En una de sus más conocidas sentencias, H. L. Mencken afirmó que “la conciencia es una voz interior que nos advierte de que alguien puede estar mirando”, una definición que tiene la ventaja de obligarnos a reconocer que poseer buena y sólida conciencia debiera ser una de las características obligadas en los políticos, pues apenas nadie está tan pendiente de lo que se diga sobre ellos. Esta conclusión supondría, sin embargo, una forma muy optimista de ver las cosas, algo así como si negásemos la existencia de los prestidigitadores, que siempre encandilan al público, precisamente, para engañarle.

Además, en los políticos suele llamar la atención, por el contrario, su falta de conciencia, de capacidad reflexiva, su escasa propensión a criticarse a sí mismos, aunque fuese para aprender de los errores, pero error es una palabra ausente de sus discursos. Buena prueba de ello es que siempre pretenden haber ganado las elecciones, aunque se hayan dejado en las urnas más votos de los que conservaron.

En realidad, el político suele tener una actitud muy poco respetuosa hacia la lógica, y esto lo reconoció memorablemente Rodríguez Zapatero cuando afirmó que “ideología significa idea lógica y en política no hay ideas lógicas”. Sus discursos, más impresionistas que analíticos podrían ser tildados de unamunianos (sin saberlo), de tanto que gustan de anacolutos y contradicciones. Y claro está, dan mucho que hablar, que es un vicio político muy acreditado, preferiblemente cuando se consigue hacerlo para no decir nada, arte con el que se llega a escribir libros a cuatro manos sin haber experimentado ni medio minuto el drama de encontrarse solo frente a la página en blanco.

Si nos fijamos en lo que han sido las dos grandes fuerzas políticas españolas, los soportes principales del pacto constitucional, ha de llamar forzosamente la atención que ni el PSOE ni el PP hayan dedicado un mínimo esfuerzo a explicarse las razones de sus respectivas y clamorosas pérdidas de apoyo electoral.

Que el PP se considere obligado a debatir sobre ese feminismo que tanto le conviene al PSOE, es un ejemplo que demuestra hasta qué punto unos van de listos y otros se prestan a hacer de pardillo para que no se diga

El PSOE ha pasado de temer la amenaza y los efectos de un gobierno Frankenstein, es expresión de Rubalcaba, a buscar desvergonzadamente una mayoría electoral más amplia para consolidarlo. El PP, por su parte, ha hecho tancredismo político mientras veía surgir sendos partidos por sus dos costados. La ruptura de la unidad en el centro derecha no ha sido nada que haya movido ni un minuto de debate en sus dotadísimos órganos colectivos, y cuando alguien con autoridad advertía sobre el proceso se le ha tratado como si fuese un mero resentido.

El propio PP, que se dice renovado, acaba de asistir, tan atónito, imagino, como una buena mayoría de españoles, a las vergonzosas declaraciones de Rajoy, Soraya y Zoido ante el Tribunal Supremo sin que nadie haya llamado la atención de que las tales han constituido una formidable carga de profundidad contra la credibilidad del partido, que pretende salir del malpaso político prometiendo la aplicación del mismo artículo 155 que dejó de aplicar hasta el último minuto, y eso para hacerlo de la manera más ridículamente ineficaz que fuese imaginable. Es lo que faltaba para hacer evidente que no se puede seguir considerando como un activo del partido, a quien se empeñó expresamente en que se fueran del PP todos los que ahora piden el voto para otros.

Puede resultar comprensible que los partidos se resistan a exhibir en público sus vergüenzas, pero pretender que las políticas que han practicado, que su pasado, no sea objeto de escrutinio público, y negarse a que esos debates tengan sus consecuencias en el seno del partido es intentar lo imposible. Los dirigentes han aprendido a poner cara de circunstancias, pero, por el bien de todos, sería preferible que tuviesen que pagar con claridad el precio de tanto desafecto hacia la inteligencia media del público. Es, probablemente, la única manera de que aprendan.

Una de las características que más necesitan las personas que ejercen con éxito la política profesional es, sin duda, una gran capacidad de adaptación a circunstancias muy distintas.  El político tiende a presentarse como la persona que defiende una determinada agenda por razones de principio, pero, en la práctica, suele comportarse, más bien, como alguien que se acomoda a lo que dicten las circunstancias que no son capaces de controlar, y son muchas. Su mérito consiste, expresamente, en encontrar un equilibrio positivo que le permita obtener rendimientos de esa tensión.

Casi nadie negará las diferencias evidentes entre que lo que los políticos dicen en época electoral y lo que hacen después. No es necesario interpretar esas variaciones de un modo rotundamente negativo, porque cualquier política tiene que favorecer soluciones que no dependen de la voluntad y los deseos, sino de la necesidad de llegar a acuerdos con fuerzas que no comparten objetivos ni valores. Sostener lo contrario es preferir la guerra a la política, y eso no es demasiado inteligente, pero la práctica demasiado continuada de una política concesiva y complaciente con los criterios de los adversarios suele producir un enfado creciente en los votantes.

Esta situación tiene efectos importantes, y no siempre negativos, en las maneras de formular las propuestas políticas: como, finalmente, se ha de pactar, suele considerarse mejor presentar las cosas de la manera menos extremada, lo que favorece la conversión de los programas en textos deliberadamente ambiguos y tiende a colocar el eje del debate político en cuestiones cuya relación con lo concreto sea lo suficientemente difusa. De ahí a la explotación de tópicos básicamente sentimentales solo hay un paso muy ligero.

La consecuencia de esa falta de rigor en la actividad de los políticos es que obliga a que los ciudadanos tengamos que elegir al margen de cualquier razón, por una mezcla confusa de instintos, tradiciones, miedos y resentimientos, sin apenas ideales ni propósitos que merezcan ese nombre. Y el colmo de esa suerte de desdichas se produce cuando el más despabilado consigue que los demás se vean obligados a debatir en torno al McGuffin que, como en las películas de intriga, se pone en circulación precisamente para que se pierda de vista lo esencial de la trama de forma que el desenlace resulte ser tan sorprendente como pueda. Que el PP se considere obligado a debatir sobre ese feminismo que, al parecer, tanto le conviene al PSOE, es un ejemplo clamoroso que demuestra hasta qué punto los partidos juegan con cartas trucadas y unos van de listos y otros se prestan a hacer de pardillo para que no se diga.

Tener conciencia real de lo que se ha sido, y de lo que se puede ser debería ser la principal obligación de un político, su manera de hacer evidente que le importamos, que no solo pretende trepar sobre nuestras cabezas para llegar el primero al final de la cucaña. ¿Es el feminismo una cuestión esencial en el momento presente de la historia para los españoles? Consulten los datos y verán que es una McGuffin de primera. Por el contrario, ¿sienten ustedes que hay algún partido que respete su inteligencia y que les proponga temas de reflexión, que les obligue a pensar en nuestro porvenir común con cierta ambición y hasta con esperanza?

Es lamentable que los políticos se dejen zarandear por agendas impuestas, esas que recuerdan la definición shakespereana de la vida (“una historia contada por un idiota lleno de rabia y de ira y que no significa nada”), y que no acierten a proponer horizontes posibles, metas ambiciosas, objetivos capaces de incluirnos a todos, que olviden que ellos están obligados a liderarnos y que no tenemos ninguna obligación natural de votarles salvo que sepan interpelar a nuestras inteligencias y motivar nuestros deseos de ser mejores. Claro está que esto exige algo más que preguntarle a esa nube de asesores/aduladores qué es lo que toca hoy y qué tal estuve anoche en Salsa Rosa.


DISIDENTIA es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticas. Garantizar que esta libertad de pensamiento pueda existir sin muros de pago depende de usted, querido lectorMuchas gracias.

Apadrina a Disidentia, haz clic aquí

3 COMENTARIOS

  1. Buen artículo que pone el dedo en la llaga y no puedo estar más de acuerdo con los comentarios de Emme y Silvia.

    Yo añadiría solo algo más y es la selección negativa. Parece que los partidos y los dirigentes políticos han tenido en los últimos veinte años la costumbre de fichar para los cargos de sus organizaciones (y por ende para los cargos públicos de la Administración) siempre a la gente más trápala, carente de escrúpulos, aduladora, servil y amoral que hay en la sociedad. Lo sé por propia experiencia y por lo que vemos a diario. No me extraña que los partidos políticos, España y sus taifas estén como están. La gente que realmente es válida, huye de la política como de la peste, de ahí que los partidos estén llenos de gente sin oficio ni beneficio, con una preparación muy escasa, pero egos enormes y capacidad para hacer el mal sin ningún tipo de cortapisa. Este tipo de personas, que llenan los partidos a todos los niveles, son capaces del mayor navajeo del mundo con tal de imponer su agenda personal (y sus intereses puramente egoistas), como dice el artículo.

    Solo hay que ver que, cuando un partido nuevo tiene expectativas de conseguir alguna cuota de poder, los arribistas y oportunistas acuden en masa, lo que ocasiona la ruina del nuevo partido en poco tiempo. Solo las organizaciones que vienen de la transición (cuando los protagonistas de la política eran gente mucho más preparada y con un mayor nivel ético), los cuales desde aquel momento crearon una estructura sólida, más o menos van sobreviviendo, pese a la que está cayendo, aunque sea a trancas y barrancas. Pero nada es eterno y también estos partidos tradiconales tienen evidentes síntomas de su debilidad, pero se mantienen en pie gracias al cemento del poder institucional que todavía tienen.

  2. Pues claro que tienen conciencia los políticos y a mayores son totalmente conscientes de sus actos, sin duda además.
    El bien y el mal son parejos, uno no existe sin el otro y si el mal existe y si los políticos no tienen remordimiento de conciencia por hacer las cosas mal, primero es porque no tienen ética, ni valores clásicos , ni virtudes, no tienen la clásica areté, valentía, justicia, sensatez, prudencia y segundo, ese mal es posible porque hay un sistema que lo hace posible.

    Vaya si tienen conciencia, lo que no tienen es remordimiento de conciencia que es diferente y no la tienen porque al fin y al cabo, el pueblo los continúa apoyando.

    Mi duda es , si el pueblo tiene conciencia política y si es consciente de lo que hace. A veces creo que tiene que existir un enorme lavado de cerebro para que votación tras votación se continúe premiando a un hatajo de sinvergüenzas

  3. “¿Tienen conciencia nuestros políticos?” Pues ese tipo de conciencia a la que se refiere, es evidente que si la tienen, lo disimulan muy bien, Quirós. En realidad, son maestros en saber ocultarla y amordazarla para que no interfiera demasiado en sus discursos y acciones, y una vez aniquilada la vergüenza opresora que podría incapacitarles o reprimirles, ya son libres por completo para coser y cantar lo que les plazca.
    Y para muestra, los botones de Begoña Gómez y la ministra Carmen Calvo coreando consignas reivindicativas contra la derecha y dando saltos al unísono en la huelga feminista de ayer, como si fueran dos alocadas quinceañeras que se dejan llevar por la turba y que no saben siquiera donde tienen su mano izquierda. Si habitara en su conciencia un mínimo de vergúenza y de decoro, sería impensable ese espectáculo bochornoso que ya supera con creces los excesos insultantes del nacionalismo más rancio y de la izquierda más radical.

    La vuelta del macho alfa de Podemos a la política, después de disfrutar de su baja de paternidad, en vísperas de la huelga feminista fue calificada por los propios de intolerable, y ese “EL” remarcado en el cartel fue sancionado y retirado convenientemene, en un ejercicio de transparencia, por no estar acorde con los valores emergentes del partido que, para feminizarse y estar acorde con los nuevos tiempos ha puesto la marca en “femenino” con el “Unidas Podemos”. O mencionar a la “portavoza” Ceelá del PSOE felicitando en el día de la mujer desde el: “ustedes, nosotras, nosotros, ellos, ellas, vosotros…”, con la reiteración, la inseguridad y la torpeza de quien se ve obligado a poner en práctica un “lenguaje inclusivo”, sin mucha convicción.

    De lo que sí tienen conciencia los políticos, es del poder que les confiere su estatus y que les conduce directamente al vértice de la pirámide sin hacer escala en los peldaños del mérito y sin el menor esfuerzo. Saben lo imprescindible que es ese ascensor social para cumplir con sus aspiraciones, que dicho sea de paso, no suelen ser muy elevadas. Basta con tomar el control de los shares, de los procesos de medición y de evaluación, a través de distintos indicadores y encuestas, para determinar las preocupaciones y los temas relevantes que ocupan las mentes de los ciudadanos, que en su mayoría suele corresponderse curiosamente con las prioridades que marcan en su agenda. Sería deseable que en las urnas, los artífices de estas grandes imposturas que priorizan su agendas por encima de cualquier preocupación real, más que una buena bofetada se llevasen un buen revolcón.

Comments are closed.