la vulneración del tabú es algo anecdótico si miramos los linchamientos en su totalidad. Muchas veces no es más que un malentendido, un chiste en el que la intención del emisor se da por consabida y se le niega la posibilidad de desdecirse o explicarse. La poscensura requiere tres elementos: el primero es la expansión de las redes sociales, el segundo la crisis de la prensa y el tercero un maridaje entre corrección política y guerra cultural. De esta forma, uno puede no haber vulnerado un tabú, pero las redes asegurarán que lo ha hecho, la prensa difundirá el mensaje y el individuo quedará automáticamente desacreditado ante los defensores de “lo justo” en la guerra cultural.

En los ámbitos donde el machismo es más exacerbado, a esas feministas ni se las ve, ni se las espera. Muchas feministas de origen musulmán son sistemáticamente ignoradas o hasta proscritas

D. En algunos círculos se está proponiendo que el consentimiento sexual se haga por escrito para evitar posteriores conflictos ¿no crees que estamos llegando a una extremada paranoia?

JSI. Creo que estamos llegando a una situación ridícula e insostenible, pero que sólo va a afectar a la gente de clase media y de clases acomodadas. Mientras los pijitos y las pijitas hablan de que deberíamos firmar ante notario para que el sexo sea consentido, no hay más que meterse en una discoteca latina o en una rave de cualquier barrio obrero para constatar que existen dos mundos ajenos. La mayor parte de las broncas de las feministas 3.0 se las llevan señores que comparten el 80% de la sensibilidad hacia la emancipación de la mujer, como Javier Marías. En los ámbitos donde el machismo es más exacerbado, a esas feministas ni se las ve, ni se las espera. Mira, por ejemplo, cómo muchas feministas de origen musulmán son sistemáticamente ignoradas o hasta proscritas. Mira, por ejemplo, el camino hacia la derecha que ha tenido que hacer Hirsi Ali.

D. ¿Consideras que la corrección política es ese común denominador que ha logrado un difícil consenso entre izquierda y derecha?

JSI. Está claro que a la derecha no le cuesta nada aceptar el código de lenguaje de la corrección política progre, pero considero que la derecha lleva muchos años promocionando otra corrección política de la que se habla muy poco. La corrección política de izquierdas pretende impregnar a la sociedad desde la élite cultural hacia abajo, y por tanto es una quimera que provoca violencia. En cambio, fíjate en el éxito que ha tenido la corrección política de la derecha, que va de abajo hacia arriba. Los pobres prefieren que los llamen clase media, las porteras prefieren que las llamen empleadas de finca urbana, los minusválidos prefieren ser llamados diversos funcionales, etc. La corrección política, con todo lo que tiene de endulzamiento léxico de una realidad jodida, sólo funciona cuando las aspiraciones y el término coinciden. El efecto es el mismo: una cortina de palabras bonitas que, además de tapar un problema social, lo viste de asunto solucionado.

D. ¿Cuál es la mejor estrategia para oponerse a la corrección política?

JSI. La mejor estrategia es evitar el síndrome Boadella, es decir, no arrojarse en los brazos de quien considera que no existe el machismo, el racismo o la pobreza. La tentación, cuando la izquierda te ataca y te iguala a los más insensibles de entre la derecha, es irte con ellos en busca de un frente común. Esta ha sido una de las consecuencias más tangibles del furor de la corrección política de la izquierda, lo hemos visto con Donald Trump y con Marine Le Pen, así que la mejor forma de oponerse a la corrección política va a pasar, necesariamente, por recuperar una izquierda libertaria y combatir desde ahí a la izquierda totalitaria que hoy día tiene la hegemonía.


Si este artículo le ha parecido un contenido de calidad, puede ayudarnos a seguir trabajando para ofrecerle más y mejores piezas convirtiéndose en suscriptor voluntario de Disidentia haciendo clic en este banner:

12 COMENTARIOS

  1. Extraña sensación produce esa ideílla de que la salvación tendrá que venir de una izquierda libertaria o así.
    Parece una receta de experto, es decir un nuevo problema que alguien quiere endilgar a los demás.

  2. Brillante artículo, en la línea de Disidentia. Lo políticamente correcto nos está llevando hacia una sociedad que no piensa, que se guía por los comentarios de 20 segundos en los telediarios, que no profundiza en nada, que no se informa, que discute desde la posición dominante, que se deja llevar por quienes solo defienden intereses propios o de grupo. Sin quitar la deriva de la derecha hacia un populismo casposo, la izquierda, desde la caída del muro de Berlín, ha debido reinventarse, y se apunta a todo lo que sea buenismo o populismo: no puedes hablar de inmigración, porque serás calificado de racista si entiendes que, aún siendo necesaria, es preciso regularla; no puedes hablar de violencia de género, porque serás calificado de machista, si entiendes que la ley actual debiera ser inconstitucional, al saltarse la presunción de inocencia, siempre en contra del varón; no puedes hablar de cambio climático, porque serás calificado de negacionista y facha, si defiendes que, aún entendiendo el proceso de cambio que vive el planeta, no todo es imputable al hombre; no puedes hablar de homosexualidad ni de LGTBI, si entiendes que tienen una representación social por encima de lo que representan, aún entendiendo que cualquier persona deber ser mirada y tratada como persona, con independencia de su orientación sexual, pero serás tratado como homófobo. En esta situación la derecha en España, hasta ahora representada por el PP no se distingue en nada, respecto a sus planteamientos, de la izquierda,porque traga con todo: subida de pensiones, renta de reinsercción, renta básica, dotación para violencia de género (que beneficia a grupos ideologizados y no a las víctimas).
    En fin, esto es lo que hay, por lo que se agradece que, al menos un medio, no se deje llevar por estas corrientes

  3. La “izquierda”, sobretodo la estadounidense, se ha metido ella solita en eso de las “identity politics”. Y lo hicieron poco a poco y desde la “Academia” y desde Hollywood. Ahora les ha estallado en la jeta porque abandonaron no solo a los rednecks que estaban de su parte (obviamente una parte…porque otra parte de rednecks son republicanos machamartillo, como todo campesino mas o menos situado) sino a los obreros del Rust Belt. De ahí que un tipo tan incorrecto como Trump convenza a una “working class” antigua demócrata como Roseanne Barr, por ejemplo

    En Europa pasa algo distinto: la gente se escora hacia los populistas de derecha e izquierda, hartos de los pijoprogres que te dicen cómo pensar y qué se puede decir…
    De ahí el Front National, Sryza, Amanecer Dorado, Alternative Fur Deutschland, Cinque Stelle, UKIP, Orban y los polacos…. todos ellos euroescépticos.

    España en este aspecto está cooptada, porque VOX todavía no tiene fuerza ni Potemos es verdaderamente anti políticamente correcto y C’s ha aprovechado el tema catalán pero es políticamente correcto de libro.

    Ahora, Soto, ojalá la izquierda no se dé nunca cuenta de esto….. o no pueda dar marcha atrás…. porque si llegan los marxistas de verdad tanto tú como yo nos vamos a cagar para intentar ganarnos la vida honradamente. Desengáñate Soto, la izquierda libertaria no existe.

    Como dice un escritor y filósofo colombiano que te recomiendo Nicolás Gómez Dávila (que se define como un “reaccionario auténtico”, porque cuando todos se vuelven idiotas hay que reaccionar) en uno de sus escolios: “Dentro de todo utopista duerme un sargento de policía”.

    Por otro lado te recomiendo vivamente un libro:

    “Memoria del comunismo”, sí, el de Federico Jimenez Losantos….

    • La “Memoria..” de JL, es un ejemplo de libro relleno de documentación y ayuno de conclusión. JL, lamentablemente, se ha quedado en aquella etapa estudiantil en que lo importante era acumular “conocimientos” (léase datos, cifras…) por si en el examen te sale la pregunta que no esperabas. Ni de lejos lo tengo por tonto, pero sí por incapaz de llevar sus descripciones más allá de sus prejuicios. JL quiere demostrar que hay un hilo conductor de Marx y Bahunin (?) a Podemos y dispara toda su artillería, ahora pesada, ahora mortero, ahora salvas… a beneficio de inventario, eso sí, cargando al infeliz Iglesias con todos los crímenes perpetrados por el comunismo (cien millones de víctimas, dice), a ver si se asusta y se echa atrás. Yo me siento comunista y he leído el libro con mucha atención porque como marxista (alguno queda por ahí que se enfrenta a las infinitas contradicciones y disparates perpetrados por sedicentes marxistas), no sólo no rehuyo sino que prefiero leer al adversario capaz de “cantarme las cuarenta”. JL repasa, con delectación, la serie de asesinatos y barbaridades cometidas en estos cien años desde 1917 hasta hoy: ni yo ni nadie que esté mínimamente al tanto las puede negar. Pero, tras aceptarlas, hay que evaluarlas, contextualizarlas, ampliarlas al resto de acciones que acompañaron esos “crímenes”.. en fin, lo que cualquier mediano analista hace y JL, consciente de que su “boquita de piñón” atrae mucho, se ahorra.
      No me extraña que vaya por la 8ª edición: habrá dejado muy tranquila a mucha gente pero creo que sus disparos han sido salvas… otra vez será.

  4. “En una solución química de guerra cultural, la etiqueta puede devorarte por completo, porque ataca tu reputación. A mí me ocurre constantemente: parte de lo que debería ser mi público por la clase de inquietudes que manifiesto se niega a leerme porque la etiqueta va por delante de mí”.

    Pues a lo mejor Juan Soto, debería usted hacer un examen de conciencia para ver donde está el problema, si usted mismo reconoce que lo que debería ser su público se niega a leerle, a lo mejor resulta que el problema no está en el público.

    Y esto se lo dice alguien que hace años empezó a leerle sin ninguna etiqueta pero hoy por hoy tengo que hacer un verdadero esfuerzo para hacerlo.

    • Exactamente por ahí iba a ir mi crítica pareciada Emme.

      Se ha anticipado.

      El día que vea a Soto Ivars pronunciarse ROTUNDAMENTE desde la izquierda libertaria contra la izquierda totalitaria, la promocionada por los Soros de turno, o sea contra los Ferreras, Guayoming, (Clan Roures), Almodóvaeres/Bardem de turno.

      Esa Izquierda Totalitaria que tiene la poetestad de definir quienes son víctimas y quienes no.

      Es decir jugarse el tipo señalando con nombres y apellidos, y sin quedarse en ese amagar y no dar.

      Ese día igual le leo. Hasta entonces paso.

      Ser hombre no es sólo abrir la puerta a la dama (James Stewart) si no el que se atreve a darle un tiro al malo (Jhon Wayne), para evitar que el malo se salga con la suya; en una de las películas mas anticorrectamente políticas que hay. El hombre que mató a Liverty Valance. (Debería de haberse traducido como “El hombre que disparó a Liberty Valance”, porque ahí está la esencia de toda la película, pero no hubo nerices).

      Porque el problema de Ivars es que sigue sin quitarse ese relativismo moral de encima. Para el sigue sin ahber INDIVIDUOS buenos o malos. Se tiene que escudar en clases sociales buenas o malas, y las elecciones personales, individuales, las que nos definen, no deben de pesar.

      Porque si pesaran, él que no da la cara, ¿que sería? Pues no sería ni Stewart y ni Jhon Wayne.

      Simplemente sería de izquierdas.

      Un muy cordial saludo

      • Gran película y gran escena Sr Pasmao.

        A veces un tiro a tiempo salva bastantes almas.

        Qué quiere que le diga, leo eso de “la mejor forma de oponerse a la corrección política va a pasar, necesariamente, por recuperar una izquierda libertaria y combatir desde ahí a la izquierda totalitaria que hoy día tiene la hegemonía”, y simplemente me pierdo
        ¿izquierda libertaria?…en fin.

  5. A una mujer hay que abrirle la puerta siempre, aunque sea gorda, si se enfada se le dice, ya no te follo, y te largas. En el paseo entras en una floristería y le mandas un ramo de flores con una nota que diga “no querías caldo… pues toma dos tazas”.

    • Si una mujer se enfada porque le abran la puerta simplemente es una maleducada. No hay más Henry. Pero igualmente pienso lo mismo de cualquiera. Debo vivir en un mundo muy extraño porque le juro que nunca en la vida me he encontrado con gente de ese tipo, al menos en situaciones tan básicas del día a día como ceder el paso a quien te acompaña, sea quien sea.

Comments are closed.