La promoción en Suecia del principio de autonomía individual no se ha limitado a las relaciones entre hombres y mujeres adultos, sino que se ha extendido también a sus hijos. Ya en 1972 se convocó una comisión encargada de demostrar que “la sociedad no puede aceptar que la violencia física se use contra los niños como medio de educación o castigo”, lo que dio como resultado la prohibición en 1979 del castigo corporal y su tipificación en 1982 como delito penal.

A partir de ese momento, el cuidado público de los niños también se ha concebido en Suecia como un medio para abordar la desigualdad social y brindar a los menores un mejor entorno social y pedagógico, dándose por supuesto que la participación del Estado en el cuidado de los niños reduce las “restricciones estructurales” sobre sus opciones futuras. En consecuencia, se ha establecido la idea de que no es bueno que un niño pase demasiado tiempo con sus padres y se considera que el cuidado público de los niños es un “recurso de amor” para ellos: a través del amor y cuidado público, también los niños deben independizarse de sus padres…………[CONTENIDO EXCLUSIVO MECENAS] 

SI ERES MECENAS de Disidentia y quieres acceder a este contenido en la comunidad de Disidentia en Patreon, haz clic en el siguiente título:

Medio siglo de fracasos: la hisotira oculta de Suecia

SI NO ERES MECENAS de Disidentia y quieres acceder a este contenido, haz clic AQUÍ, accederás al contenido bloqueado. Desbloquéalo haciendo clic en la imagen del candado y, a continuación, sumándote a nuestra comunidad de mecenas.

¿Por qué ser mecenas de Disidentia? 

En Disidentia, el mecenazgo tiene como finalidad hacer crecer este medio. El mecenas permite generar los contenidos en abierto de Disidentia.com (más de 900 hasta la fecha). Y su apoyo tiene recompensas: post especiales como este y Podcast. 

En nuestra comunidad de mecenas encontrarás no sólo contenidos muy elaborados, también Grupos de Opinión, donde cada persona, resida donde resida, puede aportar sus ideas, trabajar con los demás y juntos construir mucho más que un medio. En definitiva, queremos reconstruir esa sociedad civil que la política y los partidos han arrasado.

Súmate a nuestra comunidad. Con muy poco harás mucho.

Muchas gracias.