Pedro Sánchez ha ganado las elecciones. Las ha ganado porque su partido, el PSOE, ha obtenido más votos y más escaños que ningún otro partido, y porque su bloque, el de la izquierda y los nacionalistas, puede formar gobierno sin mayor problema. Suma mayoría con Podemos y ERC. Pero ERC no tiene ningún incentivo para pactar, si no es cumpliendo su propio programa de máximos, que pasa por el referéndum con el “sí” en bandeja, y arrasando todos los obstáculos al mismo, lo que supone volar por los aires el sistema judicial. Además, ha tenido un resonante éxito electoral. ¿Quiere decir que ese pacto no se va a producir? Creo que no, aunque el programa máximo de ERC es también el de Podemos.

Pero no necesita pactar con los nacionalistas catalanes, pues Sánchez e Iglesias suman también con el PNV. El PNV es la prueba de que el sistema funciona como un reloj: Su apoyo, necesario para formar mayorías, supone regar a los ciudadanos vascos de millones de euros, y los electores han respondido otorgándole a los herederos de Sabino Arana un sexto escaño, y dejando fuera a Ciudadanos y Partido Popular. La lógica del voto por dinero entre PNV y Gobierno y de dinero por voto entre PNV y sus votantes se impone sin posible apelación.

Y aún podría pactar con Ciudadanos. Pero Rivera no puede pactar con Sánchez antes de las elecciones europeas, regionales y locales, sin caer ante una gran contradicción con lo que había dicho a sus votantes. A Sánchez no le mueve nadie del PSOE, por lo que Rivera no le puede exigir al partido que cambie de líder. Pero Albert Rivera es el segundo gran ganador de estas elecciones. Ciudadanos está a 220.000 votos y 3,9 puntos porcentuales de voto del Partido Popular de Pablo Casado, y es la alternativa a liderar el centro derecha. Ciudadanos se ha pegado un tiro en el pie al decir de antemano que nunca pactaría con el PSOE y, sobre todo, al proponer una alternativa liberal, y no una de izquierdas. Porque su función política pasa por substituir al PSOE como una izquierda nacional, no al PP como alternativa en el centro derecha.

El gran perdedor es Pablo Casado. Su partido ha obtenido 3.640.000 votos menos que en las pasadas elecciones, y menos de la mitad de los votos que obtuvo en 2011. Si perder siete millones de votos en ocho años no es un fracaso político, yo ya no entiendo nada

Y los grandes perdedores son los dos partidos más a la derecha. Vox ha entrado con fuerza en el Parlamento nacional, y es difícil decir de ese partido que haya perdido, pero en más de un sentido lo ha hecho. Tiene un discurso claro y concita el apoyo del 10 por ciento de la sociedad española. Pero está a años luz de suponer una alternativa a PP o Ciudadanos, y su única función política es la de ser el Pepito Grillo de la derecha española. Será el depositario del voto de la derecha cuando el PP se acobarde, pero no ha recogido voto de la izquierda o apolítico como para sumar a la derecha. Y si no suma, electoralmente resta. Es más, donde suma es en la izquierda, a la que ha contribuido a movilizar.

La combinación entre ley D’Hont y las circunscripciones pequeñas ha sido letal. El PSOE recibe el apoyo del 28,7 por ciento del voto y PP más Vox, 27 por ciento. La diferencia de 1,7 puntos porcentuales de voto se sustancia en una diferencia de 33 escaños (90 frente a 123). La izquierda está también dividida, pero la suma de PSOE y Podemos alcanza los 10,35 millones de votos y obtiene 164 escaños, y PP más Ciudadanos y Vox, 10,88 millones de votos y 148 escaños.

Pero el gran perdedor es Pablo Casado. No toda la causa del resultado de su partido es suya, quizás sólo una parte pequeña, pero él es el líder del partido y por tanto la responsabilidad es enteramente suya. Su partido ha obtenido 3.640.000 votos menos que en las pasadas elecciones, y menos de la mitad de los votos que obtuvo en 2011 (4,3 millones frente a 10,8 millones de votos). Si perder siete millones de votos en ocho años no es un fracaso político, yo ya no entiendo nada.

Pero es que ni los buenos resultados de Ciudadanos pueden ocultar el enorme fracaso del centro derecha en España. Si a los votos de Partido Popular sumamos los que obtuvo en 2011 el antecesor de Ciudadanos, UPyD, el voto anti revolucionario sumó casi exactamente 12 millones de votos. Este domingo, ya lo hemos dicho, los tres partidos nacionales a la derecha del PSOE no han llegado a los 11 millones de votos. Y eso que en 2011 hubo 24,67 millones de votos, mientras que este domingo han votado 26 millones nacionales.

Un dato histórico de participación ha servido una mayoría clara, aunque difícil de instrumentar por la división electoral, de la izquierda en España. No diremos izquierda española, para que no se sientan ofendidos. Y todo el discurso plañidero de la derecha española, esta sí, sobre la preeminencia de la izquierda en los medios de comunicación, no podrá desmentir que los españoles han votado a Pedro Sánchez y a Podemos estando perfectamente informados de lo que son capaces de hacer. Han votado una mayoría de izquierdas y nacionalista, en pleno proceso secesionista, a sabiendas de lo que ello supone.

¿Qué cabe esperar? Una dulce y tranquila revolución, auto infligida por la sociedad española. El PSOE, ha radicalizado su mensaje a la izquierda, y Podemos, impondrán un modelo económico rajoyano en la fiscalidad, pródigo en dádivas a grupos especiales, y feroz contra el funcionamiento de los precios. Cuando se ahonde la crisis económica, que ya se atisba, Sánchez señalará a algún enemigo exterior y Podemos a la Europa que pide recortes y a la derecha, que habrá lanzado una “guerra económica” contra el gobierno.

Veremos un ataque sistemático al sistema judicial español, que lenta y pesadamente avanza en el juicio contra los independentistas. El proceso separatista pone en bandeja a Podemos su gran objetivo, que no es que se rompa España, sino abrir un proceso constituyente liderado, como en 1931, por la izquierda y los nacionalistas en nuestro país. Lo han dicho. Y han recuperado su mensaje original, el que lanzaban cuando entraron de golpe en la política española, que quien va a pilotar el cambio no es la arquitectura institucional de la Constitución, sino la celebración de referéndums, en Cataluña y en el conjunto de España. Y cada paso que den en ese sentido exacerbará la respuesta de la derecha, y utilizarán esas respuestas como prueba de que no es democrática. Y los medios sancionarán ese cambio.

Con todo, creo en la fortaleza de las instituciones españolas, y tengo un hálito de esperanza en que, a pesar de todo, a los españoles les gusta ser españoles, y no renuncian a ello. Pero eso está por ver.

27 COMENTARIOS

  1. En teoría vivimos en un mundo en el que es fácil acceder a información sobre temas que nos afectan. En la práctica es muy difícil que la mayoría de la gente tenga un mínimo de sabiduría a la hora de ir a votar, más bien parece que basta con generalizar el comportamiento abyecto, llamarlo empoderamiento, y perpetuar a los peores de todos los partidos en el poder. Pero basta ver lo que hace el PP a los pocos días de haber perdido tanto respaldo para advertir que su abyección, si se mezcla con tantra estupidez, lo lleva a la desaparicón, lo cual será una excelente noticia. De momento, Vox se libra de esos vicios y puede aprovechar la situación de aquí a las municipales. A ver.

  2. Ha ganado el inmovilismo. Un mundo político en quiebra técnica, en permanente necesidad de transfusiones de deuda, e institucionalmente quebrado Pero aquí no pasa nada. Más otras quiebras en los órdenes de la cultura y del querer ser como pueblo en la historia. Pero aquí no pasa nada. Puro continuismo es la receta de la mayoría de los partidos; los mismos mitos ya quebrados y agotados. Y otros como Vox con una reacción si se quiere inmeditada, intuitiva, pero sin profundidad. Pero algo es algo. Por lo menos un atisbo de reacción ante el inmovilismo mortecino y resignado. Pero el pueblo embrutecido por una cultura corruptora y decadente promocionada desde el poder, a lo único que aspira es a seguir apurando las últimas copas, a disfrutar del paraíso barato que parece prometerle la utopía de la cosmópolis europea. Lo propio del vencido, del derrotado que ya nada quiere ser.

    Quizás hay que darle la razón a aquellos que hablaron y hablan de un pueblo tardígrado, que no reacciona y cuando lo hace es a destiempo y embistiendo como un carnero.

  3. El problema no es que haya ganado la “izquierda” (yo más bien diría que ha ganado la “progrería”), porque en España la izquierda es una anomalía respecto a otras izquierdas de otros países, aunque desgraciadamente en los últimos tiempo se observa que la epidemia de “progrerío” ha empezado a infectar a la izquierda de otros países. El problema es que ha ganado Pedro Sánchez, un señor sin escrúpulos que en estos meses pasados ha demostrado de lo que es capaz. Le importa un pimiento España, le importa un pepino el PSOE. Sánchez solo trabaja para Sánchez. Primero yo, después yo y para terminar, yo. Es un ególatra de libro. Va a dejar pequeño el cesarismo de Felipe González. Luego, lo peor de todo, sus aliados: PODEMOS, un partido absolutamente enloquecido y gobernado igualmente por otro aprendiz de tirano (aunque en los debates televisados dio una imagen de moderación, no interrumpía, aparentaba escuchar. Iglesia es muy hábil y sabe muy bien camuflarse). La progresía es un discurso falso, todo mentira, que solo quiere el poder para repartirse los cargos, dar carnets de demócrata e imponer su ingeniería social a los borregos (mientras que sus líderes no la siguen y se pegan la vida padre). Es como una religión del medievo, donde obispos y cardenales adoctrinan a sus parroquias, mientras ellos hacen justo lo contrario.

    De los NACIONALISTAS catalanes y vascos, nada nuevo, éstos van a lo suyo: lo que llevan haciendo desde hace cuarenta años, por no irnos más atrás. El resultado en Cataluña, el País Vasco y Navarra es muy elocuente: la gangrena está muy avanzada y quizás haya que preguntarse si el problema tiene solución: diálogo dicen mucho. Llevamos cuarenta años de diálogo y miren Vdes. donde estamos. Diálogo sí, pero para coger el toro por los cuernos: quedan pocas alternativas para buscar una solución (155 duro y largo, supresión del Concierto Vasco y Navarro o bien referéndum de independencia con todas sus consecuencias, estados separados y que cada uno se pague su fiesta, así como cortar de raíz las metástasis que se han escapado fuera del cáncer). Es duro decirlo, pero posiblemente en 20 años nos enfrentaremos a un problema mucho grave con las nuevas generaciones totalmente adoctrinadas en el independentismo y ya desaparecidos por muerte natural de aquellos catalanes y vascos que aún tienen vínculos emocionales con el resto de España. Con un 70% de independentistas la situación sería insostenible. Es penoso que haya que seguir pagando chantaje a estas regiones para que sus élites nos insulten, que no se aborden otros graves problemas nacionales y mantener una ficción de unidad nacional, desperdiciar mucho tiempo, energía y dinero en mantener esto, o quizás tener un país como menos PIB nominal, algo más pequeño, pero mucho más cohesionado internamente. Cataluña, el País Vasco son una hemorragia donde España pierde mucho y gana poco, pero no se quiere aplicar el tratamiento (sea el que sea). Y mucho cuidado porque el cáncer ya se ha implantado en Navarra y Baleares y va camino de ello en Galicia y en el Antic Regne de València. Ya sé que esto es anatema, pero los británicos lo han hecho y es gente mucho más pragmática. Hay que poner a los independentistas frente al abismo del “se acabó el juego, chavales: susto (155 duro) o muerte (referendum y saltar al vacío)”.

    Por otro lado, hay quien dice que Rivera debe pactar con Sánchez para salvar España. Si Rivera hace eso, CIUDADANOS estará políticamente muerto en cero coma… El PSOE siempre da el abrazo del oso. Es lo que le ha pasado a PODEMOS que ha bajado espectacularmente al seguir la estrategia de Pedro Sánchez “Todos con el PSOE, la casa común de la izquierda, que viene la derechona y la ultraderecha”. Es lo mismo que le pasó a IU y en el antiguo reino de Tartessos al PARTIDO ANDALUCISTA, ambos hoy de facto, desaparecidos.

    El PP es normal lo que le ha pasado. Casado no ha tenido tiempo de hacer limpia. Las elecciones le han pillado con el pie cambiado. Y la salida de Rajoy fue patética, indigna, cobarde y miserable. Eso pasa factura, al igual que la corrupción (que parece que al PSOE no le afecta, porque como la izquierda es una religión, a los dioses se les perdona todo).

    VOX fue sobreestimado, pero especialmente fue la campaña en contra de los medios (en España dominados por la progresía) lo que ha servido para movilizar a la “izquierda” con el mensaje del miedo. No obstante, este partido ha obtenido un éxito apabullante: de cuatro que cabían en un taxi a dos millones y medio de votos. Lo he dicho en otros “posts”, VOX debe cambiar su discurso para ser un partido transversal. En mi opinión, debe abandonar sus excesos neoliberales, dejar de lado sus propuestas más radicales de “estado mínimo”, que lo convierten en una especie de “Tea party” en versión cañí. Tiene que ser liberal en lo económico, pero no padecer una fiebre privatizadora “ad delirium” que le quita muchos apoyos. Debe respojarse de bastante caspa, del folklorismo. No hacer de los toros, la caza y la semana santa su bandera en los discursos. Eso esta muy bien y puedo estar de acuerdo, pero no deja de ser una anécdota. Debe ir a fondo en el tema territorial ¿Cuál su modelo? ¿Suprimir las autonomías? ¿Volver al modelo centralista: solo Madrid opina y los demás a callar? ¿Y luego qué? Si tienen tanta estima al modelo norteamericano, deberían mirarse mucho más en el sistema federal de USA y que vean allí como funciona el poder de los estados, de los condados y de los municipios (que hasta eligen al sheriff, al juez y al jefe de policia). Eso si: la Unión es sagrada. Lo mismo a la economía: bajar impuestos sí, pero a costa de descapitalizar totalmente el Estado es un disparate. Ha sacado dos millones y medio de votos porque hay gente que le importa España y se ha alistado bajo la bandera, pero creo que no se han leído su programa completo.

    En España hace falta un partido serio, de ámbito nacional, con visión de estado, que reflexione profundamente sobre las reformas necesarias en el país (ley electoral, justicia, territorialidad, instituciones) y las aplique. Honrado, con gente preparada, que ya tenga la vida resuelta fuera de la política, moderado pero con decisión. Que sea liberal en lo económico (pero con un estado regulador, no confiscatorio ni desaparecido), que asuma ciertos “derechos sociales”, que a fin de cuentas solo afectan a una minoría de personas y no esté todo el día dando la matraca con esos temas (y que funcione con el principio de igualdad ante la ley de todos “y todas”). Un partido que se tome en serio el tema de la inmigración ilegal y del invierno demográfico. Que asuma plenamente la laicidad del Estado (sin tonterías de bautizos civiles y tal), pero que sepa cual es nuestro marco cultural con respeto. Un partido que se preocupe por mantener el estado del bienestar esencial (seguridad ciudadana, educación, pensiones y sanidad), pero que quite grasa, mamandurrias y burocracia. Que haga de España un país mejor, con convivencia, que no quiera cambiar el pasado y buscar venganza de cosas que pasaron hace 80 años. Un país respetado a nivel internacional, no este guirigay que tenemos hoy día. Soy pesimista: ese partido ni está ni se le espera. Si existe, pueden caber en un taxi. Además, dudo mucho que los españoles le presten la más mínima atención y hay muchos intereses en este país para que no se arregle nada (veáse lo que pasó con UPyD). Ojalá me equivoque.

    Perdón por la longitud. Pero hoy tengo ganas de escribir y me duele España.

    • De perdón nada Argantonio, su comentario me ha parecido excelente pero ese partido que le gustaría que existiese, ni está ni se le espera, pero la inmensa mayoría de la ciudadanía no está interesada en su existencia.

      Triste pero es lo que hay, pocas esperanzas tengo de cambios en la sociedad española, más bien si aparecen serán cada vez más para destruir a España. Hay que ser conscientes que si Sánchez ha ganado con el pacto que tenía es porque a esos millones de personas que le han votado le importa un pimiento el devenir de España y está de acuerdo con repetir ese pacto.

      Pero fin tampoco enfrente existe algo que merezca mucho la pena. Veremos que pasa en los próximos años pero sí estoy de acuerdo que en 20, incluso le diría que menos ,las próximas generaciones tendrán metido entre ceja y ceja el hecho diferencial. En Galicia ya lo tienen, que no se haga ruido, bueno, tal vez va en el carácter del gallego, aquí no existe un nacionalismo chillón como el catalán o el vasco, pero el galleguismo le aseguro que está en el 99% de la población y de momento, es un galleguismo integrador pero ya hay muchas voces diciendo que no nos toquen mucho las narices que el muro en Castilla lo pagamos nosotros y adiós muy buenas. Eso, que es frase de tabernas y se dice entre risas y risas cada vez se toma más en serio.

      Compleja la situación

    • También quería destacar y elogiar su reflexión postelectoral, Argantonio. Aunque mi posición sobre su último párrafo es un poco más optimisma. Creo que ese partido ya existe, lo que ocurre es que los cambios verdaderamente importantes que consiguen cambiar las cosas, los gobiernos y corregir los problemas de fondo son más serpenteantes y lentos de lo que nos gustarían. Las circunstancias sociales y políticas, junto con los actores que las protagonizan, evolucionan y no son las mismas. De manera que, las soluciones o fórmulas que se proponen deberían encajar en esos nuevos contextos para que puedan ser aceptadas por una amplia mayoría social y sobre todo para que funcionen.

      Fíjese desde aquel punto de inflexión en la política española, desde el 15M hasta la actualidad. Podemos, un partido de extrema izquierda que aboga por un modelo económico insostenible, al tiempo que se alía y defiende los intereses nacionalistas regionales en detrimento de los intereses del conjunto de la nación. Mientras tanto, Ciudadanos que venía de combatir duramente el nacionalismo en Cataluña da el salto a la política nacional, pero sin tanto subidón ni éxito inicial como el de los morados.

      Y ante esta realidad, el buque bipartidista que ostenta el poder, en todo este tiempo, ha tratado de utilizarlos a su antojo para coneguir sus fines de permanencia en ese poder que se alternan, cuando en su trayectoria, son sus responsables políticos los que han alimentado ese monstruo del nacionalismo. La llegada del tercer actor político que, en principio, parece positivo para dar la batalla cultural e ideológica y poner temas de debate sobre la mesa, eligen esas formas matoniles y esa expresión histriónica de permanente cabreo, pero sobre todo eligen dar un avace de sus propuestas o pinceladas en la campaña, en esa mezcla de neoliberalismo en lo económico y neoconservadurismo nacional-catoliscista en lo social, con difícil encaje en el actual contexto político-social, pues le sitúan en el margen extremo de la derecha, al igual que otros partidos homólogos europeos que se congratulan con de esa entrada triunfal con 24 escaños en el congreso.

      En estas elecciones el nacionalismo vasco y catalán se han blindado en sus respectivos feudos, expulsando o dejando en minoría a partidos que pretenden hacer cumplir la ley a todos por igual y que se eliminen esos privilegios largamente mantenidos en la historia de nuestra democracia y que lógicamente ya estaban antes de que llegara el fenómeno VOX, sin necesidad de abrirse paso dando patadas en las puertas y puñetazos en la mesa, que lo único que ha conseguido, además de lo que ya se ha constadado en las urnas, es asustar a la peña, dejarla blindada en sus posiciones y desvirtuar el contenido de las buenas propuestas que puedan llevar en su programa.

      Como bien apunta, Argoantonio, “Hay que poner a los independentistas frente al abismo del “se acabó el juego, chavales: susto (155 duro) o muerte (referendum y saltar al vacío)”. Y a tenor de los resultados, lo que no se puede seguir es cediendo a ese chantaje nacionalista como hasta, que los ciudadanos españoles que defienden los intereses del conjunto de la nación no puedan expresar libremente sus ideas en esos lugares de España sin ser insultados y machacados sin piedad. Y lo menos entendible es que desde el Estado, el partido de gobirno y sus aliados sean cómplices de ese despropósito. Si quieren dar ese salto al vacío que lo den, pero que se paguen la fiesta ellos.

      Sánchez es un hombre de suerte, no hay duda. Hasta ahora ha salido indeme de sus aventuras políticas, pero va a necesitar Dios y ayuda para ser investido presidente, gobernar y lidiar con todos los toros que le van a salir a cada paso. Y quizás lo que ahora parece una bendición, un éxito o una suerte extraordinaria para el sanchismo, dentro de un mes, después de las municipales, autonómicas y europeas, lo sea bastante menos y se evidencie el apoyo real y menguado a su gobierno.

  4. El verdadero problema es que los votantes no son conscientes que han destruido su nación y por supuesto cualquier posibilidad.de vida digna dentro del territorio nacional.

    Solo falta la traición mil veces anunciada de Rivera y la reforma constitucional que ahora mismo se puede hacer según la constitución.

    Terrible lo que han hecho los votantes del PSOE pero peor aún los de Ciudadanos, y no porque no estuvieran advertidos.

  5. Decir que uno de los grandes perdedores de la noche es VOX cuando es precisamente uno de los triunfadores es querer convertir los deseos enl realidad. Que se hayan generado unas expectativas desmesuradas al calor de uan campaña muy polarizada no debe impedir un análisis serio y sesudo. Hace medio año, ¡en octubre! un partido que se postulaba como patriota que declaró la guerra a la hegemonía cultural de la izquierda, que atacó los pilares ideológicos del sistema, tales como la ideología de género, el aborto como derecho, el multiculturalismo,el globalismo, la sumisión ciega e incondicionada a Bruselas, que cuestionó el muy consolidado estado caciquil autonómico, que propuso una recuperación de los valores culturales nacionales, le daban un escaño y gracias. Seis meses después sin medios, sin dinero, con todos los medios de comunicación en contra 8incluos alguno que parecía que le apoyaba), difamado, acosado, sin estructura de partido…va y consigue entrar en dos parlamentos autonómicos y obtiene más de 2,5 millones de votos y 24 diputados, con un 10 % consolidado en las tres elecciones (En Andalucía si no el porcentaje por la mayor participación ha aumentado en 200.000 el número de votos respecto de los obtenidos hace cuatro meses) Pues menudo fracaso…..de 46.000 a 2,5 millones en 3 años.

    • Totalmente de acuerdo Brigante, el problema es que alrededor de VOX empezaron a crearse unas falsas expectativas, incluso creo que aposta para movilizar al electorado de izquierda, se llegó a hablar de una barbaridad de escaños, cuando sinceramente eso era algo no sé imposible pero francamente muy difícil.
      24 escaños partiendo de cero a mi me parece una barbaridad y yo que les he votado, si hoy hubiese de nuevo elecciones y sabiendo de antemano el resultado que se ha dado en las de ayer, yo votaría lo mismo.

      • Bueno, Emme, no hay duda de que los medios se encargaron de exagerar y rentabilizar las posibilidades de VOX arrasara en las urnas, pero es que, si no recuerdo mal, fueron ellos “la derechona fanfarrona” (como los llaman ahora en la izquierda) los que más inflaron el globo en sus declaraciones y en sus mítines, hasta la misma noche electoral cuando salió la encuesta de Sigma2 y les daba entre 38 y 40. Pasaron a insignificar la cifra y declararon que no esperaban menos de 60.
        Al más entusiasmado que recuerdo en la campaña es a Sánchez Dragó que fue uno de los artífices de esa inflación y sobrerepresentación en las urnas de VOX que nos iba a dejar sin aliento.
        Y si con 24 escaños, que no deja de ser un resultado espectacular, se vinieron arriba de la forma amenazante en la que lo hicieron, con esa sobredosis habitual de testosterona subidita de decibelios, no quiero imaginar cómo hubieran reaccionado de haber tenido ese número de escaños por el que apostaba Dragó.

        • Cuando uno está en campaña electoral no es conveniente decir “bueno nos conformamos con cinco escaños si no es mucho pedir”. Tiene gracia cuando dice “se vinieron arriba de la forma amenazante en la que lo hicieron, con esa sobredosis habitual de testosterona subidita de decibelios,” En primer lugar no veo el tono amenazante por ningún lado, precisamente ellos son los amenazados, y en segundo lugar pasar en seis meses de la nada a ser una fuerza política relevante con representación en las instituciones y con claras y reales posibilidades de crecimiento, teniendo a todo el establisment en contra es para venirse arriba ¿no le parece?
          PD: lo de la testosterona subidita mejor no lo comento, me ha recordado lo del “trifálico”

          • Pues sí Brigante, el tono “amenazante” a mí me sonó a Darth Vader, por lo menos. Un discurso verdoso y lleno de bilis.
            Y sobre su PD, qué le vamos a hacer! todavía debo tener un poco rojo el corazón.

        • Silvia, que bueno, perdone que me ría jajaja, Vox es ahora el Imperio Galáctico, supongo que Darth Vader será Ortega, y el malvado emperador Abascal. Pero para seguir con la película, me atrevería a apostar que para usted la princesa Leia sería Inés Arrimada y el joven Luke por supuesto el ínclito Rivera…y ¿quién puede ser Obi Wan Kenobi? ¡Macron! ¿y los ewoks?
          Claro que con estos análisis se entienden muchas cosas en la política española.
          Por cierto ¿podría ponerme algún ejemplo de discurso lleno de bilis?

          • pues no había pensado en los papeles de la princesa Leia ni del joven Luke, pero ya que los menciona, si es difícil imaginar a Arrimadas y a Rivera en esa ficción que Podemos se encargó de personalizar y explotar en sus inicios, más ridículo resulta imaginar a Rocío monasterio o a Cayetana Álvarez de Toledo en el papel de Leia y a Casado o Abascal en el papel de Luke. En fin, lo dejo a gusto del consumidor.
            Sobre el discurso bilioso e hiperbólico de Ortega Smith puede verlo de nuevo en you tube. Desde luego que hay muchas formas de de proclamar que se ha perdido una batalla pero que no se ha perdido la guerra y cada cual opta por el estilo y el tono que cree más conveniente. Pero como usted dice, con esos “anáilis” postelectorales o gritos de guerra, se entienden muchos miedos, desencuentros, fobias y polarizaciones en la política española.
            De todos modos, debo confesarle que me suscitan más simpatía y confianza Abascal y los de VOX que Iglesias y los de Podemos. Sin duda, y al margen de las formas y de algunas cuestiones programáticas que no comparto, me parecen más auténticos en su razón de ser y en su esencia.

  6. Uy, uy, uy…qué mal perder, señor Rodríguez. Ni su magnífico Casado, ni su heroico país guerrero eran tan reales. Abran las ventanas y ventilen. No se encapsulen aún más augurando ciclos económicos letales que todos llevan anunciando antes de la llegada de los rojos. Ustedes que gustan de ser defensores de la santa economía de mercado pecan demasiado generalmente de relacionar los ciclos de esta únicamente (yo diría, intencionadamente) con los gobiernos de los que no gustan. Olvidan burbujas promovidas por gobiernos hermanos, crisis de mercados financieros y sólo ven al malvado Soros en sus pesadillas. En cualquier caso, no han de preocuparse mucho, Sánchez, no es un revolucionario, aunque quizá calificándolo así puedan ustedes seguir de espaldas al mundo publicando a modo de disidentes.

    • No creo que sea mal perder es puro realismo. Hay niños que rompen juguetes, hay políticos que rompen naciones y luego las inventan a su manera, esos inventos siempre terminan en miseria y en guerra. Siempre ha sido así. La ignorancia es muy atrevida, el ansia de poder sin dignidad siempre es mortal.

      • “el ansia de poder sin dignidad siempre es mortal”

        Pues sí pero son los toros que vamos a tener que lidiar los próximos años, aunque si le soy sincera, casi voy a protegerme y verlos desde la distancia e intentar que sus cornadas me afecten bien poco. Qué se apañen los votados y los votantes.

        Saludos Henry

      • Realismo, poco. No se pueden escribir los artículos anteriores a éste tan confiadamente y juzgar de realista a la persona que los subscribió.
        A mi entender, su disidencia no es tanta. Un círculo de intelectuales muy reaccionarios.
        Tener a Vox por un partido de ideas constitucionalistas es, necesariamente, un extremismo, sin necesidad de citar el multiculturalismo, el buenismo y el pensamiento único zurdo. El gregarismo victimista que les reúne no es realista. Su enorme cultura me incita a pensar en tristes grandes pensadores como Heidegger, por la derecha, o Garaudy, a la izquierda, que sucumbieron al negacionismo más miope.
        Es una pena que el humanismo les sea ajeno. Siendo una gran parte de ustedes creyentes cristianos confesos, además de penoso es ininteligible.
        Pero, bueno, los tiempos de crisis plantean siempre retos y a muchos les da por aplicar fórmulas obsoletas. Qué le vamos a hacer.¿ Acaso no arremetió violentamente nuestro más ilustre loco contra molinos, viendo gigantes donde no los había?
        A fuerza de patriotismo destrozaremos España. Parece que no queda otra.
        Aceptaremos el hijo partido como no hizo la madre ante Salomón.

        • Me puede decir una sola propuesta de VOX que sea inconstitucional.

          Las inmersión lingüística aceptada por todos los partidos es una realidad inconstitucional por mucho que la acepte el tribunal constitucional.
          La federalización de España no es que sea inconstitucional es que es Casus Belli, y ahí está hasta Rivera.
          VOX es el partido más constitucionalista del espectro político, todos los demás no es que pretendan reformar la Constitución es que estarían de acuerdo en reformar la nación desde la constitución. ¿Es consciente de la aberración política que esto supone?

          • Ilegalización de las organizaciones independentistas
            Desaparición del Estado autonómico
            Publicación de datos sobre nacionalidad y origen en estadísticas de delitos

            Entre otras perlas…
            Por lo demás, yo les propongo algún tipo de insignia para que las fuerzas del orden sepan de un vistazo identificar a los maleantes, algo como una luna en cuarto decreciente y cosas de esas. También recuperar la gastronomía astrohúngara, con sus gulags y cosas de esas.
            Y reducir los políticos que no han hecho otra cosa en la vida…
            Henry Killer, si su nombre hace alguna referencia al otro, al de Trópico de Cáncer, de poco le han servido sus páginas.
            La libertad no se impone por mucho que contrariemos a Stalin con ello.
            El lenguaje, grotesco y militar, que utiliza el Partido en sus arengas que llama mítines, me da miedo.
            No son valientes. Decir barbaridades que hacen sonrojar no es quitarse el yugo de lo políticamente correcto, es sencillamente, decir barbaridades.
            No nos ha costado tanto llegar hasta donde hemos llegado, todos juntos, izquierda y derecha, y centro, y lo que usted quiera, pero hasta el siglo XXI, donde los problemas y dilemas son coetáneos, para que vengan unos integristas del pensamiento ha depurarnos. Sí, es verdad, nuestra época no permite grandes titulares de certezas ideológicas pero no podemos tirar por la borda todo lo aprendido hasta ahora. La socialdemocracia hace aguas, pero no por su buenismo, más bien por olvidar que fue un acuerdo necesario después de una de las experiencias más atroces que ha vivido la humanidad.
            No creo que haya pensador liberal, socialista o con lo que quiera ser adjetivado, que pensando, piense que de los errores pasados no se deba aprender.
            Al nacionalismo no se le vence con nacionalismo…quizá no se le pueda vencer, por lo que se ve.

          • Cucurruqui si estar a favor de acabar con el Estado autonómico le convierte a uno en inconstitucional, y eso debe ser algo malísimo, ser partidario de la forma de Estado republicana también lo será. Así que aparte de los malvados de vox, tenemos por ejemplo a Podemos e IU en el grupo de malvados inconstitucionales, en el que sin duda incluiremos a todos los nacionalistas y separatistas que se oponene a la “indisoluble unidad de la.Nación española”. Pero cuidado que se nos escapan otros, como el PSOE partidario de un estado federal, que no es lo mismo que autonómico…otros inconstitucionales, y habría que analizar si estar en contra de alguna disposición de la constitución conlleva pena de inconstitucionalidad, cuestión no baladí porque podríamos llegar a la conclusión de que la.propia constitución es inconstitucional y que no hay nadie constitucional en nuestra querida.piel de toro. Pero hay más querido amigo porque yo me barrunto que desconoce que la autonomía en España es voluntaria. El estado autonómico singular creación del genio político hispano se basa en la voluntariedad. Las regiones y las llamadas nacionalidades históricas (¿cuáles son? Misterio constitucional) pueden optar o no por ser autonomías y ejercer las competencias que quieran de una lista. Así que planteamos un supuesto: podría darse el caso que una región decidiese un día devolver sus competencias al estdo ¿sería posible? Que cosas verdad. Al final no se trata de ser o no constitucionalista, de lo que se trata es de respetar las leyes y vox las respeta.

        • “cuando los hombres finalmente se reúnan en la oscuridad, la mujer alguna vez iluminará el camino: por la revelación de las bellezas y los misterios que nos rodean. Hemos intentado ocultar a nuestra vista el útero de la noche, y ahora estamos hundidos en él. Hemos pretendido ser individuales, cuando nuestra condición es de dualidad, y ahora nos sentimos frustrados e incluso. Saldremos de las entrañas unidos, o no saldremos. Salida no en fraternidad hermanos, sino de hermanos y hermanas, como marido y mujer, como macho y hembra. Y si fracasamos, pereceremos y nos pudre iremos en las entrañas de la tierra y el tiempo pasará por nosotros continuo e inexorable”
          Henry Miller
          DEL ARTE Y EL FUTURO
          (De un domingo después de la guerra)

          Ahora dígame que tiene que ver esto con el discurso de la época y quién ha leído mejor a Henry Miller.

          Un saludo.
          Ninguna de las cosas que dice de VOX son inconstitucionales.

        • Es decir Cucurruqui para usted son perlas de VOX” Ilegalización de las organizaciones independentistas
          Desaparición del Estado autonómico
          Publicación de datos sobre nacionalidad y origen en estadísticas de delitos”

          A las dos primera ya le han contestado , pero a la tercera le hago yo el comentario, parece que usted no está de acuerdo con la publicación de datos sobre nacionalidad y origen en estadísticas de delitos, caray no se puede saber si delinquen más mejicanos que alemanes pero si se puede saber y penalizar de distinta manera si el asesino es un hombre en vez de una mujer y por supuesto diferentes penas para mismos delitos y que decir de las distintas ayudas si la víctima es mujer, Y por favor nada de estadísticas en número de niños muertos en manos de sus madres o ancianos, no, no. Eso silencio absoluto.

          Pura coherencia si señor

        • Desaparición del Estado autonómico.
          Ahora me entero que considerar al estado de las autonomias como uno de los grandes problemas es de extrema derecha.

          Las autonomias podrian sobre el papel haber funcionado bien pero en la practica su desarrollo ha sido incontrolado. Podemos decir que su crecimiento desordenado es como el cáncer que termina matando.

          A jmi no me interesan las autonomias porque:
          1. me han quitado el carnet de la seguridad social válido en toda España y me lo han cambiado por uno que solo vale en mi autonomia. A usted esto le parecerá una tonteria, pero yo que para ver a mis nietos tengo que visitar varias comunidades me da miedo. Me da miedo ir y que me pase algo, tengo serias dudas de que seria tratado adecuadamente en otra comunidad.
          2. Residiendo en una comunidad con dialecto propio pero teniendo el español como lengua materna, soy tratado como ciudadano de segunda. A usted le parecerá muy bien, pero a mi me ‘jode’ tener menos derechos que los demás.
          3. Residiendo en una comunidad infrafinanciada tengo que esperar mas de un año para una ecografía de corazón. Ecografía que los ciudadanos de las comunidades generosamente financiadas tienen al instante. Y como además está infrafinanciada me cargan más impuestos que en comunidades hermanas.
          4. Los carnets profesionales (electricista, fontanero,…) solo valen para tu comunidad. A usted le parecerá lo más normal. Pero lo cierto es que le estan creando barreras para el ejercicio de la profesión.

          Ustes en que mundo vive? o es que no ve y sufre esos problemas?

          • Quieren una Europa sin fronteras y se dedican a crear naciones con fronteras y barreras de todo pelaje y condición dentro de la misma nación.
            Pienso que han lavado el cerebro a los españoles y les han hecho masoquistas.

            Votan a quienes les coartan la libertad y los conducen a la miseria moral y económica.

            Y resulta que muchos de ellos son universitarios y pijo-podemitas.

            Tengo un joven familiar que votó con el brazo en cabestrillo por haberse lesionado en esquiando en Baqueira.
            Parece que a esta juventud le.cuesta distinguir entre deología y ética.
            Todos sabemos lque os.mas inteligentes se curan con el tiempo, pero hay otros que lo agravan con la edad.

            Que daño hizo mayo del 68 y Sartre.
            El marxismo cultural ya estaba inventado en los años veinte y estos jóvenes confunden el lavado de cerebro con la libertad.