Con esta frase la señora Montserrat Bassa, diputada en el parlamento español en representación del partido Esquerra Republicana de Catalunya, anunciaba su decisión y la de sus compañeros de partido de abstenerse en la votación que minutos más tarde tendría lugar, facilitando así la elección del señor Pedro Sanchez como nuevo presidente del gobierno español. Deseo que no sea un augurio. Deseo que se trate únicamente de un arrebato de sinceridad por parte de alguien que no quiere, que no se siente española y, por tanto, manifiesta su indiferencia frente a lo que en España pueda pasar. Al menos en la España que ella concibe.

Y mi deseo es sincero. Nada peor y menos deseable que un Estado omnipresente y poderoso como el nuestro en situación de ingobernabilidad, que no es lo mismo que la de ausencia de gobierno. En ausencia de gobierno, las instituciones sociales y jurídicas mantienen su funcionamiento y garantizan – lo hemos visto en los últimos meses de provisionalidad- la capacidad gestora, protectora y garantista del Estado. Por el contrario, la ingobernabilidad se acerca más al caos, que impediría tomar decisiones ejecutivas que pudieran ser necesarias llegado el caso. Por ejemplo, en la defensa de justamente esas instituciones que garantizan la libertad y seguridad de todos. Ingobernabilidad que podría llevar a gestos desesperados, intentos de utilización de las instituciones de todos para generar y ahondar divisiones y frentes.

¿Frentes? ¿Divisiones? Todos hemos asistido en los últimos días a un aquelarre de frentismo cainita tan espantoso y por momentos bochornoso, que uno ya no sabe si la ingobernabilidad o la ausencia de gobierno no serían preferibles al gobierno de progreso que nos ha caído desde la liturgia del voto hace unas semanas. Si aderezamos el coktail cainita – tan nuestro – con unos cubitos de “qué hay de lo mío”, unas gotas de “tengo una cartera para ti” y dos raspaduras de “yo soy el verdadero demócrata” tenemos la receta perfecta de la estulticia política, esa que nos ha llevado a ser el espanto de muchos inversores, látigo fiscal de emprendedores, burla obscena de enfermos desesperados en interminables listas de espera y personas dependientes, esbirros adoctrinados en un sistema educativo enfermo y anticuado, comprendedores de asesinos que fueron malos pero ahora son buenos y gemidores profesionales en busca de la dádiva estatal -dicen que gratuita-, la silla funcionarial o cualquier otro unicornio que nos prometa una vida feliz, segura y sin esfuerzo. Sobre todo, sin esfuerzo, no sea que ello nos convierta en ricos y ya sabemos que la riqueza contamina, calienta el planeta y es insostenible además de injusta y generadora de desigualdades.

El pacto PSOE-Podemos es un programa de enajenación, de embargo, de eliminación de la propiedad. Por ello es un sistema de represión de las libertades. Se disfraza de ecologismo, de seguridad social, de justicia impositiva, de pensiones, pluralidad y reformismo

No, es preferible ser indolente, resignado, dependiente, reivindicador del propio victimismo, aunque sea inventado. A lo largo de los siglos se ha ido consolidando un sistema social basado en la dependencia voluntaria. La mayor parte de los “españoles” del medievo dependían desde su nacimiento -y para ello bastaba con nacer- del señor feudal correspondiente. La subsistencia no se basaba en los frutos del propio trabajo sino en la arbitraria voluntad del “señor”. Más tarde, los “dueños” dejan de ser los “señores” y pasan a ser los “señoritos”, o los caciques, o como quieran llamarles. Tal vez, alguno de nuestros sesudos lectores pueda mostrarnos una época en la historia de nuestro país en la que menos del 50% de sus habitantes viviesen como “hombres verdaderamente libres”. Yo no la he encontrado.

¿Y hoy?, ¿acaso no somos libres? Seguimos siendo “españoles” por el hecho de nacer, casualmente, dentro de los límites del Reino de España. ¿Y por mor de esa “casualidad” debemos rendir tributo … al señor, al señorito? No, al nuevo dueño: al Estado. Resignados nos conformamos con la ilusión de democracia. La gran ventaja: puedo votar qué grupo de presión administra la “finca” en la que trabajo. Dado que en España la opción es vasallaje resignado o vasallaje resignado, (¿alguno de ustedes ha escuchado algún discurso en esta investidura que abogue por la emancipación individual? ¿por la responsabilidad individual?) se vota en función de otros criterios: ser más o menos cristiano, ser más o menos rojo o azul, ser más o menos catalán o gallego o español, ser más o menos tolerante con cruces y pañuelos, …. tolerancia … ¿Todos católicos? ¿todos ateos? ¿todos en catalán? ¿todos en español? ¿Realmente queremos todos que todos sean como nosotros? ¿Realmente queremos todos que exista una instancia que nos imponga una determinada forma de uniformidad? ¿en nombre de una supuesta “igualdad”? ¿Acaso no es eso, lo “justo”, lo “bueno”, lo que llevamos generaciones aprendiendo en la escuela? ¿y quién dicta qué ha de aprenderse en la escuela?

Tal vez el ensayo más conocido de Immanuel Kant sea su ¿Qué es la Ilustración?, en el que podemos leer que la esencia de la Ilustración consiste en la liberación de la razón de su inmadurez autoinfligida. Nuestra propia pereza y miedos hacen que la decisión de mantenerse inmaduro sea fácil: “¡qué conveniente es dejar que otros decidan por usted! Si tengo un libro que piensa por mí, un pastor que reemplaza mi conciencia moral, un médico que juzga acerca de mi dieta, y así sucesivamente, no necesitaré del propio esfuerzo.”

Para un hombre que nunca se convirtió en padre, Kant estaba inusualmente familiarizado con la forma en que los niños aprenden a caminar. Para aprenderlo, el niño no puede evitar tropezar y caerse. Proteger a los niños de lesiones menores manteniéndolos en el andador los mantendría dependientes y torpes. Kant no se refería a padres helicóptero y sobreprotectores, sino a los estados autoritarios que tienen gran interés en fomentar la inmadurez de sus ciudadanos.

El gobierno de progreso que nos han prometido ayer, 7 de enero de 2020, representa a la perfección todo aquello que abominaba Kant en quienes denostaban o no entendían los principios emancipadores de la Ilustración. El gobierno de progreso de Sánchez, infectado del comunismo bolivariano de Iglesias, institucionaliza, da carta de “existencia” a la imagen del hombre incapaz de resolver por sí mismo las dificultades que plantea la vida cotidiana, incapaz de actuar desde su propia responsabilidad. Se alimenta de nuestra cobarde connivencia, de la complacencia con que aceptamos como bueno un sistema de seguridades público, regulado y obligatorio.

Proteger al débil, dicen. Y no dudan en presentárnoslo como una bendición, un logro en el camino hacia la felicidad de los humanos. El problema es que para ello nos convierte a TODOS en débiles, incapaces, en irresponsables subsidiarios o en supuestos irresponsables. El precio a pagar es altísimo ya: trabajamos medio año, todos los años, para mantener el enjambre de burócratas y políticos que viven de diseñar nuestro infortunio primero, nuestra “salvación” después. El precio es más de la mitad de lo que generamos con nuestro esfuerzo y nuestro trabajo. Y todo parece indicar que ese precio seguirá aumentando.

El pacto PSOE-Podemos es un programa de enajenación, de embargo, de eliminación de la propiedad. Por ello es un sistema de represión de las libertades. Se disfraza de ecologismo, de seguridad social, de justicia impositiva, de pensiones, pluralidad y reformismo. Muchos no reconocen tras esas vestiduras la verdadera amenaza que supone entregarnos a lo fácil: nos convertimos en incapaces para solventar lo difícil, pasamos a depender del Estado y pagamos la “protección estatal” con nuestra libertad.

Si estos son los frutos de la gobernabilidad prometida, tal vez deba decir con la señora Bassa que esta gobernabilidad de España me importa un comino. Prefiero la incertidumbre a la certeza de un Estado manejado desde el sanchismo.

 


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público. 

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

 

5 COMENTARIOS

  1. La frase repetida miles de veces por los medios, “los españoles quieren un gobierno” era falsa, y no fue desmentida por los censores del régimen.

    Yo rezaba a Atón, Oh Atón que todo lo iluminas, funde con tus rayos el muñeco de cera con alfileres que reside en Moncloa. Pero mis oraciones no han sido escuchadas.

    Creo don Luis que el asunto es más grave y que los Bolipijos nada tienen que ver en el asunto que manejan instancias superiores. Que a usted lo van a esquilmar no tenga duda. El golpe catalán solo fue la escusa.

    Hágase OFF, Objetor Fiscal Fundamentalista.
    Adore al Dios Dinero, así no tendrá que declarar sobre sus creencias o religión.
    Si aún no tiene fe, comience por cosas pequeñas, negocie el IVA del café con el propietario de la cafetería, pronto empezará a creer.

    Si tampoco esto funciona y lo sigue viendo tan negro como yo, entonces le recomiendo la lectura de la biografía de Cervantes. Mano de santo.

    Un cordial saludo.

    • Saludo de vuelta, don Henry Killer.

      Estoy de acuerdo. Pienso que los españoles no votaron este gobierno que se ha formado. Pero puedo estar tan equivocado como quien sí lo cree. No podemos saber qué había en la cabeza de todos los votantes cuando acudieron a las urnas. En cualquier caso, estamos ante lo que los politicos han hecho de la voluntad del votante tras pasarla por el turmix partidocrátco que tenemos: un smoothie social-comunistoide.

      Don Miguel no se rindió nunca. Es un buen ejemplo, sí.

  2. No hay que desesperar ni indignarse (indignarse es no saber de qué va el cotarro), es lo que hay, es un sistema de partidos en la que la soberanía está secuestrada, no votes y no participes del “tinglao” y claro ni se te ocurra defender con tu vida esta carta otorgada en la que no te han dado vela.

    Pero no hay mal que por bien no venga, seremos un país aún más exótico y por tanto más turístico: sol, toros, flamenco y ahora UN GOBIERNO BOLCHEVIQUE, único en el mundo civilizado, qué más podemos pedir, el futuro es nuestro. Año nuevo vida nueva.

    El artículo me ha gustado, como siempre.

    • Gracias elBlues.

      Existe una receta para salir de este sistema de partidos: debemos tomar conciencia de que podemos decidir lo que es bueno para nosotros y lo que no lo es. Para esto no necesitamos un Estado benévolo que nos eduque, nos aplique leyes terapéuticas o nos proteja de nosotros mismos. La democracia representativa liberal es la base de nuestra libertad política. Debe ser defendida contra cualquier forma de partidocracia.

      Saludos!

Comments are closed.