La dictadura del bien ha penetrado en nuestras vidas galopando a lomos de conceptos como “justicia social” o “interseccionalidad”. Estas expresiones determinan por sí solas el marco conceptual de una nueva batalla ideológica iniciada y mantenida exclusivamente en Occidente. Antes, las ideologías como el marxismo eran hasta cierto punto argumentativas. Hoy, sin embargo, han degenerado en expresiones aparentemente poderosas, pero intelectualmente, no ya falaces, sino vacías…….

[CONTENIDO EN PRIMICIA PARA MECENAS] 
SI ERES MECENAS de Disidentia y quieres acceder a este contenido en la comunidad de Disidentia en Patreon, haz clic en el siguiente título:

La gran estafa del Neomarxismo… y su secreto

SI NO ERES MECENAS de Disidentia y quieres acceder a este contenido, haz clic AQUÍ, accederás al contenido bloqueado. Desbloquéalo haciendo clic en la imagen del candado y, a continuación, sumándote a nuestra comunidad de mecenas.

¿Por qué ser mecenas de Disidentia? 

En Disidentia, el mecenazgo tiene como finalidad hacer crecer este medio. El pequeño mecenas permite generar los contenidos en abierto de Disidentia.com (más de 2.000 hasta la fecha), que no encontrarás en ningún otro medio, y podcast exclusivos. En Disidentia queremos recuperar esa sociedad civil que los grupos de interés y los partidos han arrasado.
Forma parte de nuestra comunidad. Con muy poco hacemos mucho.
Muchas gracias.

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

1 COMENTARIO

  1. Buen articulo, que retrata a estos ideólogos como lo que son: un grupo de charlatanes de feria, de publicitarios de crecepelo y de de vendedores de humo. Toda su verborrea, su discurso progre no es más que una impostura para mantener sus parcelitas de poder en la universidad, en los llamados movimientos sociales y en algunos medios de comunicación, mientras hacen su revolución de papel. Los discursos quedan muy bien para seducir a las alumnas ingenuas y convertir las asambleas de facultad en malos teatrillos de los soviets de 1917, pero eso no sirve para gobernar un país, si acaso para llevarlo a la ruina. Ahora, cuando algunos están en el gobierno, no los vemos más que haciendo el ridículo, simulando una retórica obrerista para ocultar lo que son: burgueses de toda la vida. Por eso llamar «neomarxistas» a estos tíos es darles un caché que no les corresponde.