El verdadero demócrata no debe aceptar que, mientras los edificios arden y las calles son literalmente arrasadas, los políticos se dediquen a hincar la rodilla. Existe una jerarquía y un orden que deben respetarse por encima de todo, porque sólo dentro de ese orden podemos debatir, confrontar ideas y llegar a acuerdos sabiendo que nuestros derechos están salvaguardados. Burlar este orden mediante la contraposición de una supuesta violencia estructural invisible a la violencia visible que arrasa las ciudades sirve para desplazar el foco de la conducta inaceptable de los amotinados hacia la propia democracia, y establecer que es el régimen democrático lo que está mal….

[CONTENIDO EXCLUSIVO MECENAS] 
SI ERES MECENAS de Disidentia y quieres acceder a este contenido en la comunidad de Disidentia en Patreon, haz clic en el siguiente título:

La gran ofensiva contra la libertad

SI NO ERES MECENAS de Disidentia y quieres acceder a este contenido, haz clic AQUÍ, accederás al contenido bloqueado. Desbloquéalo haciendo clic en la imagen del candado y, a continuación, sumándote a nuestra comunidad de mecenas.

¿Por qué ser mecenas de Disidentia?

En Disidentia, el mecenazgo tiene como finalidad hacer crecer este medio. El pequeño mecenas permite generar los contenidos en abierto de Disidentia.com (más de 1.000 hasta la fecha). Y su apoyo tiene recompensas: análisis especiales, que no encontrarás en ningún otro medio, y podcast exclusivos.
En nuestra comunidad de mecenas tendrás no sólo contenidos muy elaborados, también Grupos de Opinión, donde cada persona, resida donde resida, puede aportar sus ideas, trabajar con los demás y juntos construir mucho más que un medio. En Disidentia queremos recuperar esa sociedad civil que los grupos de interés y los partidos han arrasado.
Forma parte de nuestra comunidad. Con muy poco hacemos mucho.
Muchas gracias.

Apoya a Disidentia, haz clic aquí