Creo que podemos convenir que nunca en la historia de nuestro país la situación de los derechos de la mujer ha sido tan positiva y ha experimentado una evolución tan rápida como en los últimos cuarenta años. No obstante, si bien es cierto que no existen barreras a nivel legislativo que impidan a la mujer desarrollarse profesional y personalmente, también lo es que existen determinados ámbitos, especialmente el laboral, susceptibles de mejoras legislativas que faciliten a la mujer su acceso y permanencia en el mercado laboral, así como ciertos “tics” sociales que pueden y deben mejorarse o desaparecer.

Pero, como he dicho, el panorama en general en nuestro país es alentador, sobre todo si se echa la vista atrás. Y por eso me produce incredulidad y sorpresa la beligerancia de este movimiento feminista de nuevo cuño, que en aras a conseguir altavoces que facilitasen su difusión, se ha dejado fagocitar e instrumentalizar por determinados partidos políticos. Y lo peor que le puede pasar a un movimiento como el feminista que, por definición, debe ser transversal ideológicamente, es su instrumentalización política.

Una sociedad en la que elementos como el sexo del acusado se consideren un indicio de culpabilidad no puede acabar de otra forma que con la convivencia rota y con sus miembros enfrentados

Los comentarios en redes sociales y medios de comunicación de los precursores y defensores del movimiento, y los distintos puntos del manifiesto para el 8-M, permiten identificar de forma clara una serie de elementos definitorios de este neofeminismo:

Adjetivador, colectivista y excluyente

Los precursores y defensores de esta nueva ola feminista muestran un especial empeño en añadir elementos definitorios al feminismo que, casualmente, coinciden en buena parte con el ideario de la extrema izquierda anticapitalista e incluso antisistema, desde los propios planteamientos hasta el lenguaje utilizado. A modo de ejemplo existen proclamas que identifican capitalismo con patriarcalismo, que reivindican las pseudociencias y las terapias alternativas, se habla de recuperar la memoria histórica de los pueblos colonizados, de políticas neoliberales, coloniales y racistas del “Norte Global”, de derogar la ley de extranjería y cerrar los CIEs, de construir una economía sostenible al margen del capitalismo imperante, etc.

Al margen de lo que a cada uno le pueden parecer estas propuestas, colectiva o individualmente consideradas, es palmario que tienen una carga ideológica determinada. Pero lo peor es que el movimiento se plantea en términos de adhesión absoluta, pues no consideran a la mujer como individuo sino como integrante de un colectivo, lo que les lleva a calificar a aquellas mujeres que disienten de algunas o de la totalidad de estas consignas, de machistas (calificativo que suele ir acompañado alegremente del de fascista). Para muestra, un botón: algunos de los movimientos convocantes de la huelga feminista del 8M han excluido a las policías o funcionarias de prisiones por considerar que forman parte del sistema capitalista y patriarcal.

Incapacitante y autocomplaciente

Una de las características más llamativas de este nuevo movimiento es concebir la feminidad como una suerte de característica incapacitante, lo que determina que las mujeres no podamos alcanzar las metas personales y profesionales que nos propongamos si no es con una suerte de empujón institucional, a la vez que se crea una representación ficticia del mundo en el que las mujeres se encuentran múltiples barreras y obstáculos estructurales en su vida cotidiana que la impiden alcanzar puestos de dirección y notoriedad o éxito profesional.

Cuesta encontrar en los manifiestos del nuevo feminismo propuestas y reivindicaciones concretas que determinen una mejora sustancial en los derechos de la mujer

¿Y qué sucede con las muchas mujeres que sí que han alcanzado esos objetivos? Pues directamente se las incluye en una élite privilegiada, a la que denominan “abejas reina”, y las dejan fuera porque, según ellos, han alcanzado esos puestos o posición gracias a haber nacido en un entorno pudiente, haber asistido a los mejores colegios y tener una familia con contactos. Ni se les ocurre pensar que muchas hayan podido alcanzar el desarrollo personal y profesional al margen de esas barreras estructurales no identificadas y sin esas “ayudas” a las que se refieren. El resultado no es otro que el de dejar fuera del movimiento feminista a aquellas mujeres que deberían ser, cuanto menos, un referente, y a todas aquellas que se ven identificadas con las que, en una situación más adversa que la actual, consiguieron superar barreras ahora inexistentes o mucho más salvables.

No deja de ser significativo a este respecto que baluartes de este movimiento, como la actual Secretaria de Estado de Empleo, equiparase las cuotas para los discapacitados con las cuotas femeninas. Se trata de un feminismo que desmerece por sistema el éxito profesional conseguido por las mujeres hasta ahora, acusándolas de disponer de una suerte de privilegios económicos y sociales concedidos por el patriarcado, a la vez que exigen a éste que instaure un sistema de cuotas que les permita acceder a esos puestos sin más merito que su condición de mujer.

Culpar al patriarcado de todos los males femeninos, a la vez que se le reivindica como el solucionador de todas los problemas por la vía legislativa, crea una suerte de autocomplacencia en el movimiento feminista, en el que se elimina cualquier atisbo de autocrítica no sólo hacia el propio movimiento, sino hacia la mujer individualmente considerada, y de ahí que surjan ideas como la “presunción de veracidad” para la mujer cuando acusa, en contraposición con la presunción de inocencia del acusado.

Dicotómico

El neofeminismo plantea un falso dilema entre la igualdad y la libertad, cuando lo cierto es que ambas van de la mano y su coexistencia y equilibrio es el fundamento de las sociedades occidentales democráticas y libres. No existe libertad sin igualdad ante la ley, pues tanto las leyes que comportan un trato desigual en función del sexo, como las que imponen una igualdad material, inciden en la libertad del individual. No hay que renunciar a la libertad en pos de la igualdad, y viceversa.

También contraponen la seguridad de la mujer con los principios inherentes al Estado de derecho, como la presunción de inocencia del acusado, cuando lo cierto es que una sociedad sana y democrática precisa que ambos convivan en armonía y equilibrio. Una sociedad en la que elementos como el sexo del acusado se consideren un indicio de culpabilidad no puede acabar de otra forma que con la convivencia rota y con sus miembros enfrentados.

Insustancial e inoperante

Mientras que el nuevo feminismo incide con frecuencia en cuestiones como el lenguaje inclusivo, el racismo o la inmigración, cuesta encontrar en sus manifiestos propuestas y reivindicaciones concretas y específicas que determinen una mejora sustancial en los derechos de la mujer, tanto a nivel legislativo como material.

Tras revisar la anterior relación, es fácil comprender por qué muchas de nosotras no nos vemos representadas por esta concepción del feminismo. Es más, algunas consideramos que ningún movimiento que aglutine todas estas características conjuntamente pueda o deba considerarse feminismo. Llámenlo de otra forma y reivindíquenlo donde estimen conveniente, pero por favor, no se apropien para sus propios fines de algo que nos pertenece y debe representarnos a todas. Saquen sus manos manchadas de electoralismo del feminismo.


DISIDENTIA es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticas. Garantizar que esta libertad de pensamiento pueda existir sin muros de pago depende de usted, querido lectorMuchas gracias.

Apadrina a Disidentia, haz clic aquí

8 COMENTARIOS

  1. Felicidades a todos. No se si es mejor el artículo o los comentarios.

    A lo que estamos asistiendo es a otra de las varias mutaciones que ha experimentado el comunismo desde la caída del muro. El comunismo siempre vuelve. Cuando fracasa en algún lugar, muta, y aparece en otro con otro nombre. El leninismo, el castrismo, el chavismo, … son todas diferentes mutaciones del mismo virus. El mecanismo es siempre el mismo: sembrar un caos, y presentarse como solución (sin decir nunca que eres comunista).

    El caos se montó en Rusia con la lucha de clases. Luego se probó en Finlandia o en España, donde derivó en sendas guerras civiles. Tras la caida del muro y destapadas las vergüenzas de la RDA, el virus muta, alojándose en causas nobles, parasitándolas. Se insertó en el ecologismo, convirtiéndolo en “ecolojetismo”, se insertó en el femimismo, convirtiéndolo en “feminazismo”. Al final, entre los manifiestos es fácil ver el denominador común: la culpa es del capitalismo, y hay que acabar con él violentamente. Y el que se oponga debe ser ejecutado (ayer tres niñas fueron apaleadas en Baleares por no ponerse el lazo morado). Como dice FJL, el combustible del comunismo es el terror.

    En España este caos es fácil de generar, ya que todos los medios de comunicación se nutren de esa lucha, o bien entre clases (15M) o bien entre sexos (8M), o entre bancos/hipotecados (PAH), o bien entre cazadores/taurinos y animalistas (PACMA). Sembrar esta peste es más fácil donde el salario medio es de 1.600€ y ninguna universidad está entre las primeras doscientas cincuenta del mundo. Además el socialismo (de PP y de PSOE) han alimentado al monstruo debidamente en la esperanza de poder controlarlo contra el otro a través de la miríada de asociaciones subvencionadas (ahora se llaman chiringuitos. En 1936 se llamaban “milicia”, otra repetición del patrón).

    En el caso concreto del feminismo va a ser interesante, porque no están tratando con parados desesperados, sino con el animal más inteligente de la Tierra. Cuando lo han hecho en el pasado les ha salido fatal. En 1933 legalizaron el voto femenino pensando que votarían socialismo, pero votaron a la derecha. Me parecería muy raro que las mujeres se dejaran manipular de una forma tan burda y soez, con pancartas de coños y consignas de zorra arrastrojada. Los que estamos casados sabemos que a una mujer no se le puede llevar donde no quiere ir (you can take the horse to water, but you cannot make it drink).

    En dos meses lo veremos. Un saludo a todos.

  2. El actual feminismo corporativo puede parecer, en un examen superficial, que un chiringuito para unas cuantas espabiladas se peguen la vida padre a costa del contribuyente. Para que esta estafa piramidal funcione es necesario tener a millones de tontos útiles siguiendo las consignas y jaleando la calle y las redes sociales. Los partidos progres (y también algunos no-progres) han detectado que existe una masa crítica de borregos que se apuntan a estas cuestiones no se sabe si por moda, porque sale en la tele o porque lo dice mi amiga-o (que es una tía-o muy guay), etc., porque el bombardeo es constante.

    Sin embargo, esto es solo la punta del iceberg. Está claro que el feminismo de tercera ola es una gigantesca operación de biopolítica, que viene impulsada por una agenda internacional que controlan quienes verdaderamente mandan en el planeta. Es un tsunami que está invadiendo todo el mundo occidental y apoyan gobiernos, finanzas, corporaciones, medios de comunicación. Quién paga manda y quienes mandan buscan una guerra de sexos, pero que sea selectiva y solo afecte a determinados grupos (por ahora). Sorprende tanta unanimidad. La consecuencia de todo ello es que la caida de la natalidad de los europeos de origen ha caido en picado y se encuentra ya muy por debajo del reemplazo generacional. Cierto que las condiciones laborales, la vivienda, y tal y tal, me dirán Vdes., pero el caso es que para los temas feministas siempre hay pasta a raudales, mientras que para los programas natalistas nunca hay casi nada (y en España de pena).

    Al tiempo, en las sociedades donde la situación de la mujer sigue siendo lamentable (y no se espera que cambie) esta agenda no ha penetrado nada. Y el crecimiento demográfico de estos países es brutal (y lo traen aquí cuando vienen a una Europa en declive demográfico). No hay que darle muchas vueltas y esto no es ni racismo, ni xenofobía, es simplemente matemáticas: combinen las cifras de natalidad, las pirámides demográficas y el factor tiempo a vuelta de 30-40 años. Nuestro reemplazo ya está aquí y a vuelta de dos generaciones nuestra sociedad será muy diferente a lo que vemos en este 8 de marzo de 2019.

  3. Excelente artículo

    Yo también tengo mi manifiesto para la ocasión:

    1. Es una verguenza que en un pais en el que los hombres son discriminados por las leyes por el simple hecho de serlo, las mujeres monten una ‘huelga política’.

    2.Es una verguenza que las instituciones jaleen, promuevan, alenten dicha huelga. Algo no está claro. Las instituciones que nos gobiernan y ponen las leyes, consideran que la ‘injusticia hacia la mujer’ se resuelve con una huelga?

    3. Es una verguenza que TVE haga propaganda de dicha huelga. Lo que no es de extrañar porque los telediarios están controlados por feminacis puestas por podemitas con el acuerdo de socialistas. Podemos afirmar que el telediario es el instrumento de manipulación masiva que utiliza la izquierda revolucionaria para implantar ‘su agenda’. Todas las noticias tienen que tener su corte pro-feminazi. La desfachatez y la manipulación son tan a la vista que resultan repulsivas. El telediario TVE del 6 por la tarde, nos presentaba como las grandes víctimas de la guerra del Yemen a las ‘niñas’, a los niños del yemen que les den ‘por culo’. Junto con tres o cuatro noticias sobre el maltrato o mala situación de las mujeres. No se puede ver el telediario podemita. Este telediario no informa, manipula. No da las noticias de actualidad, las crea para influir en la audiencia.

    4. La mayoria de las mujeres que asisten a la manifestación de hoy son ‘incasables’. El hombre que acepte formar una familia con ellas tendrá bien merecido lo que le espera.

    5. Las activistas que están motando la huelga aqui, podian volverse a sus paises y montarla allí, que es donde hace falta.

    6. Puede haber participantes de buena fé que simplemente son utilizados por los partidos de la izquierda radical y revolucionaria para demostrar fuerza ante la sociedad. El mensaje que esa izquierda transmite es ‘cuidadín, cuidadín que como veis somos capaces de movilizar a mucha gente. Quien se opanga a nuestra voluntad será laminado…”

    7. Los hombres que participen en la manifestación de hoy están colaborando a dividir la sociedad, a la vez que la hacen más sectaria y discriminatoria contra los hombres. Hoy los niños están muy discriminados frente a las niñas. Los jovenes actuales ya son preteridos por las cuotas de muchos trabajos, cuando resulta que en sectores como la educación, sanidad o justicia son mayoría las mujeres. Si realmente pretendieran la igualdad, deberian estar rechazando solicitudes de mujeres. Pero no es igualdad lo que buscan, es algo como venganza. o poder sobre, o discriminar por discriminar…

    8. En el fondo, el objetivo a batir por la izquierda radical y revolucionaria es la ‘familia’. Una vez hayan destruido la familia, aparecerá una sociedad donde no se pueda vivir.

    • Cierto, si señor. Tienes toda la razón.

      “El telediario TVE del 6 por la tarde, nos presentaba como las grandes víctimas de la guerra del Yemen a las ‘niñas’, a los niños del yemen que les den ‘por culo’.

      ¿Pero ya nadie recuerda cuando la cornuda (por el poder se traga lo que sea) Hillary Clinton dijo que “Las mujeres somos la principales víctimas de la guerra. Perdemos a nuestros maridos, padres, hijos y hermanos en combate”? ¿Como esta tipa puede decir semejante estupidez sin que se le caiga la cara de verguenza?

      Dices también acertadamente que “Hoy los niños están muy discriminados frente a las niñas” Por supuesto, y ello a pesar de la cantidad de pruebas científicas de que en las escuelas donde niños y niñas reciben enseñanza individualizada, en el supuesto de que nuestras mentes son distintas y distinto es el proceso de aprendizaje, son sistamáticamente rechazadas por las feministas radicales si bien está demostrado que el rendimiento académico de ambos sexos mejora, pero sobre todo mucho más espectacularmente el de los niños, pues la enseñanza actual está más diseñada para las chicas, además de que la inmensa mayoria de las docentes en las primeras etapas académicas son mujeres.

    • “4. La mayoria de las mujeres que asisten a la manifestación de hoy son ‘incasables’. El hombre que acepte formar una familia con ellas tendrá bien merecido lo que le espera.”

      Qué gran acierto. Afortunadamente la tecnología ya nos permite reproducirnos sin necesidad de pareja.

      Es curioso que el feminazismo defiende el aborto libre basándose en la disponibilidad de la mujer sobre su cuerpo. Pero sin embargo no consiente la gestación subrogada. La conclusión final es que el comunismo es la ideología de la muerte y contra cualquier mecanismo que produzca vida. Contra la reproducción (familia, adopción, gestación subrogada,…) y en favor del aborto o la eutanasia. Con razón JPII pensaba que era la religión de Satanás. El angel de la muerte.

      En el plano laboral, en Europa hay que remontarse varias décadas para encontrar un momento en la historia en la que determinados empleos estuvieran prohibidos a las mujeres. Pero eso vuelve a existir hoy (azafatas F1). El totalitarismo siempre asoma la pata. La cabra tira al monte…

  4. Muy buen articulo

    Usurpacion del concepto feminismo como arma política de grupos de izquierda.
    Esa es la operacion.
    Ignorar a las mujeres triunfadoras calificandolas de anomalías y no de ejemplo y socializar el dolor de las desfavorecidas en forma de unos nuevos parias de la tierra, listos para levantarse.
    Segmentar a la sociedad en una falsa dicotomia feministas-antifeministas como arma de guerra electoral.
    Son tiempos de fakes y manipulacion.
    Tiempos peligrosos para la libertad.
    Por eso tu artículo, Guadalupe, es un soplo de aire fresco en la enrarecida sentina de la política nacional. Un llamamiento a la igualdad y la libertad.
    Gracias en nombre de los hombres que aspiramos a la igualdad y la libertad tambien.

  5. La verdad es que esto hasta los “b#!hk¡¿gjk” del marxismo-feminismo. Además de mantener a esas “T)U=I)*^¿” de mis impuestos. Siempre hay dinero fresco disponible para eso. Pero no para ayudar a esta indigente embarazada y que no quería abortar. Merecería que un abogado denunciara a SAMUR. A ver “católico” Pablo Casado, ¿que tienes que decir a esto?

  6. Los medios y las redes hierven con el inmenso ruido que suscita la nueva edición del 8-M incitando al enfrentamiento entre la mujer y el hombre, pero esa milenaria atracción entre los dos sexos, muchas veces inexplicable, sigue bien viva porque está sustentada más en el mecanismo biológico que en el encanto personal o el enamoramiento romántico.

    La palabra es feromona. Todo va de olores. El órgano vomeronasal femenino en la nariz es atraído por la feromona de androsterona masculina, mientras que la feromona de la hormona del estrógeno estimula al órgano vomeronasal masculino. Cada una activa el ATV o centro de placer del mesencéfalo.

    No sería de extrañar que a Amancio Ortega se le ocurra impregnar apropiadamente las prendas que comercializa Inditex para sublimar el instinto sexual de los clientes, y aun cuando no haya ningún deseo de comprar, un súbito olfateo del objeto impregnado con feromonas resultará en una venta. Por supuesto, puede inducir a la confusión a los que no tienen una orientación definida. Pero incluso se puede esperar que los bisexuales compren la misma prenda en duplicado. Hay que saber aprovechar la marea de la innovación.

Comments are closed.