La hipocresía encharca con demasiada frecuencia la política partidista pero llega a ahogar cuando se acercan las elecciones. Las proclamas tantas veces traicionadas sobre la supuesta democracia interna de los partidos, y la consecuente bondad de elegir a los candidatos mediante primarias, es una clara muestra de esta impostura.

El primer caso de primarias frustradas sucedió en 1988 cuando el secretario general socialista de entonces, Joaquín Almunia, tuvo la infeliz ocurrencia de convocar primarias para escoger al candidato a las generales y, tras ganar claramente José Borrell, la “prensa amiga” (El País) se sacó de la manga una ridícula corruptela que obligó a dimitir al vencedor.

El último suceso es incluso más chusco y está protagonizado por Ciudadanos. Hace menos de un año este partido presentó una propuesta en la subcomisión de calidad democrática del Congreso, a la que se adhirieron el PSOE y Podemos, que obligaría a los partidos políticos a celebrar primarias. Ahora, solo unos meses después, la formación de Albert Rivera intenta dar un pucherazo para colocar a la candidata oficial en las primarias para las autonómicas de Castilla y León y designa a dedo a casi todos los cabezas de lista para el Congreso en provincias que ni siquiera han pisado.

La partitocracia se traduce en que a los elegidos no les importa quiénes son sus electores porque su carrera no depende de ellos sino de la cúpula partidista

No se alejan mucho de estas prácticas el resto de los partidos a excepción de Vox, lo que no impide que se siga defendiendo con sorprendente fariseísmo la elección de candidatos mediante el voto de la militancia. Ante una artimaña así parece casi obligado preguntarse si es cierto que los partidos juegan mejor su imprescindible papel en las democracias representativas eligiendo a sus candidatos mediante primarias. Y, de ser afirmativa la respuesta, habría entonces que indagar por qué la trayectoria real de casi todos los partidos es tan farisea y reacia a tales prácticas.

Nuestra Constitución se muestra favorable cuando en su artículo 6 proclama que “los partidos políticos expresan el pluralismo político, concurren a la formación y manifestación de la voluntad popular y son instrumento fundamental para la participación política. Su creación y el ejercicio de su actividad son libres dentro del respeto a la Constitución y a la ley. Su estructura interna y funcionamiento deberán ser democráticos”.

Es evidente que se incumple este último mandato, lo que no es óbice para afirmar que los partidos políticos juegan un papel imprescindible en las democracias representativas, ya que conforman una institución encargada de buscar vías de comunicación entre el Estado y la sociedad civil. Es decir, canalizan preferencias e intereses sociales hacia las instituciones estatales, al parlamento primero y al gobierno después. Los partidos se encuentran por tanto a medio camino entre el Estado y la sociedad, pero no tiene por qué deducirse de que esta situación exija organizarse internamente sobre decisiones mayoritarias de sus miembros.

De hecho, casi todos los pensadores que se han dedicado a descifrar el surgimiento, desarrollo y objetivos de los partidos (Max Weber, Maurice Duverger o Giovanni Sartori, entre otros), no encuentran indicios de que la democracia interna esté en la naturaleza de esta institución. Mantienen, eso sí, que la principal meta de los partidos es conseguir el poder para sus dirigentes, si bien Sartori matiza diciendo que en democracia buscan este objetivo a través de elecciones libres y competitivas. Existe igualmente cierto consenso en que el poder es anterior a los partidos. Estos surgen en el parlamento inglés del siglo XVIII ante la necesidad de articular y potenciar grupos parlamentarios con objetivos comunes. Y parece que es bastante reconocido que al generalizarse el sufragio universal en el siglo XX aparecen los partidos de masas, primero en la izquierda y luego en todo el abanico ideológico, los cuales generan estructuras burocráticas estables, piramidales y jerarquizadas.

La idea de que los partidos deben funcionar con criterios democráticos en la selección de sus candidatos en por tanto reciente y se ha terminando imponiendo -en la propaganda y escasamente en la realidad- al triunfar un principio tan simple como falaz, ese que establece una relación directa entre la “cantidad” (de convocatorias electorales, de temas que se someten a escrutinio y de personas con derecho al voto) y la salud democrática. Se olvida que la democracia es sobre todo un sistema que se sustenta en derechos y libertades iguales para todos y poco tiene que ver con el voto, sin que esto signifique, ni mucho menos, que no deba ejercerse el sufragio dónde y cuándo sea necesario

De admitirse esta visión cuantitativa se concluiría en que la democracia de Pericles no fue tal y que sin embargo el “derecho a decidir” es siempre positivo. Se terminaría también admitiendo que la mejor democracia es la directa porque en ella impera la voluntad de la mayoría y todos deciden sobre todo. Decía Jorge Luis Borges haciendo gala de su provocadora incorrección que la democracia es un exceso de la estadística.

Muy contrariamente, la democracia como institución se ha ido perfeccionando al reducir sus “excesos estadísticos” e imponiendo límites. Aseguraba Montesquieu que “el pueblo es admirable cuando realiza la elección de aquellos a quienes debe confiar parte de su autoridad, porque no tiene que tomar decisiones más que a propósito de cosas que no puede ignorar y de hechos que caen bajo el dominio de los sentidos…”. Más tajante se mostró el juez Robert Jackson del Tribunal Supremo de EE UU cuando en 1943 señaló que “la Constitución es aquello sobre lo que no se vota; o mejor, es aquello sobre lo que ya no se vota porque en su origen ha sido votado de una vez por todas”. En suma, igual que es saludable en democracia fijar límites a la hora de ejercer el sufragio sobre determinadas cuestiones, resultaría igualmente válido poner fronteras respecto a los organismos e instituciones, públicas o privadas, en que la decisión mayoritaria de todos los participantes resulta innecesaria e incluso contraproducente.

En el caso de los partidos políticos el debate sigue abierto pero la impostura alcanza cotas insoportables cuando la democracia sufre una de sus mayores patologías. Se decía más arriba que los partidos se encuentran a medio camino entre el Estado y la sociedad. Sin embargo, desde mediados del siglo pasado y especialmente en la Europa del Sur, se ha reforzado la relación de los partidos con el Estado, al tiempo que se ha debilitado con la sociedad. Las razones son múltiples: financiación pública de los partidos, expansión del Estado en ámbitos antes privados, renuncia al debate de ideas, pragmatismo, y sobre todo sistemas electorales que rompen toda relación entre electores y elegidos.

Es la partitocracia, posiblemente la mayor amenaza al sistema democrático que genera desafección de los electores y corrupción entre los elegidos. Para colmo, sus efectos destructores no se limitan a estos dos actores sino que alcanza la totalidad de las instituciones del Estado al terminar siendo dominadas por la obscena rapacidad de la clase política. En el caso que nos ocupa, la partitocracia se traduce en que a los elegidos no les importa quiénes son sus electores porque su carrera no depende de ellos sino de la cúpula partidista. Para colmo, en la mayoría de los casos ni siquiera los candidatos conocen a sus electores. Son los llamados “paracaidistas” que los dirigentes lanzan sobre circunscripciones electorales que solo pisaron como turistas ocasionales. En las campañas electorales aparecen sin pudor estos perversos sistemas pero cuando lo protagonizan los mismos que defienden primarias para seleccionar a los mejores candidatos el cinismo se transforma en ultraje inmoral.

Foto: Carlos Delgado


Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo con tu pequeña aportación puedes salvaguardar esa libertad necesaria para que en el panorama informativo existan medios disidentes, que abran el debate y marquen una agenda de verdadero interés general. No tenemos muros de pago, porque este es un medio abierto. Tu aportación es voluntaria y no una transacción a cambio de un producto: es un pequeño compromiso con la libertad.

Apadrina a Disidentia, haz clic aquí

Muchas gracias.
Artículo anteriorVox propone reconocer el derecho a la autodefensa
Artículo siguienteLa biosfera terrestre en peligro
Fernando Serra
Las vueltas que da la vida y la lucha contra el franquismo hicieron que diera con mis huesos… en el periodismo. Nunca me gustó relatar sucesos importantes deprisa y corriendo aunque cuando fui corresponsal en el extranjero de un gran periódico venido a menos (el nacionalismo lo destruye todo) me divertí. Decidí luego estudiar en serio Economía, con mayúscula, porque junto al Derecho son las dos mayores armas teóricas para entender la realidad. No sé si fue una buena idea porque esta vez terminé dirigiendo una publicación económica editada por una multinacional que para colmo cotiza en bolsa. Ahí aprendí que el mercado es ético pero durísimo.

10 COMENTARIOS

    • La propuesta de unas Cortes unicamerales de 500 diputados. Los actuales 350 por distrios uninominales y 150 por listas de partido nacionales. Menos da una piedra. Es de entrada aceptable. Pero eso requerirá de una mayoría cualificada en las Cortes, que no es probable. El sistema oligarquico y la partitocracia, más la no obligatoriedad de ser diputado electo y ejerciente como condición para ser presidente del gobierno y/o ministro. Pues se va directamente al cesarismo cutre del imperio romano. En 40 años de “la democracia que nos hemos dado” triunfó una “moción constructiva” de gobierno. Mecanismo copiado de la constitución alemana. Diseñada específicamente para que el reemplazo del “césar” fuese en la práctica imposible. La no dimisión del “censurado” y su incomparescencia, mientras se pegó una comida-cena y litros de whisky de gran reserva, indica con un grado de verosimilitud muy veraz, que estaba pactado.
      El único modo de acabar con el régimen oligárquico a la soviética, es el sistema electoral mayoritario uninominal. Acabar con la emisión de televisión centralizada, creando 50 demarcaciones, una por provincia y los programas grabados, sean emitidos localmente. El modelo USA-U.K. No hacen falta los canales autonómicos. Liquidar el duopolio de mentiras y eliminar las licencias, que no sean capaces de producir sus propios programas en una determinada proporción. Aunque la TV convencional tiene los años contados.

  1. Acaso alguien propuso a este sistema de llevar a la gente que se moteja “democracia” como la condición de posibilidad para el acceso a su gobernanza de los mejores, de los mas cualificados, de los mas aptos, de aquellos que atesoran los mejores éticos y morales?
    Si esto fuera así, la evidencia demostraría que es un sistema fracasado.
    Antes bien, es la cucaña por la que trepan, a codazos, los mas intrépidos, los mas despiadados, los tipos mas abyectos en el frenesí del acceso al poder, la preponderancia y el dinero.
    Y un sistema que no es capaz de depurar sus humores, es una farsa, una comedia bufa. Y esta muerto cuando hasta a la nariz mas infame le llega ya el hedor que produce su propia maceración.
    Pero en medio de esta orgía, de esta bacanal, unos profetas relamidos, gente bien, de la filosofía, del cuarto poder, eclosionan el huevo que porta nuevos salvadores, demiurgos que, emergiendo del patatal nos han de redimir y redimir al sistema.
    Era mentira. Una mas.
    Pero estos tipos vergonzantes, ahora callan como bataclana,s en medio de un pavoroso silencio cómplice, ante hechos como el que aquí se relata, cuya impunidad buscan con el afán de picaros descubiertos, ya que el vendaval del descrédito los va a barrer a todos, de por vida. Y muchos de ellos, hasta ahora habían empeñado su crédito personal y muchos, hasta su hacienda, en este proyecto de advenimiento de nuevas religiones, para luego vivir de sus regalias. De los edecanes y monjitas mejor no hablar porque bastante tendrán ellos con soportar las burlas de los que les miren a la cara.
    Y que tomen nota, para lo porvenir, aquellos que tanto gustan de la política ficción o de los sueños frustrados de la juventud, por el camino que nos llevan las aventuras del mundo de ficción donde medran los héroes de papel, de académicos franquicia de Salgari y Dumas y que traen aquí como publicidad de vez en cuando.

  2. “la supuesta democracia interna de los partidos ”
    Robert Michels ya lo dijo en la Ley de Hierro de la oligarquía, además, a quién le importa lo que haga un partido. En una democracia claro.

    “subcomisión de calidad democrática del Congreso “, que un parlamento abra una comisión de calidad democrática habla del nivel intelectual político y el desconocimiento de lo que es democracia de estos profesionales del estado y de la nación que lo admite. Analfabetismo político sumo.

    “artículo 6 proclama que “los partidos políticos expresan el pluralismo político, concurren a la formación y manifestación de la voluntad popular y son instrumento fundamental para la participación política. Su creación y el ejercicio de su actividad son libres dentro del respeto a la Constitución y a la ley. Su estructura interna y funcionamiento deberán ser democráticos”. ”
    Este artículo es con el que descaradamente, con nocturnidad y alevosía nos secuestraron la soberanía.

    “Se olvida que la democracia es sobre todo un sistema que se sustenta en derechos y libertades iguales para todos y poco tiene que ver con el voto, sin que esto signifique, ni mucho menos, que no deba ejercerse el sufragio dónde y cuándo sea necesario “.
    ¡NO Sr!, la democracia SOLO es la forma de elegir tu representante, otra cosa no es democracia.

    ” se ha reforzado la relación de los partidos con el Estado ”
    Y tanto que se ha reforzado como que son empleados del Estado, funcionarios, vamos que cobran del Estado y nadie muerde la mano que le da de comer.

    Ya me he cansado, ya no sigo.

  3. “Es un sueño creer que todo va a ir siempre a mejor”

    Ese es el argumento de venta del progresismo, hacer creer que cualquier cambio “persé” mejora a lo anterior. Asi tenemos a la democracia española con 700.000 leyes en vigor. 18 parlamentos pariendo leyes porque tienen que justificar su existencia. Luego el tema de las ideologías: nuevos modos de pensar se asumen como mejores.

  4. Lo de las primarias en España, con listas cerradas y cremalleras que cambian su resultado, es una auténtica MEMEZ.

    Bastaria con reformar el sistema electoral:

    Distritos uninominales y a doble vuelta.

    ¡qué mejor primaria que la primera vuelta¡ ¡qué mejor elección que la decisión entre los dos candidatos más votados en cada circunscripción¡ ¡qué mejor sistema que uno que tenga todos los distritos conformados por igual número de electores¡

    Pero solo hay una razón para que no se haga: MIEDO.

    A LA DEMOCRACIA.

  5. Europa es el claro ejemplo de “por la democracia hacia el totalitarismo”. Todas y cada una de las elecciones europeas son un paso más hacia el abismo en el que van cayendo irremediablemente todas y cada una de nuestras libertades individuales.

    No importa el partido, pues si existen es para realimentar el sistema que les da cobijo, de lo contrario el sistema se encarga de expulsarlo. Los partidos solo son estructuras de poder al servicio del sistema que luchan y pactan entre ellos al margen de sus votantes por conseguirlo o mantenerse en él.

    De facto el sistema es totalitario, no solo obstenta y controla el poder sobre los partidos, también controla la ececonómia, los medios de comunicación, la educación, la energía, etc.; es decir, todo aquello que sin ello no podemos vivir y con ello nos hace esclavos.

    La realidad es que la Unión Europea esta siendo al siglo XXI lo mismo que la Unión Soviética lo fue al siglo XX. Tan totalitario es el comunismo soviético como lo es la social-democraciá europea. Los socialismos son todos iguales en sus objetivos políticos, solo cambián los ritmos y los metódos para conseguir dichos objetivos.

    Las democracias europeas como perfectas socialdemócratas que son, no luchan para devolvernos el poder para gobernar nuestras vidas, sino para gobernárrnoslas. Y en cada elección con nuestros votos les damos más poder para ello.

    Si creemos en la libertad no podemos creer en la democracia, pues la democracia no cree en el individuo, lo colectiviza.

    • A muchos nos ilusiona una unión europea pero no ESTA Unión Europea. El mundo evoluciona a base de conflictos, opresiones y guerras y el paréntesis de paz que surgió después de la II Guerra Mundial no es más que una tregua en la espiral de la evolución. Es un sueño creer que todo va a ir siempre a mejor, que el mundo tiende mecánicamente hacia una mayor igualdad económica y social y en el que la violencia es algo que solo se conoce por la lectura de los libros de Historia. El mundo de EEUU, China, India, Japón, del Medio Oriente, de África, está preparado para el conflicto. Y Europa, quiera o no quiera, está sometida a esa dinámica. Europa ha perdido significancia, solo que muchos de sus políticos siguen estancados en las memorias de una época en la que éramos los amos del mundo, de ahí su atracción por el totalitarismo. Hay que entender mejor la Historia y sus leyes y lo vamos a pagar caro si no cambiamos el rumbo.
      Saludos cordiales.

  6. Difícil solución. El único medio para retornar a la conexión de los políticos con la sociedad es (o el menos malo que diría Churchill) es el distrito uninominal mayoritario. La experiencia demuestra que donde lo hay, el representante mira más al elector que al estado. Las cúpulas partidarias no lo quieren desde 1977. Así vamos.