En las elecciones del 4 de mayo de 2021 se produjo un fenómeno sorprendente, la gran mayoría de jóvenes en edad de votar, concretamente el 70 por ciento, reusaron dar su voto a cualquiera de las opciones de izquierda. Y digo sorprendente porque asociar la juventud con la rebeldía y el progreso entendido como modernidad, descuenta un voto natural de los jóvenes a las opciones que se definen a sí mismas como progresistas y modernas. Sin embargo, esta supuesta ley de hierro no sólo no se cumplió, sino que pareció darse la vuelta…..

Publicidad

[CONTENIDO EXCLUSIVO PARA MECENAS] 

SI ERES MECENAS de Disidentia y quieres acceder a este contenido en la comunidad de Disidentia en Patreon, haz clic en el siguiente título:

Los jóvenes y la izquierda ceniza

SI NO ERES MECENAS de Disidentia y quieres acceder a este contenido, haz clic AQUÍ, accederás al contenido bloqueado. Desbloquéalo haciendo clic en la imagen del candado y, a continuación, sumándote a nuestra comunidad de mecenas.

¿Por qué ser mecenas de Disidentia? 

En Disidentia, el mecenazgo tiene como finalidad hacer crecer este medio. El pequeño mecenas permite generar los contenidos en abierto de Disidentia.com (más de 2.000 hasta la fecha), que no encontrarás en ningún otro medio, y análisis y podcast exclusivos. En Disidentia queremos recuperar esa sociedad civil que los grupos de interés y los partidos han arrasado.
Súmate a nuestra comunidad. Con muy poco hacemos mucho.
Muchas gracias.

Become a Patron!

1 COMENTARIO

  1. Parece que la humanidad, desposeída de los valores tradicionales y del seguimiento de alguna religión, necesita urgentemente abrazar algo que le de fe y esperanza. Ahora son las vacunas y el medio ambiente. Hace ya mucho tiempo que parece que nuestra sociedad ha pasado de ir detrás de las sotanas a ir detrás de las batas blancas en una esperanza y creencia de que todo lo hacen y proponen por su bien. El espíritu de rebaño se ha potenciado con el terror, de forma que ahora el pertenecer al grupo de los vacunados es «algo». Nadie se pregunta sobre nada de lo que dicen los presuntos expertos, y si se pregunta en público es callado abruptamente. Así estamos con un futuro sanitario muy incierto en medio de una guerra nueva, que parece solamente ha comenzado.

Comments are closed.