La llamada ‘Corrección Política’ se ha erigido en las últimas décadas como la ideología dominante en Occidente, como su verdadera ortodoxia. Y se ha convertido en una creencia transversal, aceptada por casi todo el espectro político, impregnando la mayor parte de las políticas que se llevan a cabo hoy en día.

Sin embargo, a pesar de lo que muchos creen, o se ven obligados a sostener, no se trata de una benévola visión del mundo. Ni de una manera educada y elegante de proteger a las víctimas, de evitar cualquier expresión que pudiera molestarlas. Tampoco es una ingenua ideología, rayana en el puritanismo, que intenta convertir a la gente en justa y benéfica.

Una amenaza al debate de ideas

Es una doctrina fanática que amenaza los fundamentos de la democracia, la libertad, la sociedad abierta, la libre expresión, los derechos individuales, la igualdad ante la ley y el imperio de la razón. Y que, a contracorriente de la mejor tradición de Occidente, no tolera la heterodoxia, impide el debate de ideas porque directamente ataca y descalifica a quienes no comparten su “indiscutible” creencia.

Ser disidente hoy no es una mera posición intelectual más: es un acto de valentía, de resistencia ante la descalificación y la muerte civil

En ese sentido, la Corrección política se constituye en una cuasi-religión, pero no en su sentido moderno, en una creencia voluntaria, sino en una especie de religión medieval que envía al hereje a la hoguera. Ser disidente hoy no es una mera posición intelectual más: es un acto de valentía, de resistencia ante la descalificación y la muerte civil. Por ello, el disidente debe estar alerta ante la corrección política, ser una de sus “obsesiones” y, ante la generalizada manipulación del lenguaje y el pensamiento, debe recurrir al pensamiento lateral, salir de los caminos trillados, de los lugares comunes y comenzar el razonamiento desde el principio, sin los prejuicios que hoy lo atenazan.

La corrección política es un sistema de creencias que impregna todos los aspectos de la política y la sociedad, dictaminando lo que puede ser discutido y lo que no puede ponerse en cuestión por constituir un tabú. Su principio fundamental es que la sociedad se compone de grupos víctimas (buenos, que siempre tienen razón) y grupos verdugo (malos, que no tienen razón).

El imperio de las emociones

Que un dogma tan sencillo como falaz haya enraizado de manera tan profunda en la sociedad occidental solo puede explicarse por el peculiar contexto histórico que vivimos, donde las creencias, las ideologías, el pensamiento, la autoridad, los principios y la legitimidad entraron en crisis y su espacio fue llenado por una doctrina elaborada a la medida de ciertos grupos de intereses. Un mundo donde la razón fue sustituida por la emoción.

Uno de los atractivos de esta nueva ideología es su sencillez: proporciona respuestas simples y, sobre todo, emocionalmente satisfactorias en un mundo complejo. Y hace sentir al creyente estar en el lado, no tanto de la razón como en el de la virtud: pertenecer al”bando de los buenos“. Por el mismo motivo, los que osan oponerse a ella no lo harían por ignorancia o equivocación sino por maldad y perfidia.

Los contrarios no son tratados como adversarios sino como enemigos a quienes no se responde con argumentos sino con descalificaciones y ataques personales. Se les acusa de “machistas”, “sexistas”, “racistas”, que son los términos modernos equivalentes a los antiguos “herejes”, “apóstatas” o “blasfemos”, unos seres despreciables a los que hay que enviar, simbólicamente, a la hoguera por vulnerar los tabúes, pronunciar las palabras prohibidas, formular argumentos intolerables o, simplemente, mantener pensamientos incorrectos.

La corrección política genera tal pánico en intelectuales, periodistas, políticos y ciudadanos corrientes, que muchos se sienten coartados no sólo para expresar ciertos razonamientos: también para pensarlos. Vivimos en un marco de intensa censura y autocensura: muchos asuntos quedan excluidos de la discusión racional, siendo sustituidos por dogmas.

Así, la Corrección Política deteriora uno de los pilares de la democracia moderna: el debate de ideas y el libre pensamiento. Se trata de un solapado y oculto totalitarismo que, con la excusa de defender a los débiles, impone una orwelliana neolengua, en la creencia de que aquello que no puede decirse, tampoco puede pensarse. Una doctrina que trata de inculcar un un sentido de culpa a quien no comparte sus postulados.

La imposición de la corrección política se fundamenta en el dominio de la emoción sobre la razón

La imposición de la corrección política se fundamenta en el dominio de la emoción sobre la razón, aprovechando la lástima que generan las supuestas víctimas y el odio hacia los supuestos verdugos. Aprovecha que mucha gente es propensa a creer aquello que le hace sentir buena y virtuosa: necesita sentir que forma parte del bando del bien, no del lado oscuro. Así, se hace creer al público que lo importante no es que un argumento sea verdad sino que sea “puro” desde el punto de vista de la nueva moral.

La razón no se obtiene por la calidad de los argumentos; sólo desde la condición de supuesta víctima o de uno de sus defensores. Y los actos dejan de ser buenos o malos, correctos e incorrectos en sí mismos; la valoración moral dependerá del grupo al que pertenezca quien los cometa. Serán horribles si los ejecuta un miembro de un grupo “malo” pero disculpables si se trata de un individuo de un grupo víctima. En este relativista esquema de pensamiento, la identidad individual se diluye en la grupal pues las características de cada individuo, su conciencia, dependen ahora del colectivo al que pertenezca.

A pesar de su atractivo emocional, la clasificación de la sociedad en grupos víctimas y verdugos no solo es bastante arbitraria. También es absurda pues los colectivos son muy heterogéneos, sus miembros son muy distintos entre sí a pesar de que compartan alguna característica circunstancial como el sexo, la raza, la religión, la orientación sexual etc. Sus problemas fundamentales suelen ser de carácter individual, no grupal, distintos en cada persona. Juzgar a las personas por el colectivo al que pertenecen implica privarlas de su individualidad, de su naturaleza de sujetos responsables de sus acciones y dueños de su propio destino, considerar que son meros ejemplares de un rebaño homogéneo.

Una de las consecuencias más graves de la corrección política es que, al identificar los problemas de forma errónea, las soluciones propuestas no los resuelven, los agravan. Pero quizá sea en última instancia el verdadero propósito. Así, aunque el objetivo teórico sea combatir la discriminación, esta ideología la impulsa hasta sus últimas consecuencias.

Desincentivo a la responsabilidad individual

También crea incentivos incorrectos, desalentando la responsabilidad individual. Promover la mentalidad de víctima desanima a muchas personas a tomar las riendas de su propia vida, a esforzarse, a intentar mejorar, a resolver las dificultades pues, les dicen, la solución no está en sus manos: la culpa la tienen siempre otros. Tan sólo los expertos y los gobernantes pueden remediar estos supuestos males, ejerciendo su particular paternalismo.

Por ello, la corrección política es la ideología clase dirigente, de los técnicos, de los expertos. Se ha extendido tan rápido y sin oposición porque no supone una amenaza para el poder establecido, sino una ventaja. Divide a la sociedad civil, la desvertebra; sus opositores quedan fragmentados, muchos de ellos inmersos en un complejo de culpa colectiva.

Favorece a las nuevas élites de intelectuales y expertos ya que son ellos, y no los individuos o la sociedad civil, quienes poseen la fórmula mágica, la supuesta autoridad para proponer e imponer esos remedios de ingeniería social que salven a las víctimas de sus verdugos. Son soluciones que, en demasiadas ocasiones, consisten en leyes que permiten limitar la competencia , favoreciendo a los grandes empresarios.

La corrección política implica una renuncia al libre pensamiento, al debate de ideas, a la verdad y a la razón. Pero… nadie podía sospechar al principio la enorme rentabilidad que aportaría al poder y a las nuevas clases dirigentes.


Si este artículo le ha parecido un contenido de calidad, puede ayudarnos a seguir trabajando para ofrecerle más y mejores piezas convirtiéndose en suscriptor voluntario de Disidentia haciendo clic en este banner:

18 COMENTARIOS

  1. No sé qué me parece más interesante, si el artículo, en sí, o los comentarios a posteriori. Magnífico blog. Gracias por compartir.

    • Todavía mejor el gobierno “igualitario” con 12 mujeres y 6 hombres. Y lo dice la misma izquierda que pone el grito en el cielo porque haya un 60% de profesores universitarias frente a 40% de profesoras. Si conocen un mejor ejemplo de doblepensar orwelliano díganmelo por favor, porque no tengo ni idea. Y en los comentarios de periódicos que he leído, la masa hipnotizada como siempre ignora y calla, e incluso en periódicos de “derechas” se les cae la baba y ya han picado al primer anzuelo populista que les lanzan.

      • Corrijo el error ortográfico “60 % de profesores universitarios”, obviamente. Me falla por haber copiado y pegado y cambiar luego la palabra

  2. El caso que siempre la emoción se anticipa a la razón. Esa es la forma en que nos desenvolvemos los seres humanos, así es nuestra biología, muy a pesar de los delirios racionalistas de Descartes.
    El problema de esta época oscura que brillan mucho las múltiples pantallas que enseñan a la gente a no conocerse a sí misma sino a adquirir razones como baratijas, razones capadas que son baratitas y son cómodas y hasta sirven para vestirse y acudir a manifestaciones…

  3. Lo peor de todo es ver como el centro derecha tanto políticamente como socialmente se ha rendido ante el colectivismo socialista por las prebendas de un Estado del Bienestar que siempre ha sido pan para hoy y mucha hambre para mañana.

    El problema principal de la sociedad española es su ignorancia ideológica y económica, muchos imbécil realmente creen que redistribuyendo lo ajeno la sociedad será más próspera, cuando en realidad sucede lo contrario y por ello es que todos los Estado del Bienestar están en plena decadencia y ya ni la política monetaria ultra expansiva los salva, más bien nos hunde cada vez más en el clientelismo, la burocracia y la corrupción.

  4. Nos están llevando a un estadio en el que además de anular nuestra libertad de pensamiento, terminaremos idealizando las cadenas que nos mantienen unidos al colectivo que más víctimas nos haga sentir.

  5. Sí, los judíos de Yatrib acogieron a Mahoma con los brazos abiertos. Bien que se arrepintieron después. De los tres clanes judíos, al mas débil le expulsó primero y dejó que vendieran sus propiedades inmobiliarias y se llevaran todo. Al siguiente, sólo le dejó llevarse los bienes muebles, y el mas fuerte, los Banu Qurais, se enfrentó con las armas a Mahoma y se refugió en la Alcazaba. Como ni Mahoma podía conquistarla, ni los judíos vencerle, acordaron una paz. Los judíos pidieron llevarse lo mismo que el anterior clan, y Mahoma que entregaran las armas. Entregadas las armas los hizo prisioneros, vendió a mujeres, niños y ancianos como esclavos, y a los hombres les reunió en la plaza, mando cavar una fosa y degolló y enterró a los novecientos y pico hombres desarmados.
    Moraleja: Cuidado con la caridad, que a veces es peligrosa. Saludos disidentes.

  6. La separación entre emoción y razón es falaz; en línea con los seres de luz de La Ilustración y su propio mito. No solamente porque forman parte de un mismo todo sino porque por objetivos son idénticas.
    Por exponerlo de una forma gráfica, “la razón” es una emoción de “las manos”, esas manos de los “hu-manos”.

    La emoción hace por ejemplo que se defienda la propiedad privada, se alinee con el “mainstream” o en contra. No es “la razón”, por la razón nadie guía su vida. Nadie vive acorde a una herramienta, sino que es la herramienta manual quien se usa en una vida, es decir la razón sirve a la emoción.

    El mito curioso de “la razón” (luz, Dios) usado en contraposición a la oscuridad (Edad Media, misticismo) es solamente eso puro mito. Las bases del “Renacimiento de los escapados de los otomanos” y posteriores Ilustrados son establecidos en la Edad Media. Todo ello, a pesar de que el comercio internacional trajo un “regalito“ llamado peste negra, que casi extermina la población europea. Asilvestró el continente y como es obvio llevó al misticismo entre la reciente frondosidad de Europa, simplemente por necesidad.

    De todas formas, enhorabuena, ha descubierto usted la moral. Y el rebautizado de “corrección política” solamente viene a explicitar que esa moral no corresponde “a los moradores” sino a las élites circulantes que mediante la razón están en el poder. Algo previsible en un sistema de dominación, como el actual. Y, todos aquellos que no apliquen la razón, esto es traten de navegar contracorriente, lo van a tener crudo.
    Es pues un sentimiento, lo que nos dice que eso es anti-ético (anti-personal), dado la razón no dice absolutamente nada sobre como tiene que vivirse una vida. Ni siendo un humano, ni siendo una cucaracha, ni siendo un camello o dromedario.

    La razón puede aplicarse para robar (eufemismo saquear), como hacían los inventores de “la pecunia” o justamente para montar un tinglado mental en el cual el robo esté institucionalizado y se le llame propiedad privada. O propiedad pública, o comunal, … La razón vale para despeñar a los recién nacidos por un barranco porque no son aptos para el combate (Esparta), como para justamente lo contrario (razonar que si no valen para el combate valdrán para otra cosa),…., La razón sirve para despreciar a los pobres, por perdedores e incapaces, vagos, como justamente para lo contrario.
    La razón sirve para matar (armas), sirve para sanar (el hombre de las hierbas, el médico), curar (el cura), ignorar, adorar, amar, fornicar, alimentar, ahogar, asfixiar, reanimar,…., dialogar.

    Los constructores de pirámides, en el desprecio o adoración a su Dios pueden construir una monumental historia de piedra. Destruirla y reconstruirla, todo en cada momento, bajo los mejores designios de la razón. Cuya representación máxima es la técnica y la ciencia que erige esas moles descomunales.

    Lo subyacente asimila razón y verdad. Y sinceramente, después de varios milenios indagando sobre ello, no creo unos iluminados nos expongan ¿qué es? y no es la verdad en unas décadas de “revolución”. Sean quienes sean,…

    • La razón (3 dimensiones) y la emoción, en su grado mas alto ( 4 dimensiones) son complementarias y se apoyan la una en la otra, ascendiendo juntas en la escala de Jacob del conocimiento. En el siglo de la ilustracción se dió preferencia a una porque la otra de había quedado algo estancada. Los del Gran oriente ahora se han estancado en la otra y como manejan los presupuestos pues hay menos libertad que cuando Franco que a loúnico que aspiraba es a tener orden para que cada uno pudiera hacer de su capa un sayo.

  7. No es la primera vez que suceden estas cosas en las sociedades, es más, yo me atrevería de decir que han sucedido siempre. No hay duda que cuando en la sociedad la vulgaridad determina la política la decadencia de esa sociedad está asegurada, el sometimiento de los más débiles también. Estamos viviendo una época muy interesante, y lo que no puede hacer el hombre capaz es bajar a esa arena vulgar.
    Yo soy macho, masculino y machista, lo de machista me lo estoy quitando poco a poco, pero me cuesta, no soy perfecto aunque hay cosas peores, podía ser macho, maricón, violento y frustrado, pero solo soy machista por suerte. Y en eso ando, a ver si me hago un hombre como Dios manda, todavía me queda vida por delante, y a lo mejor me da tiempo a conseguirlo, y enamorarme románticamente.
    Decía Santa Teresa a Carmen Calvo que si el demonio pudiera amar, dejaría de ser malvado.

    • jajajajaja Henry.

      Hay demonios que sólo llevan la máscara, otros llevan todo el día la sonrisa en la cara y te clavan la espada sin darte cuenta.

      Aléjate del río manso que el bravo ya lo ves venir y jamás de los jamases el hombre capaz debe mancharse en arenas vulgares. El sabio, lo que quiere lo busca en si mismo, el hombre vulgar, lo busca en los demás.

      Como siempre un placer sus comentarios, positivos y prácticos.

  8. Buen artículo Sr Blanco, pero no creo que sea un problema sólo de la época que estamos viviendo.
    A lo largo de la Historia el pensamiento contrario al régimen dominante siempre fue perseguido, Heráclito decía que las masas eran sordas a la verdad , no se fijan en aquello con que se encuentra, ni lo nota cuando se le llama la atención sobre ello, aunque se imagine hacerlo.
    Cuanta gente fue torturada, asesinada, perseguida por tener pensamientos “revolucionarios” desde Sócrates, Jesús de Nazaret, Hypatía, incluso Teresa de Jesús los conflictos que tuvo por sus ideas con la propia Iglesia, o Darwin, Lincoln, Luter King…y que decir de Goya.

    Nunca serán las masas quien logren cambiar el mundo, tal vez pongan en el poder al cabecilla de turno, pero los grandes cambios sociales, pocas veces llegan desde el poder dominante, más bien de pequeños espacios y de mentes individuales, mentes que no buscan poner un pensamiento de moda, son mentes privilegiadas con pensamientos profundos totalmente contrarios al pensamiento en masa. Siempre ha sido así y lo seguirá siendo, ellos tal vez desaparezcan o incluso tengan una existencia difícil pero sus ideas permanecen y son las que logran que la humanidad a lo largo de la Historia mejore su existencia. El pensamiento jamás puede ser una moda, sería demasiado superficial, un mero diseño, el libre pensamiento es formación, esfuerzo, estudio, meditación, individualidad y sobre todo coraje para llevar lo aprendido a la práctica. Esa es la gente libre, el resto son mentes que siguen modas, ¿dónde va Vicente?, pues donde va la gente.

    • Acabáramos!!! Heráclito el Oscuro!!!!

      Pordió pordió

      Por lo demás….cada vezs que leo a Blanco es como estar escuchando a Jordan Peterson….al cual no ha citado NI UNA PUTA VEZ…. Querido Blanco ese hombre se merece una reseña una lectura y una escucha por parte de todos los colaboradores de Disidentia, hombre ya!!!

  9. En las dictaduras marxistas (fascistas o comunistas) e islámicas, no pueden permitir que el pueblo se desarrolle y mejore, porque cuando esto pasa los ciudadanos piden tener derecho a decidir en politica para mejorar sus vidas, lo que en sí mismo es la democracia.
    El sistema de bienestar social que disfrutamos en occidente es fruto del ideario marxista, que tan buenos frutos ha dado con los gobiernos capitalistas; pero cuando trata de gobernar por todos los medios, solo puede hacerlo por medios totalitarios y dictatoriales; y eso es la corrección politica, el brazo armado de la dictadura marxista para someter al pueblo y que no pida democracia.
    Yo creo que tanto el marxismo como el islamismo fué un invento legendario de las élites de banqueros y comerciantes judíos, una manera de someter y adocilar al pueblo para que pudieran hacer negocio tranquilamente.
    Leí que los banqueros judíos Rothschild financiaron a Marx para que escribiera El Capital (al que los comunistas santifican como los musulmanes al Corán del Islam, aún siendo muy difíciles de interpretar, para marear me imagino y favorecer que se crean bandos enfrentados; si se enfrentan entre ellos dejarán a los demás algo más tranquilos) igual que a Lenin para que estableciera la dictadura comunista en Rusia tras no poder hacerlo en Europa central. Y los mercaderes judíos de Medina facilitaron la huida de Mahoma al que odiaba todo el mundo allí por meterse y criticar al resto de religiones.
    A mi me parece que son demasiadas casualidades.

  10. Este artículo presenta de forma clara y evidente el peligro que las técnicas de control social supone para la libertad.

    Estas técnicas de control social están siendo utilizadas con extraordinario éxito por la izquierda-progre. Todo lo que no es izquierda-progre no se atreve a cuestionarlas, pensando que no tiene nada que ganar y mucho que perder. El resultado es que las técnicas de control social van avanzando poco a poco, a la vez que reducen la libertad de la persona.

    Parece que el comunismo viendo que sus propuestas han fracasado estrepitosamente allá donde se han implementado (Rusia, Cuba, China, Corea del Norte, Venezuela,…), se ha transmutado. No se resigna a aceptar que sus propuestas, lejos de beneficiar a la persona y hacer próspera la sociedad, esclavizan la persona y empobrecen la sociedad. Donde se han intentado implementar en la práctica, han tenido que elevar grandes murallas y estrictos controles para evitar que las personas huyan.

    La izquierda-progre viendo que el control de los medios de producción no ha dado buenos resultados ha mutado hacia el control social. Control que se debe hacer poco a poco.

    Las primeras declaraciones de Iglesias nada más prosperar la moción de censura de Sanchez fueron: “El avance social debe volver a ser objetivo prioritario”. Lo que el líder podemita llama avance social no es más que un conjunto de acciones que previamente fueron introducidas en el catálogo de la “corrección política”.

    Repasemos acciones que ya han sido implantadas en política y que vienen con el patronazgo de la “corrección política”.

    1er avance social: La lengua. Con la excusa de que es una pena que las lenguas locales se pierdan, se implantan políticas linguísticas que exigen que millones de personas cambien su lengua habitual. El objetivo no es que esos millones vivan mas felices, y sean más libres. El objetivo es dividir a la sociedad, aprovechar el apoyo de una parte para alcanzar el poder y disfrutarlo.

    2do avance social: El aborto. Con la excusa de que los romanos consideraban al nasciturus no persona, la corrección política clasifica al feto como unas células no humanas a las que se puede dar matarile a voluntad. Que lo pensaran los romanos no debe extrañarnos, pero que se afirme hoy por políticos e intelectuales es un insulto a la ciencia, a la coherencia y a la verdad. Efectivamente, el cuerpo humano es un sistema complejo de células que pasan por etapas, una de las cuales es la embrionaria. Matar un embrión es matar una persona, diga lo que diga la “corrección politica”, políticos, leyes. Por tanto, quien provoca un aborto está matando un ser humano.
    Ocurre que la relatividad moral en la que habita la izquierda le permite dar matarile a millones de humanos embrionarios, a la vez que indignarse si el matarile al humano se produce en otra etapa de la vida.

    3er avance social: El dinero no es de nadie. La riqueza del país tiene que ser administrada por nosotros los políticos. La gente posee lo que nosotros los políticos le permitimos. Podemos poner los impuestos que queramos sin límite. Expropiados los ciudadanos de sus ahorros y sus activos, los utilizaremos para lo que a nosotros, los políticos, nos interese. Así hemos visto como Zapatero-PSOE se embarcó en una descerebrada política económica que nos llevo a la bancarrota, y Rajoy-PP lo resolvió con impuestos confiscatorios. Estabilizada la economía, el PSOE ha vuelto a arrancar el gobierno al PP, anunciando millones en nuevos impuestos a las grandes empresas y a los ricos. Sanchez-PSOE sigue engañando, esa gran empresa repercutirá la subida en los usuarios que serán los que al final sufrirán las ocurrencias del político

    4to avance social: Destruir a la familia. Las niñas podrán abortar sin conocimiento de los padres, las niñas tendrán gratis y sin conocimiento de los padres la píldora del día siguiente. Los padres no podrán educar a sus hijos según sus principios, impidiendoles que pongan límites a sus hijos. Si un hijo ‘no se quiere comer la sopa y se larga al parque a jugar’, los padres no disponen de mecanismos para evitarlo. Si recurrieran a darle ‘dos hostias’ se arriesga a varios años de cárcel.
    La familia ejemplar que presentan los medios es la que TVE nos presenta en su programa “Corazón, corazón”, lo cual es profundamente descorazonador

    5to avance social: Destruir la educación. Y sustituirla por una educación en la que el profesor es desposeido de toda autoridad. La historia estará controlada desde la ‘corrección política” por los políticos. Se enseñara que España es un instrumento de totalitarismo, poder y violencia para someter a las pobres naciones locales.

    6to avance social: Destruir la nación española: Sus símbolos, sus instituciones son demonizadas como representativas del totalitarismo, del ejercicio del poder que límita la libertad de los ciudadanos.

    7to avance social: Avance de discriminada mujer: Se pide paridad en todos los ámbitos de la sociedad, olvidando que esa imposición daña el principio de igualdad. Con esa política, millones de hombres son postergados y sus derechos violados. Observen lo ‘correcto del gobierno de Sanchez”, se accede a su gobierno por ser mujer no por ser el mejor y más capacitado para el puesto. Quiere repetir la experiencia de Zapatero con Pajín y Aído, ejemplos de extraordinaria capacidad.
    Citar aquí , que los telediarios están controlados por feminazis que retuercen todas las noticias para sacarle la punta feminista.

    8to avance social: eliminar la influencia de la religión: Siempre que esa religión sea la católica, no así si es islamista. Aquí la izquierda-progre quiere echar un pulso a la religión, estableciendo un nuevo catecismo progre que anule la influencia que el cristianismo ha tenido en el homre y en la sociedad en los últimos 2000 años. La izquierda-progre se siente cualificada para desde su relativismo definir lo que es bueno, virtuoso o conveniente. A la vez que ataca y denigra a los principios cristianos. Principios cristianos que orientan a muchas personas y nos dan fuerza para seguir viviendo.

    Hay muchos mas ejemplos de intentos de control social.

    Los avances sociales anteriores están detrás de un intento de control social, que permita a una casta acceder y ejercer el poder. Esta casta es la casta de la izquierda-progre.

    No existe en el panorama político nada que se oponga a esos “avances sociales”. Avances que implican una reducción de la libertad individual, y el sometimiento de la persona a lo político. Es necesario y urgente que las personas que no tragamos con esas imposiciones nos organicemos, creemos una sociedad fuerte que nos proteja de los daños que esas imposiciones producen. Necesitamos un partido político que canalice esas necesidades, que en todos los foros levante la bandera de la libertad de la persona, y haga frente sin complejos a las manipulaciones sociales de la izquierda-progre.

    En mi opinión Disidentia está en la vanguardia de este movimiento social, de ahí su importancia.

  11. Siempre ha habido una élite que era el lider de opinión de lo que había que pensar y hacer y el pueblo la sigue porque depende de ellos en salarios o prebendas. Con Franco eran ideas autóctonas y de buen resultado como se vió en los 70s. Ahora se siguen directrices de los masones de Bruxelas o la Onu con sus principios de yogiakarta trasladados por nuestros políticos, artistas, periodistas, actores … con el resultado que todos estamos padeciendo menos una minoría cada vez mas reducida agazapada.

  12. La sociedad del tardo franquismo era una sociedad mas abierta.
    El control de los medios hacia el individuo ha criado personas dependientes.
    Los medios son, en España, el brazo adoctrinador de la politica.

Comments are closed.