La capacidad de socialización siempre ha tenido importancia. No es algo nuevo. Pero antes, en general, existía un cierto equilibrio entre carisma y logros. Tener habilidad para las relaciones personales era útil a la hora de sacar mayor provecho a los méritos y, a igualdad de logros, suponía una ventaja. Pero ser encantador no bastaba para obtener el reconocimiento social, mucho menos lo garantizaba a largo plazo. Si así fuera, las sociedades habrían estado lideradas por personas que simplemente eran encantadoras, y apenas habríamos progresado. Lo cierto es que los protagonistas de la historia son recordados por sus hechos, no por su don de gentes. Sin embargo, esta regla ha perdido significado en el presente.

Como apunta Kundera, un busto de Julio Cesar que ríe a carcajadas es impensable. Pero los presidentes actuales parten hacia la eternidad ocultos tras el espasmo democrático de la risa. En efecto, en nuestro tiempo, el reconocimiento se ha convertido en un bien transaccional que depende cada vez más de la inteligencia emocional, y esto es así no sólo para los políticos………………………………………………….

[CONTENIDO EXCLUSIVO MECENAS] 

SI ERES MECENAS de Disidentia y quieres acceder a este contenido en la comunidad de Disidentia en Patreon, haz clic en el siguiente título:

La dictadura del exhibicionismo

SI NO ERES MECENAS de Disidentia y quieres acceder a este contenido, haz clic AQUÍ, accederás al contenido bloqueado. Desbloquéalo haciendo clic en la imagen del candado y, a continuación, sumándote a nuestra comunidad de mecenas.

¿Por qué ser mecenas de Disidentia? 

En Disidentia, el mecenazgo tiene como finalidad hacer crecer este medio. El pequeño mecenas permite generar los contenidos en abierto de Disidentia.com (más de 1.000 hasta la fecha). Y su apoyo tiene recompensas: análisis especiales, que no encontrarás en ningún otro medio, y podcast exclusivos.

En nuestra comunidad de mecenas tendrás no sólo contenidos muy elaborados, también Grupos de Opinión, donde cada persona, resida donde resida, puede aportar sus ideas, trabajar con los demás y juntos construir mucho más que un medio. En Disidentia queremos recuperar esa sociedad civil que los grupos de interés y los partidos han arrasado.

Forma parte de nuestra comunidad. Con muy poco hacemos mucho.

Muchas gracias.

Apoya a Disidentia, haz clic aquí