Desde que la asonada del separatismo catalán alcanzó su punto más álgido con el anuncio por parte del Gobierno español de aplicar el artículo 155 de la Constitución, todo lo que ha venido después ha sido más propio de una comedia disparatada que de una crisis política. Las idas y venidas de un cómico Carles Puigdemont a la fuga, la posibilidad delirante de su investidura por vía telemática, fuera por Skype o WhatsApp, el registro del maletero de un taxi en las inmediaciones del Parlamento catalán por si el esperpéntico líder se colaba de contrabando, la guerra abierta entre facciones secesionistas para ver quién tenía los bemoles de mantener el circo en pie junto con el desconcierto general de toda la clase política, que con las elecciones del 21-D se ha metido en un jardín del que no tiene ni idea de cómo salir, forma parte no de una crisis sino de una farsa o una bufonada.

Es evidente que si España tuviera un gobierno que cumpliera sus obligaciones y atendiera los intereses generales y un sistema político medianamente confiable, el desafío independentista no habría durado ni un telediario. Sin embargo, no ha sido así. Muy al contrario, se ha convertido en un culebrón. Y hemos pasado de la alarma a la indignación, después al bochorno y finalmente al hartazgo. Ya nada nos sorprende: la crisis catalana ha dejado de animar las audiencias de los diarios y las televisiones. Hoy ya solo sería noticia que Carles Puigdemont mordiera a un perro y le contagiara la rabia o que Mariano Rajoy declarara públicamente haber sido abducido por los extraterrestres.

La crisis catalana, la parálisis del gobierno y, en general, el extraño comportamiento de todos los agentes políticos implicados pone de manifiesto que la España política no se comporta de una manera normal

Desde que la clase política catalana se echó al monte, arrastrando consigo la reputación de nuestro país, el gobierno ha intentado recomponer la imagen de España en el exterior, y también en el interior, alegando que nuestro país posee unos índices de libertad más elevados del mundo y que nuestra democracia, a pesar de todos los pesares, es bastante más seria de lo que pudiera parecer. Y desde fuera pudiera parecerlo. Incluso, vista desde dentro, hay que reconocer que podría ser mucho peor. Sin embargo, la crisis catalana, la parálisis del gobierno y, en general, el extraño comportamiento de todos los agentes políticos implicados pone de manifiesto que la España política no se comporta de una manera normal, que no es equiparable a los países democráticos de nuestro entorno.

Lo que realmente está ocurriendo en Cataluña y nadie cuenta

El secesionismo y la política ficción

El relato secesionista describe a Cataluña como un pueblo oprimido que desea a toda costa la independencia. Y al Estado español como una todopoderosa apisonadora, a la que, Constitución en ristre, nada se le resiste. Pero esto es una mera ensoñación. El fondo es bastante más prosaico, oscuro e interesado de lo que la propaganda intenta difundir. Esta no es una historia de buenos y malos, ni siquiera un enfrentamiento entre identidades supuestamente distintas, con visiones políticas diferentes. La crisis catalana no es ningún choque de trenes, ni siquiera un enfrentamiento entre enemigos irreconciliables, sino el colapso de lo que se conoce como un sistema de acceso restringido, constituido por una coalición gobernante de la que han formado parte hasta hace muy poco los propios secesionistas.

En efecto, desde la Transición Política de los años 70 hasta hoy, España ha estado controlada por una coalición de partidos políticos, oligarquías y grandes empresarios, una coalición gobernante que ha saltado por los aires tras la pretensión de una de sus facciones, la oligarquía catalana, de mantener su parte mayor del pastel en un momento en el que la crisis económica redujo los recursos a repartir.

Lo que está sucediendo en España no es una crisis política convencional o un shock fruto de un desafío secesionista. Aquí no hay grandes ideales en juego, ni de una parte ni de su contraria

Así pues, lo que está sucediendo en España no es exactamente una crisis política convencional o un shock fruto de un desafío secesionista. Aquí no hay grandes ideales en juego, ni de una parte ni de su contraria. Si acaso, estos han quedados representados en exclusiva por una ciudadanía harta de cambalaches, desordenes y amenazas y un rey, Felipe VI, que dijo basta, saliéndose, para estupor de algunos, del viejo consenso de la Transición.

Cataluña: ni Estado ni Nación

Para comprender el letal proceso de concentración económico-financiera y su relación con la estructura de poder, es decir, con la política, que hace tiempo capturó a la nación política española, es muy recomendable atender las ideas de Douglass North, John Wallis y Barry Weingast que en su libro, Violence and Social Orders: A Conceptual Framework for Interpreting Recorded Human History, hacen una importante distinción entre los sistemas de acceso restringido frente a los sistemas de libre acceso, estos últimos muy relacionados con lo que conocemos como la sociedad abierta. Es la distinción entre un Estado privativo y antiguo y un Estado moderno.

Los sistemas políticos que aparecen primero en la historia son los de acceso restringido. Se caracterizan por una sociedad estratificada y con poca movilidad social, pocas posibilidades de ascender en la rígida jerarquía y, sobre todo, por la existencia de enormes barreras de entrada a la política y a la economía.

Al imponer trabas a la competencia, estos sistemas permiten a la clase gobernante obtener unos beneficios extraordinarios, o rentas económicas, que son utilizadas por la coalición gobernante para establecer y asegurar compromisos creíbles entre los grupos que conforman el poder. Se evita así que los potenciales adversarios se enfrenten entre sí ya que las rentas o privilegios económicos de los que disfrutaban están supeditadas a la continuidad del orden establecido.

Primero se limita la competencia económica para crear y detraer rentas no competitivas; y luego se usan esas rentas para comprometer el apoyo de los grupos de poder

Así, primero se limita la competencia económica para crear y detraer rentas no competitivas; y luego se usan esas rentas para comprometer el apoyo de los grupos de poder. Este recurso, si bien garantiza la supervivencia del Estado, reduce el sistema económico a una mera herramienta con la que la coalición gobernante se perpetúa adjudicando discrecionalmente privilegios en favor de unas minorías, lo que a su vez conlleva la inevitable concentración del poder económico-financiero.

Por el contrario, el Estado moderno o “sistema de libre acceso” eliminó las barreras de entrada a la política y la economía y suprimió los privilegios que favorecían a las élites políticas y económicas. Pero, aunque los Estados Modernos actuales apuesten formalmente por el libre acceso a la política y la economía para asegurar la estabilidad y la prosperidad, en la realidad, en muchas ocasiones, como es el caso español, persisten demasiadas trabas, demasiadas barreras: el modelo acaba funcionando de facto como un sistema de acceso restringido.

Lo que realmente está ocurriendo en Cataluña y nadie le cuenta

La Transición política española de 1978 cometió bastantes más errores de los que los historiadores suelen reconocer. No estableció de forma eficaz ni con la suficiente precisión el necesario sistema de contrapesos, controles y equilibrios que deben limitar el poder para evitar el abuso de los gobernantes.

Así, el consenso de la Transición Política fue en buena medida un cambalache, un reparto de la tarta entre los que estaban y los que llegaban. Oligarcas, caciques locales, burócratas de partido… todos tendrían su trozo de pastel, sus privilegios, aunque para ello fuera necesario multiplicar hasta el límite las estructuras administrativas. O ceder a los partidos nacionalistas regionales la facultad de actuar sin intromisión, sin cortapisa, en su área de influencia. Desde el primer momento, los gobernantes comenzaron a promulgar una copiosa y compleja legislación que, en la práctica, imponía enormes barreras a la competencia económica y política: el sistema comenzaba a ser cada vez más restringido.

Cuando la Nación se convierte en Administración y la Administración, en negocio

La “coalición gobernante” es un concepto que trasciende gobiernos o agrupaciones políticas concretas. Así, en el modelo surgido de la Transición española esta coalición gobernante estaba compuesta en “lo formal” por la Corona, los dos grandes partidos, los partidos nacionalistas catalanes y vascos y unos impostados “agentes sociales” (sindicatos y patronal); y en “lo informal”, por una reducida élite que controla las finanzas y los grandes negocios, y que es, en definitiva, la que ha terminado imponiendo su voluntad.

Lo que realmente está ocurriendo en Cataluña y nadie le cuenta

De ahí que una de las características del modelo político español sea una muy borrosa separación entre lo público y lo privado; todo es susceptible de convertirse en un recurso, renta o privilegio con el que comprar apoyos y voluntades. No hay más que repasar las rentas no competitivas y privilegios obtenidos durante los últimos cuarenta años por las facciones enumeradas para certificar que, en efecto, España se encuentra más cerca del modelo de acceso restringido que del modelo de libre acceso. Básicamente, los grupos que habían capturado el Estado eran los partidos políticos nacionales, las oligarquías separatistas y los grandes empresarios.

Se trataba de aprovechar la crisis, la permisividad con la que habían actuado todas las facciones para establecer un régimen catalán ya completamente cerrado, monolítico

Sin embargo, tal como reconocen North y sus colaboradores, los sistemas de acceso restringido son inestables, bastante frágiles. Frecuentemente surgen luchas en su seno porque cada facción trata de ampliar su porción de tarta a costa de las demás. Es en este marco donde hay que entender el conflicto de Cataluña: unas oligarquías que se encontraban dentro del pacto, del consenso de la Transición, utilizaron una circunstancia, como la crisis económica, para romper la baraja, para romper el pacto, con tal de no ver reducida su parte del pastel en el reparto. Y, si fuese posible, pera aumentar sus ingresos y su poder a costa de los ciudadanos.

Trataron de aprovechar la crisis, y permisividad del sistema con los poderosos, para intentar establecer un régimen catalán completamente cerrado, monolítico, absoluto, con tribunales controlados y prensa sumisa. Con súbditos que debieran plegarse a la ortodoxia ideológica imperante o sufrir la opresión y el oprobio. Una perspectiva sin duda muy rentable para esa oligarquía de políticos, periodistas paniaguados, “intelectuales” subvencionados y “empresarios” amigos, que vislumbraban un horizonte con más poder, favores, mercados cautivos, prebendas e impunidad. Enormes ventajas para ellos a costa de sus crédulos seguidores.

Así se entiende por qué la España Política, a cuenta de la crisis catalana, se ha acabado revelando como lo que es: un circo de 17 pistas (llamadas Autonomias), donde los políticos son los payasos; los grandes principios, meros malabarismos. Y la información que se difunde es, en el mejor de los casos, puro entretenimiento, y en el peor, McPeriodismo sin ninguna profundidad ni valor.

El viejo y perverso consenso entre oligarquías se ha roto y no se podrá reparar con federalismos asimétricos ni ningún otro invento. Se ha abierto un tiempo nuevo en el que lo viejos agentes han perdido su lugar. Y los nuevos, cuya filosofía sea quítate tú para ponerme yo, no durarán. La España que tanto teme el ex magnate de la prensa, y motor del vergonzante régimen, Juan Luis Cebrián, pide paso. Y no hay mordazas, ni muros suficientes para frenar las ansias de libertad y dignidad.


Hazte Mecenas Disidente

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo con tu pequeña aportación puedes salvaguardar esa libertad necesaria para que en el panorama informativo existan medios disidentes, que abran el debate y marquen una agenda de verdadero interés general. No tenemos muros de pago, porque este es un medio abierto. Tu aportación es voluntaria y no una transacción a cambio de un producto: es un pequeño compromiso con la libertad. Muchas gracias.

24 COMENTARIOS

  1. En los últimos 40 años de régimen nada se ha hecho pensando en los intereses de España y los españoles, sino en lo que convenía a una Corona que heredó un poder absoluto pero con los pies de barro para fingir ser un estamento democrático. La Corona nos ha vendido a todos para permanecer ella. Ha destrozado el país.

  2. El régimen del 78 caerá, como cayó Al Capone, por un problema tributario. La presión fiscal es asfixiante, las pensiones no se pagarán y llegará el momento de aligerar el peso de verdad. El comentario de Celia Villalobos no era una simpleza, era un globo sonda. Ya no pueden hacer como que el problema no existe.

  3. Sí es así, pero matizando.
    Lo qeu se ha construido en la España postfranquista es una estructura para-estatal a nivel local llamada autonomías. SE pretendió así introducir en el meltingpot a vascos y catalanes.
    La decadencia española durante el XIX fomentó las oligarquías locales, siempre bien cubiertas con el proteccionismo del Estado y sus aranceles. El desarrollo de unos lo pagaban todos. Esas oligarquías nacieron en un tiempo donde la resaca del romanticismo y el volver a las raices, o sea reinventar la historia estaban de moda. Los franceses eran entonces herederos de los galos, los ingreses de los britones y los alemanes de los germanos y para eso estaba Wagner y Lohengrin.
    Aqui se rebuscó en las raices y se obvió lo evidente, que eran siglo0s de convivencia sin ninguna guerra de liberación sino todo lo contrario, que en la España anacrónica el tener apellidos vascos significaba automáticamente garantía de pureza de sangre, o que Cataluña em,pezó a despegar económicamente tras el decreto de Nueva Planta, que marginaba els usatges medievales por leyues estatales mas modernas a la manera francesa liquidando monopolios como el castellano con america o los locales de aduanas por pasar puentes.
    Ese mezclum en ese momento se recreo primero en jocs florals , renaixenças, y mucho Aitor , neopaganismo y ancestros para acabar exaltando la “raza local” vs la de los de fuera y exigiendo derechos políticos poara las naciones seculares oprimidas.
    En un Estado normal eso se hubiera terminado en una tarde, pero al España del XIX y buena parte del XX estuvo goberrnada por las oligarquias o caciques locales que mercadeaban con todo.
    El problema es no haber constituido un estado moderno y seguir con los privilegios de poderosos escondidos en la forma de territorios. Una vuelta al antiguo régimen tras varias cruentas guerras carlistas involucionistas que estuvieron negando la opción de un estado lliberal porque llevaba consigo el libre comercio y la libertad económica y de pensamiento.
    Lo de cataluña es la continuación de lo mismo, la última guerra carlista, alimentada por un paranoico muyh inteligente, un sociopata social que fue Jordi Pujol y Soley, Sus delirios sobre la supremaciá catalana y su saber moverse le llevaron a condicionar los gobiernos de la transición, primero con el conocido, peix al cove y luego montando las famosas estructures de Estat, que pasaban por apretar a ZP para que la agencia nacional de meteorología fueses csolo la catalana, siendo la española solo “estatal” por ejemplo.
    Con la crisis la apuesta subió porque se creyeron capaces de gobernar su Camelot sin molestas cortes de justicia no “estivillizadas” o sea compradas y seguir con el cuento de los Sumarroca, Sehrs, etc muñiendo el presupuesto publico en un modelo clientelar absolutamente demencial.
    No estamos hjablando de la burguesia catalana de siempre sino de unos “nou vinguts” que han sabido sacar provecho de la oportunidad apuntandose al barco. Esos forman varios ciruclos de influencia, siempre alrededor de la sagrada família y llegando a cargos municipales o subcontratados por los municipios. Ellos son el poder y Cataluña es suya como dijo Margall, Ernest.
    El sentimiento de ser los amos, los propietarios de la tierra como Sebastià en la Terra Baixa de Guimerà.
    la versión catalana del cacique, no muy diferente de la andaluza.
    Estos son los golpistas, los que buscaban inmunidad escondida en esteladas, los que se llegaron a creer que España estaba muerta. Eso si acompañados de tontos inutiles como En comu podem absolutamente enajenados por un nacionalismo trasnochado.
    Todo un sintoma de un Estado que no ha sabido abrirse y parar los residuos caciquiles y ha preferido mirar a otra parte con una corrupción ya insoportable en muchos territorios.
    Lo unico positivo es que la reacción de los españoles y el rey han parado a tiempo el golpe, que sin duda buscaba un estado confederal, y ha iniciado una regeneración no querida por los grandes partidos.
    Sospechas de que a parte del magnate Roures había mas gente tras el golpe y muchas, demasiadas dudas sobre la tibieza de Rajoy y un Sanchez de nación de naciones ahora olvidadas.

  4. ¿Que el rey está con nosotros?; ¿me puede aclarar quiénes son NOSOTROS?
    ¿Que el resto está en contra?, ¡ pero vamos aver Kj26!, ¿qué clase de análisis es ese?
    Créame que es el comentario más naif que he leído desde que soy afecto a DISIDENTIA; el rey está donde cree que calienta el sol, al igual que todos los que ha ubicado en el supuesto bando contrario. No se puede vivir en la perversión de los supuestos morales y pretender que los demás lo hagan; las alianzas establecidas entre un poder central corrupto y los de la periferia para obtener mayorías parlamebtarias y hace posible así cuatro años más de aquelarre,tiene su precio y este no es otro que la permisividad ante las bandas autonómicas con poder suficiente para establecer pactos de caballeros del 3% de aquí y acullá. A un rey que llega con lo puesto, y se va con una fortuna muy jugosa, tras haber vivido y gastado como el emperador del universo, deberá suponérsele una capacidad de ahorro y una austeridad, rayana en el anacoretismo,y mucho me temo que tanto Ud. como yo, sabemos que no es así. Cuando su escasa moral pública, que debiera suponerse intachable, le puso entre las cuerdas entonó un mea culpa de pasillo como al pasar e hizo mutis por el foro para dedicarse a su vrrdadera vocación. Para más INRI se creó la figura del : Rey ”E” porque todos sabemos que el resto de la palabreja no conjuga bien, ni con su historial ni con su ejemplo. Los adláteres ( que diría José María García) ya tenían al recambio en el banquillo. convenientemente ”enterao” y se apresuraron, antes de que el partido se les fuera de las manos, dieron entrada a la ”joven promesa” casado con una plebeya como única concesión al tenor de los tiempos. El pibe del toisón de oro, no tardó en asombrar a la grada con su capacidad para el regate, hasta que le dijeron que se echara el equipo a la espalda y diera un puñetazo en la mesa, porque los demás, a quienes el público debería confirmar su presencia en el club para las próximas temporadas, no querían arriesgar su ficha millonaria en contratos publicitarios y constructivos al porcentaje habitual.
    Si esa aparición estelar, el partido se habría ganado igual porque los jueces, acostumbrados a pitar penalties injustos en el último minuto, sabían el resultado de antemano, y mandaron a los hoolligans a repartir leña en vista de que el otoño estaba en marcha ( ya sabe que la previsión es una de las mayores virtudes de nuestros árbitros y presidentes de federación).
    Si hasta ponía cara de enfadado el fichaje estrella,y se olvidó en el fragor de su papel, que también eran sus súbditos, aunque a su pesar (de ellos), los que tras cantar La estaca durante años, tuvieron la oportunidad de catar su consustencia. La tribuna enfervorizada en su éxtasis rojigualdo, gritaba: ”A por ellos, a por ellos” yse conjuraban oara no beber cava ni comprar pizzas de Casa Tarradellas.
    Que este partido lo vamos a ganar, no cabe duda; pero la liga es larga y las bases estan sentadas ( otras de pie y cabreadas) para que de aquí a unos años, los forofos del Madrid tengan que odiar a otra afición, porque la del Barça estará jugando en otra liga.

  5. Siempre se comete el error de creer que la clase política es casi que extraterrestre, los políticos que hoy gobiernan se educaron en las universidades españolas, fueron funcionarios y luego saltaron a la política, algunos ni siquiera pasaron por esos pasos previos. Por lo tanto solo basta escuchar al cuñado que está haciendo oposiciones y que no quiere el bien común sino vivir bien de lo común para comprender con claridad que el problema de España es social, ya que hasta el más tonto aspira a enchufarse al gasto público. Lo cual es un problema inherente a la socialdemocracia o más bien al régimen clientelar y corrupto que siempre se termina engendrando con estos Estados del Bienestar. La clase política no ha creado un complot para saquear a la sociedad aunque lo parezca en realidad toda la sociedad lo que aspira es que los demás le paguen el bienestar, por lo tanto es una relación de complicada mutua, el problema viene como siempre cuando el dinero para repartir escasea o la sociedad despierta y se da cuenta que recibe menos de lo que aporta.

    Creo que va siendo hora de que se deje de victimizar a la sociedad y se le comience a endosar las responsabilidades sobre el circo que crearon con su voto, ya que prácticamente todos los españoles han votado por esto y han querido esto sea bajo adoctrinamiento o manipulación pero lo han querido, así que no se puede seguir tratando a la gente como víctimas ya que precisamente eso es lo que hace el Estado para clientelizarlos y manipularlos, si la sociedad civil no es consciente de que ella misma es la responsable de la decadencia, jamás cambiará nada y todo irá a peor ya que siempre culparan al político de turno al cual han votado y que hace muy bien su trabajo de vivir bien de lo común.

  6. A mí no me vale que firméis este artículo conjuntamente, hay algo de cautela cercana a la cobardía en hacerlo. Se nota bastante cuáles son las aportaciones de cada cuál, pero creo que se esquivan algunos elementos esenciales. La lectura del artículo, de un valor indudable, peca de parcialidad, obviando que los partenaires de la burguesía catalana, no fueron ni más ni menos, que su contraparte de otras comunidades y estamentos gubernamentales, que hicieron un pacto de taifas o de bomberos, para no pisarse la manguera unos a otros y seguir regando con dinero público los intereses privados, eso sí, cada cual en su parcelita.
    No os resulta llamativo que la inteligencia del Estado haya descubierto tan recientemente que los Pujol son una banda?; qué pasa, que no tenían noticias de ello hace 20 o más años cuando Madrid se apoyaba en estos ladrones para seguir gobernando?; PPSOE y servicios de inteligencia, de eso hablo. ¿Os acordáis de Maragall cuando levantó la liebre y quiso luego quitarle hierro?
    Me ha llamado la atención que situéis el hartazgo del respetable al final del espinel, tras el aquelarre bochornoso de unos y otros por ver quién era más manipulador y mentiroso. Yo vengo harto desde hace años del monotema, porque, para mi desgracia, no había otra opción radiofónica para seguir el vodevil que la inefable cadena SER, la menos vomitiva de las opciones. Finalmente, el apagón definitivo llegó, y desde ese entonces, sólo escucho de esta emisora: A vivir que son dos días, y Todo por la radio, que me parece lo más serio de este conglomerado de emisoras títere El País. Pero, perdón, que me estaba desviando del tema que nos ocupa.
    Veo este artículo como un arma roma para el centralismo, y afilada para los vividores del Procés; venimos, desde hace décadas, y a este paso jamás lo abandonaremos, acomodados en el sistema restringido; no existe la menor voluntad de que esto cambie, a la vista de los ingentes recursos que destina el Estado, al pesebre periodista, obsecuente y dependiente de la mano que le da de comer. La campaña permanente contra una de las nuevas formaciones políticas (para la otra, guante de seda), deja a las claras, la imposibilidad del libre acceso.

    “Trataron de aprovechar la crisis, y permisividad del sistema con los poderosos, para intentar establecer un régimen catalán completamente cerrado, monolítico, absoluto, con tribunales controlados y prensa sumisa”

    ¿Y esta perla se refiere sólo a los catalanes?, ¡vamos a ver amigos, esto es el pan nuestro de cada día de España entera!, ¿cuál es el motivo de utilizar el adjetivo: “catalán” cuando hablamos de una realidad nacional y hasta internacional.
    La crisis ha dejado al descubierto la triste realidad de que ya no se puede robar como antes (aunque se siga con esa práctica tan latina del sur); la diferencia es que al haber una masa enorme de desheredados de los que poco puede sacarse, los caciques locales quisieron tener la exclusividad de saquear a los últimos mohicanos con capacidad económica.
    Nuestra nación es una vergüenza, nuestra justicia es bochornosa; nuestros representantes, a los que hacemos el honor de entregarles nuestra candidez cada cuatro años como quien tira una virgen dentro de un volcán, por si sonara alguna flauta, son el oprobio y porqué no, el producto de un pueblo pachanguero e inmovilista en su mayoría, más afecto a la gracieta que a la reflexión.
    Por supuesto que es una vergüenza las argucias de los indepes (yo me he hecho independentista con la esperanza de que se piren de una vez y enterarme si el mundo exterior sigue en pie); pero lo es menos acaso que el ministro del interior conspire con un alto cargo para destapar las vergüenzas de los chorizos mediterráneos con fines políticos y no penales.
    La reputación de nuestro país sigue intacta a pesar del desafío secesionista, esto es, bajo mínimos, si no formáramos parte del timo de Europa, nos darían una cera con la que podríamos ponerle una vela a cada uno de los hombres y mujeres que han existido a lo largo de la historia. Nos arropan sin embargo, por obsecuentes y cómplices con las políticas europeas diseñadas para mayor gloria de los de siempre y por nuestra claboración en la traición a los antiguos valores europeos.
    En fin, tengo más discrepancias en algunos puntos, pero, si ya era difícil que alguien leyera un comentario tan profuso y visceral, no quiero empeorar las cosas haciéndolo aún más largo.

  7. Si no fuera por el hecho de que para llevar a cabo una estrategia semejante se necesitaría de una inteligencia extraordinaria (ausente en el mundo político español) uno podría llegar a pensar que el golpe de estado catalán estaba pensado para sanear España de políticos corruptos. Desde los primeros preparativos pudimos observar una estrategia perfectamente diseñada que acabaría en un fracaso estrepitoso. Twitter no sirve para dar golpes de estado, Internet tampoco, solo la acción a pecho descubierto provoca el éxito o el fracaso. Más interesante que el anunciado fracaso secesionista era observar la reacción de la oligarquía en el entreacto, no, no han defraudado, ahí siguen entre bambalinas proponiendo comisiones en un intento desesperado de perpetuar el golpe que les conducirá a su desaparición.
    Creo que los españoles debemos estar mucho más atentos a las ocurrencias del PSOE, Ciudadanos, Podemos y PP por salvar los pocos muebles del consenso que aún les quedan, que a perder un solo minuto de nuestro tiempo en nacionalistas varios que no tendrán más remedio que envainársela durante mucho tiempo y aceptar con resignación que el tiempo de la componenda ha terminado.

    • Me he reído lo mío con su estupendo relato; denota Ud. un acendrado conocimiento de las miserias humanas y las claves del humor. Creo que no sería descabellado proponerle al Sr. Benegas la inclusión de su pieza para la sección de relatos.
      Tengo alguna que otra discrepancia con el espíritu del cuento; pero ficción es ficción y no se puede diseccionar a esta con las prosaicas herramientas de la ideología, ni intentar editar, sin el talento requerido, un ejercicio tan brillante como el que acaba de compartir. Muchas gracias y adelante, que tiene Ud, mucho talento y gracia (amén de un nivel envidiable de información patria)

  8. El artículo profundiza en las causas pero deja una que a mi juicio es importante. Se trata del CiU de Pujol, Roca, y Mas. Estos nacionalistas tenian claro que su objetivo era crear un estado dentro de un estado, a la vez que actuaban para aumentar la ‘conciencia de nación’ catalana.

    La situación catalana actual, entre dramática y pachanguera, tiene su origen próximo cuando la CiU constitucional se hecha al monte. Esto ocurre cuando Mas visita a Rajoy en la Moncloa el 20 septiembre de 2012 para pedir un pacto fiscal. pacto fiscal imposible porque implica institucionalizar una gran desigualdad entre españoles. Según el artículo, CiU-Mas presentan el órdago al estado porque la crisis a mermado los ingresos disponibles. Sin embargo, en mi opinión hay otro asunto que explica mejor el cambio de rumbo de CiU. Se trata de que Pujol/Mas veian como la Justicia se aproximaba y viendose acorralados, plantean el órdago como una forma de evitar la carcel y salvar los millones ‘distraidos’ en paraisos fiscales. Aunque la historia prefiere grandes hechos, las fuerzas que mueven las palancas suelen ser mas prosaicas y próximas a intereses poco confesables.

    • Resulta incomprensible que el plan Pujol/Roca tan minuciosamente planeado y precisamente ejecutado se lance deprisa y corriendo en septiembre de 2012 al independentismo con grandes probabilidades de fracasar. Tener controlado el 80 % de los medios, el suministro energético y de comunicaciones de España, y con una conciencia nacional creciendo pero sobre el 40%, era muy arriesgado. Parecería más sensato esperar a que la conciencia nacional pasara del 50%, que al ritmo actual con el que actua la ingenieria social podría producirse sobre el 2025 o 2030. En ese momento sus probabilidades de éxito aumentarian claramente.

      El plan para crear un estado dentro de un estado, y aumentar la conciencia nacional estaba siendo llevado a cabo sin trabas ni contratiempos por parte del estado. Los medios, casi todos en manos próximas a los intereses nacionalistas, nos lo ocultaban. Los españoles no eran conscientes del cancer que estaba engordando silenciosamente en Cataluña y que estaba destinado a hacer volar por los aires a España.

      La precipitación de Pujol/Mas-CiU para salvar su ‘culo’ y el ‘dinero’ les ha hecho cometer un error. Su plan ha quedado al descubierto. Un plan letal para los intereses de los españoles. En este momento se han dado cuenta del error de lanzarlo demasiado pronto.

      Los españoles son conscientes del cancer que amenaza su bienestar y su futuro, y no saben que hacer, están paralizados por el miedo esperando que su gobierno les proteja del peligro.

      Los medios, que siguen controlados por próximos a los nacionalsitas, tratan de quitar importancia al gravísmo golpe de estado perpetrado desde las instituciones catalanas-españolas. lo están convirtiendo en una gracieta y minorizando la gravedad. El objetivo es claro, recomponer la hoja de ruta para seguir aumentado la conciencia nacional catalana, esperando superar el 50%. Para entonces la cosa caera por su porpio peso.

      El gobierno, que inexplicablemente juega a quitar importancia, parece dispuesto a no hacer nada, dejar que los agentes de la secesión reagrupen las tropas, y continuen con la hoja de ruta como si nada hubiera pasado. Esto es inadmisible! Nuestro gobierno no puede permanecer impasible ni un minuto más, debe disolver los mozos de escudra, debe desmantelar el tinglado secesionista, debe dejar claro que aquellos que tienen su lealtad con los agentes de la secesión no pueden ocupar cargo público. Es vital asegurar que todo cargo público, pagado por el estado, mantiene su lealtad a España.

      • Discepo, la deriva de proteger sus dineros era prioritaria a la judicial.

        Jordi Pujol sigue sin pringar y los árboles siguen cobijando sus nidos (entre ellos el de Campechano..) así que no hay problema por ahí.

        El problema estuvo desde el principio en buscar una excusa que justificara una salida envueltos en la banderita.

        El 15M que en Cataluña se dio en su variante no nazionalista, en la plaza Cataluña el movieneto 15M hablaba español les aterrorizó, la movida posterior de bloquear el Parlament les puso los pelos cómo escarpìas

        https://www.youtube.com/watch?v=qKNLtauggpA

        Además la única posibilidad de asegurar que los nidos siguieran en su sitio pasaba por continuar en una posición de Poder. Sin Poder ¿quien les iba a asegurar que salía a cuenta dejar fuera de la trena a Pujol?

        un cordial saludo

      • ¿Y esa receta tan drástica se aplicará sólo en Cataluña?; ¿obviamos pues las mafias instaladas en el poder central y en otras autonomías?
        Si va a haber café, que sea para todos, como la otra vez.

  9. Por cierto B&B, espero que nos estén preparando un monográfico como dios manda sobre el 11M.

    Y que nos digan que es eso que a Cacho le dijeron que de saberse nos metería en una guerra (ya será menos) .. etc

    Porque gran parte de eso consenso extractivo de mierd* del que hablan en su artículo pivota sobre un silenciao del que sus actores y beneficiarios si saben la respuesta. El 11M

    El crimen del 11M sirvió sobre todo para que que todos esos testigos (cuando no autores) incómodos tengan ese pacto de silencio que está saltando ahora.

    Puede que me equivocara en mi post anterior y el que conocierámos que hay (hubo) detrás de ese 11M pudiera hacer saltar este régimen basuriento.

    Un cordial saludo otra vez

  10. Excelente artículo aunque (las amyúsculas son mías)

    “La Transición política española de 1978 cometió bastantes más ERRORES de los que los historiadores suelen reconocer. No estableció de forma eficaz ni con la suficiente precisión el necesario sistema de contrapesos, controles y equilibrios que deben limitar el poder para evitar el abuso de los gobernantes.”

    No fueron errores, fueron a exprofeso. No ocurrió por casualidad. Se sabía lo que se hacía y se sabía muy bien.

    No soy muy optimista con lo que pueda pasar.

    Desde dentro lo veo complicado, sólo una abstención masiva (del 90%) en una de esa votaciones.. o que el personal se dedicara a votar a opciones desquiciadas, desde los marijuanistas a falange o bien a minoritarias estilo VOX, UPyD o escaños en blanco.

    Por cierto no me fio un pelo de los resultados de esas votaciones. Para las catalanas Rajoy&partners nos dijeron que sabríamos el resultado mesa por mesa y aún estoy esperando. Desde luego ellos lo saben.

    Un Gamonal XXXXL vendría bien

    Desde fuera una intervención a saco de los hombres de negro, esa que se ahorraron hace 5 años, nos vendría de perlas. Quien sabe si para fnales de año si el BCE realmente cierra el grifo tengamos esa dicha.

    Un Gamonal XXXXL + hombres de negro sería apoteósico.

    un cordial saludo

  11. España, ya no sé si huele a ajo como decía Beckham la consorte, pero cada día tiene un olor a rancio más insoportable y el tema catalán pudo quedarse en un breve sainete pero por la incompetencia o el dejar pasar de todos los gobiernos nacionales que hemos tenido se ha convertido en una tragicomedia.

    Personalmente no puedo con la situación política española, urge cambiar tanto la forma de hacer política como la forma de gestionar y sobre todo la forma de administrar y hacer efectiva la Justicia.

    Hace años, incluso antes de estallar la crisis económica , se pedían o al menos determinados grupos de personas pedimos cambios para modernizar el país, tanto a nivel educativo como laboral y empresarial. Urgía una modificación en la Educación para que el día de mañana las nuevas generaciones estuviesen preparados en campos de futuro, como podía ser todo lo relacionado con la biotecnología, urgía abrir nuevos nichos de mercado para que las empresas se modernizasen y sobre todo aprovechar que nuestro idioma se habla en tantas partes del mundo para aumentar las exportaciones en esas zonas. Hacía falta modernizar el turismo para ofrecer calidad en vez de cantidad. Hacía falta una mejor gestión de los recursos y la reinversión de beneficios en la sociedad; talleres de formación, bosques-naturaleza…Nada de eso se hizo y han pasado más de 10 años donde simplemente hemos perdido el tiempo.

    Ahora todo está deteriorado, la crisis económica hizo mella, el país se ha quedado obsoleto, la clase política es rancia, corrupta e inepta, la Justicia es lenta, no existe una separación de Poderes y muchas veces da la sensación que sólo pone trabas para juzgar determinadas causas y a determinadas personas. A mayores el tema catalán se ha convertido un circo ya no sólo en el territorio español sino a nivel internacional.

    A estas alturas no tengo ni idea cuales son la soluciones, todo lo que había que hacer para modernizar el país no se hizo. Además de perder el tiempo estos años, todo, se ha deteriorado el doble.

  12. El titular me chirría: parece que estoy leyendo un digital que buscar “clicks”. No es lo que espero de DISIDENTIA.

  13. Interesantísimo punto de vista. Impecable como diagnóstico.
    ¿Proponen algún tratamiento en concreto?. Porque la meta parece clara, pero el camino para alcanzarla, no tanto.
    En cualquier caso, saber lo que te pasa es el punto de partida necesario para la resolución de un problema.
    En eso son ustedes de lo mejorcito que conozco.

    • En el momento actual, toca presentar claramente las fuerzas que actuan en la sociedad y en las instituciones. Con ello debemos hacer una llamada a la responsabilidad de los españoles, está en juego nuestro futuro. Cuando el número de españoles que queremos que España sea una sociedad abierta, un espacio de libertad donde la igualdad y la justicia presidan, donde se pueda prosperar trabajando, crear una familia, vivir y morir en paz, entonces los cambios se produciran solos.

      Ahora toca desemascarar los falsos relatos, las fuerzas que actuan en la sombra para favoreciendo sus intereses perjudicar los generales de todos. Algo sabemos, el Rey está con nosotros, los políticos con representación en las Cortes y la mayoria de los medios están en contra.

  14. Soberbio artículo. Dibuja certeramente las transformaciones necesarias. Pero ¿cómo se pasa del plano a los arquitectos, los maestros de obra, los especialistas, los que finalmente ocuparán los pisos de una España renovada? Tenemos al Rey. Necesitamos ayuda exterior. Europa, más concretamente Alemania y Francia, no pueden fallarnos, porque de nuestro futuro depende el de ellos. Necesitamos demoler los viejos conceptos engañosos: la antinomia izquierda/derecha, o la norte/sur. Acabar con los viejos cainismos, como el del centro/periferia. Tantas cosas… Pero sobre todo, necesitamos la rebelión pacífica y la ilusión de los españoles, que se vaya transmitiendo como un proceso viral.

Comments are closed.