En su libro Rules of contagion, Adam Kucharski explica varios fenómenos a los que se les puede aplicar los hallazgos de la epidemiología. Por supuesto, virus y bacterias, pero también los programas malignos informáticos, las redes sociales, la obesidad, el crimen… y la violencia callejera.

Es cierto que en la violencia hay un efecto de imitación. Cita al profesor John Pitts diciendo: “No puedes crear unos disturbios tú solo”. Para entender el fenómeno, recurre al fenómeno de umbral de la violencia. Hay radicales que recurrirán a ella aunque sean los únicos. Otros esperarán a ver un acto violento para sumarse, pero entonces ya no serán más de uno. Muchos no se sumarán hasta que no vean a un grupo destrozando y robando tiendas a su paso. Otro modo de verlo es que si los actos violentos alcanzan cierto nivel, si superan el umbral en el que otros pasarán a la acción, lo que se produce es un efecto dominó. Por eso la violencia se propaga como el fuego, porque hay muchos con el alma ya incandescente, y a la vez combustible, esperando la ocasión.

Cuando se acerquen las elecciones, si las encuestas descuentan un giro político que hoy parece imposible, entonces sí que veremos violencia en nuestras calles como si fueran las de Santiago de Chile

Me he colocado en el momento en que se prende la llama, en que la situación pasa de que haya un detenido por lanzar un adoquín a una tienda, sin que el acto pase ni a las noticias locales, a las imágenes intercambiables de ciudad a ciudad, como ocurre en estos momentos en España. Pero podríamos retrotraernos uno o muchos pasos atrás.

La violencia nunca se produce de forma inopinada, aislada y sin causa o antecedente. Y no es irracional, salvo que la persona tenga el cerebro secuestrado por el burundanga, o una sustancia parecida. La violencia forma parte de las acciones posibles de cualquiera de nosotros, y aguarda en nuestro seno hasta que decidamos recurrir a ella. Su uso es dañino y peligroso, de modo que además de que liberemos a nuestros instintos atávicos, sujetos por la civilización, encajamos los actos violentos en una justificación racional, que apela a fines y medios. En ocasiones también se busca una justificación ética.

La política, que es la violencia organizada, ha ofrecido muchas justificaciones. El Gobierno actual tiene el prestigio de que uno de sus principales sustentos es el partido Podemos, nombre falso como todo en él, porque no es un sustantivo, sino un verbo. Verbo sin predicado para que cada votante lo haya suyo y extienda sobre él el cheque que habrá de pagar el Gobierno. Verbo sin predicado porque no quieren que su poder esté atado a nada. “Podemos”, y lo dicen desde el comienzo. El poder, su poder, es lo importante.

Pero Podemos predica, y su primera prédica es la violencia. Pablo Iglesias presumió, perdonen el pleonasmo, de haber sido pirómano en las protestas que derrocaron al candidato Rajoy en 2004. Sus ojos se humedecen y su corazón se calienta con el cráneo abierto de un policía, como los que ahora guardan su casa. No es original. Alimenta un discurso de la izquierda que procede de la Revolución Francesa, según el cual el orden establecido es injusto y hay que subvertirlo mediante el uso de la fuerza. En verdad, ese discurso forma parte de la cultura popular, como las canciones entre tres y cinco minutos, los veranos en la playa o la hamburguesa con patatas. Todavía no se han dejado de oír los ecos de quienes defienden los disturbios en los Estados Unidos.

Todo esto hay que tenerlo en cuenta cuando vemos las noticias que proceden de Madrid y Barcelona, de Logroño y de Málaga, de Vitoria, Bilbao y San Sebastián. Los periódicos hacen recuento del número de detenidos, de los policías heridos, o del valor de los daños causados.

El efecto dominó explica por qué esta violencia podría ser, por una vez, espontánea. Y por qué hay grupos detrás de ella que son contrapuestos. Unos son de ultraderecha (según las primeras y trémulas informaciones), mientras que otros son de ultraizquierda o incluso gritan jovialmente “gora ETA”. Aunque no se ha hecho pública la trazabilidad de las protestas, los mensajes cruzados, las pancartas, las webs, los foros con los mensajes de ánimo… A pesar de la ausencia de todo ello, da la impresión de que lo que les une es una oposición al Gobierno, o a todos los gobiernos, y a las medidas que paralizan nuestra actividad.

Así debe ser, pues los medios oficiales del Gobierno, como Eldiario.es o ÚltimaHora.es acusan a todos los grupos violentos de ser “negacionistas” de la pandemia, y de pertenecer, incluso a los del “gora ETA”, a grupos de derecha radical.

Aquí, Santiago Abascal camina descalzo sobre las ascuas, sin saber cuánto durará el camino, y cómo acabarán sus pies. “Hay más motivos que nunca para protestar contra este Gobierno que nos arruina”, ha dicho. Después de pasarle la mano por el lomo a quienes protestan, ha achacado toda la violencia a los grupos extremistas de izquierda. Ha aplicado, vaya, el criterio moral sobre la realidad de un director de Eldiario.es, por ejemplo: Los violentos sólo son los otros.

Ignacio Garriga ha ido más allá. Sobre las imágenes de los actos violentos en Barcelona, dice el diputado: “Los llaman ‘negacionistas’. Son trabajadores en el paro, padres sin nómina para alimentar a sus hijos, autónomos que no tienen trabajo y que hoy han visto su cuota aumentada. Españoles corrientes de Barcelona, hasta las narices de ser encarcelados y condenados a la miseria”. Y añade: “Hay infiltrados violentos, que han enmascarar (sic) la protesta, pero la realidad es que han salido muchos trabajadores y autónomos, cansados de ser encerrados y que la única solución del Gobierno y del ‘Govern’ sea miseria y ruina”.

Es imposible meter la mano en ese fuego y no quemarse, si el partido no deja claro que su posición es que cualquier muestra de violencia es condenable, y que merece una respuesta efectiva por parte de las fuerzas del orden. Si no lo hace porque piensa que le alejará de quienes promueven las protestas, entonces tiene cierta implicación moral con todas sus manifestaciones. Achacar la violencia a la izquierda no es lo mismo que condenarla por principio.

Este doble juego de Vox, cal y arena en su discurso, es una ocasión única para los grupos que votaron “no” a la candidatura de Abascal a la presidencia del Gobierno para cimentar la condena moral al partido verde. La operación de saqueo de una tienda Lacoste en Logroño no se entiende de otro modo.

Pronto ha saltado la violencia en las calles. Esta oleada pasará; se doblegará la curva de la violencia, utilizando las palabras del Gobierno. Pero aún no ha llegado la hora. Cuando se acerquen las elecciones, si las encuestas descuentan un giro político que hoy parece imposible, entonces sí que veremos violencia en nuestras calles como si fueran las de Santiago de Chile. Y las llamas devorarán nuestra democracia.

Foto: Elias Arias


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

23 COMENTARIOS

  1. La disparidad de explicaciones es sencilla: no dejan de basarse en el paradigma derecha-izquierda, y resulta que eso en la calle apenas cuenta ya.
    La confrontación viene de lo de siempre en las revoluciones: elitismo consolidado contra precarios o amenazados de serlo (que viene a ser casi lo mismo). Los que llegan a mandar son la nueva aristocracia a la que guillotinar, sean de los “de siempre” o los que aprovechan para erigirse presuntamente en nombre de los descontentos al carecer de méritos o contactos para ir por la vía tradicional. No hay más salida que la libertad sin límites, pero lamentablemente hay una generación que no ha sufrido la pesadilla del estatismo sin límites, y puede que consigan que tengamos que esperar a que aprendan la lección.

  2. «El efecto dominó explica por qué esta violencia podría ser, por una vez, espontánea. Y por qué hay grupos detrás de ella que son contrapuestos. Unos son de ultraderecha (según las primeras y trémulas informaciones), mientras que otros son de ultraizquierda o incluso gritan jovialmente “gora ETA”»

    Y no se olvide de los radicales antisistema de la CUP, Arrán y comandos violentos CDR aquí en Cataluña, que son los que suelen asaltar e incendiar la calle, José Carlos. Las fuentes policiales que se han batido en el cuerpo a cuerpo ha referido un origen diverso y heterogéneo de las protestas en las distintas ciudades de España, sin señalar relación alguna entre ellos o su pertenencia a un grupo organizado concreto.
    Y si lo hay, no atribuyen la exclusiva de los disturbios y la violencia a la extrema izquierda o la extrema derecha, sino que está bien repartida entre ambas.

    Lo que si han puesto en común los agentes es la edad de los menores violentos que han irrumpido en la escena y que en su mayoría son autóctonos y no menas que van de los 14 a los 24 años. Un dato objetivo que, sin explicar toda la acción vandálica registrada este fin de semana sugiere que las protestas podrían ser en su mayor parte espontáneas.

    Sin embargo, no hay que perder de vista que Los disturbios y la violencia en las calles son el reflejo de la arbitrariedad, tensión y la polarización de los dos extremos que se alimentan desde la política y desde el mismo gobierno. Porque sí, al margen de la vergonzosa hemeroteca que delata al vicepresidente Iglesias, en esta ocasión, él y algunos miembros indeseables de su formación han sido los primeros en tirar la piedra en Twitter para responsabilizar a «la extrema derecha de VOX» por «alentar las protestas», como si los reaccionarios de su extremo fueran ajenos a la barbarie callejera.

    Y no hablemos ya de sus satélites mediáticos entregados a la tarea de ignorar a los grupos de extrema izquierda. Y endosar la etiqueta generalista de «negacionistas» a todo bicho viviente que se ha dado al saqueo, al incendio de contenedores y al lanzamiento de adoquines. Así, fijan mejor sus objetivos a batir: VOX y todos los «enemigos» del gobierno que «niegan» la pandemia y no aceptan sus medidas basadas en criterios «sanitarios».

    Por parte de VOX, la torpeza, la estulticia que les ciega y la mala baba no puede ser mayor, porque sugerir que la autoría de los saqueos y los disturbios incendiarios que se han visto en la calle pertenece a las personas normales y corrientes que tienen que cerrar la persiana o que se ven abocados a la ruina, ya sean autónomos o desempleados es de una bajeza imperdonable. La intención no sería esa, pero es lo que han logrado transmitir.

    Es querer instrumentalizar las situaciones desesperadas de muchos para «justificar» su gran oposición a las medidas del gobierno; es no entender que las personas normales y corrientes que viven esas situaciones desesperadas se ubican en un amplio y mayoritario espectro de población moderado, alejado de posiciones extremas y radicales (como las de algún desencajado y poseso voxiano abominando del «centrismo»), es no entender que esas mismas personas normales y corrientes exhiben otras formas más legítimas de protesta en las que no se hace uso de la violencia.

    La semana pasada, sin ir más lejos, aquí en Barcelona los dueños de bares, restaurantes y negocios hoteleros salieron varios días a la calle para protestar pacíficamente contra la Generalitat por haberles hecho cerrar el negocio de forma arbitraria sin darles opción ni alternativa, cuando el metro y el transporte público sigue funcionando, cuando los colegios y universidades después de mes y medio de apertura siguen siendo presenciales y justifican el mayor incremento de los contagios, no el de las terrazas de los bares. Unas protestas que tienen toda su razón de ser ante la cacicada autonómica y gubernamental, aunque no se hayan difundido ni hayan tenido el eco que debieran.

    • No sé puede abominar de lo que no existe, en política no hay espacios prestablecidos, solo espacios vacíos o llenos. El centro siempre está lleno por los dos lados.

      Si a algo se parece al centrismo es el idealismo, la ilustración, los afrancesados o la mediocridad, algo muy apropiado para cualquiera que adquiera la condición de ser superior por la latitud que habita.

      ¿Ha visto alguna vez un árbol que crezca desde el centro o desde las alturas? Yo no.
      A Octavio Paz le creció en su «frente un árbol, creció hacia dentro» como a Ciudadanos.

      Un sincero saludo, estamos a punto de recuperar «esa España nuestra» de Cecilia.

      • No iba para usted la indirecta del «centrismo», sino para el voxiano Terstch, aunque imagino que si se ha dado por aludido se verá representado representado perfectamente por el espíritu voxiano más intrépido, absolutista y temerario.
        Es cierto que en política no hay espacios establecidos, solo hay un atajo de oportunistas iluminados dispuestos a apropiárselos al precio que sea, sin importarles un carajo cargarse la paz social y la convivencia pacífica, que para eso vinieron a cumplir su rol desestabilizador del sistema. Ya sabe, el cuanto peor para España mejor para ustedes y para el gobierno.

        Pero por encima del artificio y el ruido que colonizan en las redes; por encima de la arrogancia fatua y el ego insolente que despliegan; por encima de ese cinismo resabiado y faltón a lo Diógenes; en la sociedad española, no en el teatro de la política, existe un amplio espectro en el que se ubica una inmensa mayoría social silenciosa, moderada y centrada, ajena a la deriva de un gobierno totalitario que asume los postulados de la extrema izquierda y ajena al discurso populista y trasnochado de sus antagonistas voxianos. Una amplia mayoría social de gente real, normal y corriente que no tiene quién la represente ni quien la escriba.

        • Ha sido por si acaso, pero sin «acritú», tiene mi palabra.

          Esa gente debe ser la que acepta una dictadura sin aspaviento alguno, y supongo que en entre esos moderados está Inés Arrimadas apoyando una dictadura y votando un estado de alarma inconstitucional que ni el mismísimo Franco se hubiera atrevido a declarar.

          Esa mayoría debe ser la misma que recibía con vítores a Franco en Barcelona y ahora acepta la dictadura que unos salvajes que han convertido a España en un estado fallido.

          De verdad que es sin acritú, entre esas personas que usted describe también estoy yo, pero mi problema es que también vivo en la realidad y los malos no son los que incencian contenedores, esos son tontos, los malos son los que votaron la dictadura y el estado fallido.
          A lo mejor usted piensa que ilegalizar a VOX es democrático. Cuidado, ya estamos en una dictadura, no la haga más cruel.

          No sé que ha podido decir Terstch, hace años me parecía un señor de derechas demasiado conservador, ahora me parece un hombre inteligente que conoce perfectamente quién es el enemigo de España y de los españoles. Mi juicio o prejuicio respecto a mucha gente ha cambiado mucho últimamente, algo que me hace preguntarme que ha cambiado, ellos, yo, o las circunstancias. Quizás puedes ser que ni ellos ni yo hayamos cambiado y que ahora solo estemos resaltado lo que siempre hemos tenido en común, la patria.

          La verdad es que si hay algo que me fascina de los últimos tiempos es, el proceso sufrido por los españoles desde el golpe de estado catalán.
          Es interesante observar que son las consecuencias golpe de estado las que ponen en ridículo y evidencia a Sánchez y a Arrimadas.
          ¿No le parece fascinante?

          Un saludo.

  3. El tribunal mediático-politico progre ya ha dictado sentencia: VOX es culpable. A ver si espabilan los de Abascal que están «atontaos». En España desde el 11M la verdad ha muerto, porque es demasiado sucia para los ciudadanos y demasiado peligrosa para buena parte de la repugnante clase política española y sus conexiones con las cloacas (de dentro y de fuera de Ex-paña).

  4. Ana pastor ha pedido la comparecencia de Marlasquita en el Congreso para que informe sobre las algaeadas.

    Que nos apostamos a que VOX se lleva la segunda andanada al alimón, y el PP no pierde oportunidad de ofender a cuatro millones de españoles pacíficos.

  5. Violencia o exceso de fuerza.

    Todo Sistema de Dominación está basado en la fuerza, el cual modula llevando a la violencia o no.
    En cualquier caso y en contra de la tesis civilizadora del Derecho, es la fuerza quien funda el Derecho no al revés.

    Por ello, la cuestión al respecto es como se articula esa fuerza. El “Just est in armis” que cita Cervantes.

    Algunos lo confían a la base del neolítico, el culto, la religión; etiquetada como civilización**. Otros somos más de la vecindad como origen y órgano de “lo político” justo, especialmente frente al parlamentarismo con ideología; de corte fascista (fe en el Estado) o no.

    Unos disturbios callejeros son disturbios callejeros, serán violentos o no. Como puede ser la actuación de la policía o no.

    Esa benevolencia de los Sistema de Dominación solo se puede entender desde el fariseismo reinante.
    Donde podemos encontrar desde un conformador del Estado* el cual se auto-declara anarco-capitalista, profesionales de la política, del sexo o ambas, filósofos profesionales, …, todo muy profesional; incluso el vandalismo.

    Un “todo por la pasta”, el cual es el fundamento último del Sistema de Dominación actual. Se sabe la fiducia-estatal (curso legal y forzoso), marca quien domina**** a quien en el juego.
    Y base del rito, la liturgia y la clasificación de lo malo y lo bueno.

    En ese rito se esconden por ejemplo los resultados violentos del sistema dado forman parte del ritual, forman parte del “sacro-facere” (el sacrificio) como pueden ser las muertes provocadas por estrés crónico.
    Dado el cortisol (una hormona principalmente social), a largo plazo es destructivo en el organismo (infartos, cáncer, esclerósis,…).
    O hablando de “los niños de la república”, “nuestros niños”***, los cuales son forzosamente escolarizados, hasta alcanzar una prevalencia de la miopía 200 veces superior a algunas zonas de África (0.12%) en Europa (24%) o 500 veces en Singapur (60%).

    *: El Estado carece de materialización física más allá de quien lo conforma; los empleados públicos son el Estado.
    **: Civilización es un invento reciente. Lo civil romano, poco se parece al “polites” griego, no exactamente al ciudadano de los movimientos liberales.
    ***: Hasta donde sé un niño tiene un solo padre y una sola madre; y de esa forma será transmitido en el ADN.
    ****: en contraposición a la Edad Media, donde el poder se entendía como la capacidad de mantener a otros, en el mundo moderno se entiende como la capacidad de contratar (mercenarizar, o esclavizar si llega el caso) a otros.

  6. Siempre me sorprende que personas a las que, según dicen, les interesa la política, sean capaces de entender la violencia, es decir, de justificarla de alguna manera. Pero la violencia no necesita justificación, es un arma que siempre se tiene, como se tienen piernas con las que se puede andar, correr o dar patadas. Sin embargo, la política es, y debe ser, todo lo contrario de la violencia, y, por supuesto, lo contrario de argumentar con ella. Quien no respeta el derecho a pensar de manera distinta, tiene ahí su razón para la violencia, se puede acallar, agredir o matar.. de la misma forma que se haría con un virus o con un carnívoro amenazador. La violencia es primitiva y brutal, también cuando parece atacar a quienes nos ofenden, pero la verdad es que ataca siempre a todos, y justificarla es de memos.

    • El problema principal es que hemos aceptado que se el Estado el que tenga el monopolio de la violencia.

      Como mal menor.

      Pero ahora es evidente, y cada día que pasa es mas evidente, que el Estado no smos todos, el Esatdo son ellos. Ergo ese monopolio de la violencia ya no nos protege a todos, les protege a ellos.

      Tenemos el caso del terrorismo en vascongadas.

      Muchas víctimas del terrorismo renunciaron a tomarse la justicia por su mano porque confiaron en el Estado.

      1º para que les protegiese. Y se equivocron. Protegieron a los malos a los de ETA
      2º para que impartiese Justicia. Idem.
      3º para que no se les olvidara. Idem

      Si se hubieran tomado la justicia por su mano se les habría llamdo fascistas, se les habría dicho que boicoteaban la paz, etc, etc pero después, cuando los trroristas salieran de la carcel no habría narices de hacer homenajes ni numeritos, y tampoco habría narices para montar numeritos chuletas por parte de los nazionalistas variopintos.

      «Eso» ha calado.

      Por «eso» entiendo lo de que en una situaciñon de injustica clamorosa cómo no tengas un aparato mediático/politico detrás que se pueda llevar una generoa comisión por «gestionarte» el tema; te vas a comer los mocos.

      Eso lo sabe ahora a ciencia cierta el camarero en paro, el taxista que no tiene viajeros, la peluquería a la que roban 4 veces por semana, etc. Antes sólo lo sospechaban. Ahora es un hecho positivo.

      Que eso no se resolverá con algaradas promocionadas por la extema izquierda es cierto. Pero que antes o después a este gobierno de incapaces, porque son unos inútiles, se les irá el tema de las manos y no habrá manera de articular represión suficiente para pararlo; también.

      Y le insisto que el tema de que intenten o amenacen con ilegalizar a VOX es secundario.

      Si ilegalizan a VOX el VOTO NULO llegará a mas del 40% y muchos que nunca habrían votado a VOX votarán NULO. Y eso no habrá manera de taparlo.

      Mucho personal no ira a tirar cocteles, pero que se olviden desde el Estao de la «colaboración ciudadana» en muchas cosas a partir de ahora. Habrá mas de unay de dos y de tres huelgas de brazos caidos en muchos sitios.. mucho boicot..

      Un cordial saludo

      • Ciertamente el respeto que la gente ha tenido por policías y guardias civiles empieza disolverse porque son los que dan la cara por las arbitariedades del gobierno. Así que la colaboración ciudadana va a caer de forma espectacular.

        Curiosamente la debilidad del estado tan caro que padecemos se va a hacer evidentísima para todo dios. Los separatistas se frotan las manos pero si la gente normal y democrática empieza a organizar desobediencias pacíficas esto puede ser bastante interesante.

  7. Buenos días

    Es obvio que es algo organizado desde arriba. Desde muy arriba, como bien añaden mis contertulios.

    No creo que el problema sea si VOX ha metido la pata o no.

    VOX simplemente ha metido la pata por existir. Y si ahora se le quiere ligar a lo que está pasando es porque simplemente se le teme aún mas que hace 2 meses. Las verdaderas encuestas, esas que no se publican, deben de echar humo.

    Casi incluso mejor que sea ahora («la presunta metida de pata»), porque igual les sirve de aprendizaje.

    VOX debería de empezar desde ya una campaña para que si quieren ilegalizarlos no puedan cayarlos. Para que el voto útil que querran promocionar en el PP a cuenta de que no se pueda ir a VOX no pueda existir.

    Una campaña de VOTO NULO enorme, mucho mejor que de promoción de la abstención, sería lo qu etendrían que tener en su escopeta «ideologica».

    Unas papeletas que se pudieran imprimir en casa con un lema escrito «Libertad y Verdad», cómo sugiere Argantonio, podría ser un buen lema.

    Sólo faltaría que quisieran declarar el voto nulo o su promoción como ilegal. Atentado contra la democracia.. o a saber que. Que también es posible.

    Yo cada que pasa estoy mas convencido de que quiees están de verdad detrás de la ilegalización de VOX es el PP y Ciudadanos.

    Un cordial saludo

    • Ponganse en la texitura de todo ese sector de la hostelería y demás, que en 2019, en Septiembre no votó VOX.

      Todos esos que trabajan o tienen bares, cafeterías.. no simples bebederos nocturnos para porretas. Todos esos que trabajan en otros sectores cómo talleres, tiendas de lo que sea (menos de droga).. que tampoco votaron VOX.

      Y que tendrán que cerrar.

      Y que quedarán en la ruina.

      Salvo que se hagan del islam, sean del colectivo «ése», y teangan la piel oscura. Y además sean muy feos/feas/.. un auténticos horcos.

      ¿Ustedes creen que lo que dijo VOX en esos desafortunados twits les afecta y gimotean por ello? O mas bien creen que era una NECESARIA METEDURA DE PATA.

      A quien creen que votarían en nuevas elecciones; si es que hubiera unas elecciones que no estuvieran mas trucadas que las de Febrero del 36, pues eso.

      Respecto la policía:

      Esta mañana he visto cómo un coche de la policía municipal clavaba las cutros ruedas de un frenazo, no se donde estaría el ABS, para amonestar a una señora que estaba pasenado un perrito porque no llevaba bien puesta la mascarilla. La calle estaba casi vacía. Casi porque la otra persona éramos mi esposa y yo.

      Poco después nos cruzamos con grupo de menas (o asimilables por la edad idioma y maneras de comportarse). Venían de saltarse el control de salida del tren de cercanías, posiblemente se hubieran colado y no tenían billete, iban haciendo el bandarrra y por supuesto no llevaban mascarilla (unos la llevaban al cuello otros ni eso).

      ¿Creen que el mismo coche de policía municipal paró para decirles nada?

      ¿Creen que eso genera mucho «respeto» hacia nuestras cuerpos de seguridad del «estao»?

      ¿Creen que la señora, previamente amonestada, que vio exactamanet lo mismo que mi señora y yo respecto a esa muchachada se sentirá en deuda con ellos?

      Pues eso.

      Un cordial saludo

      • Ese es el estado de ánimo que el propio gobierno desea producir con sus órdenes, la chulería dictatorial de Sánchez solo pretende el enfrentamiento y la violencia para justificar la represión y quitarse la responsabilidad del caos.

        El ejemplo que pone de la mascarilla creo que lo hemos observado todos, el comportamiento policial o de autoridad está perfectamente tratado y estudiado por sociólogos, sicólogos y pensadores, creo que no hay más que decir al respecto. Basta leer a Hannah Arendt o echar un vistazo a determinados experimentos sicológicos.
        Un político tiene la obligación de conocerlo todo o al menos rodearse de hombres experimentados conocedores del alma humana, el líder que en estos momentos se necesita, debe ser eso, un líder.
        Yo soy de los que están convencidos que el bien comprende al mal, y precisamente por eso el bueno debe superar al malo a la hora de imaginar maldades para poder prevenirlas y contrarrestarlas.

        Personalmente creo que Abascal tiene la cualidad de líder pero debería rehacer el circulo de asesores, la vida no se aprende en Harvard, la vida se lleva puesta.

      • Amigo Rabo-de-Pasa. Pues como Vd. y está señora nos quedamos el resto de los ciudadanos de este condenado pais. Por actitudes policiales como esa, los ciudadanos sabemos hace bastante tiempo que los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del «Estadio» solo son los servidores de la casta política y hacen lo que ésta le dice. No están para proteger a los ciudadanos.

        Con el confinamiento todavía lo tenemos más claro clarito. La actitud chulesca de muchos agentes de la «autoridad» con los ciudadanos de a pie contrasta con su guante de seda con okupas y personas de colectivos étnicos y religiosos, según sean éstos. No vaya a ser que le casquen un expediente por racismo u odio a cualquier agente que vaya de ingenuo. Por eso, tienen que demostrar lo que valen y la firmeza de «la ley y el orden» con cualquier ciudadano español de origen, que no tenga pinta de delincuente ni de mafioso.

        Los cuerpos de, seguridad se ganaron un prestigio entre los ciudadanos de Ex-paña por su entereza y su lucha ante la banda criminal ETA, la resolución de casos delictivos muy «mediáticos» (pese a meteduras de pata clamorosas) y un lavado de cara muy potente tras el franquismo. Pues ese prestigio lo han dilapidado en unos pocos meses.

        Como muestra un ejemplo: las actitudes de algunos agentes de la autoridad ante los viajeros que llegan en AVE a las estaciones del antiguo reino de Tartessos en los últimos días van en la misma línea: preguntando por cuestiones personales en plan inquisitorial, como «motivo de su viaje», «eso no es causa de desplazamiento», «eso lo podía hacer en Madrid». Los agentes de la autoridad deben comprobar la documentación que portan los viajeros, no meterse en su vida privada (que es lo que están haciendo). Siempre hay gente sensata en estos cuerpos de seguridad que se lleva las manos a la cabeza, pero no he visto quejas de los sindicatos policiales ni de las asociaciones de la Guardia Civil, salvo por la equiparación salarial y el ascenso en el escalafón. Por cosas así se pierde el cariño. Luego se quejarán si no aplaudimos a las 20:00 h.

        P.D. Saludos al agente del CNI que monitoriza Disidentia.com

  8. De las redes hay que huir si lo único que se les ocurre a los de Vox son esas sandeces que justifican los altercados. ¿Cómo pueden ser tan pardillos?

    La opción que plantea Henry es la más sensata y es gratis. Ya pueden ir despidiendo a los expertos en comunicación de Vox.

  9. Muy de acuerdo con el artículo y con el comentario del amigo Henry Killer. Vamos por partes.

    Los de PODEMOS y sus zombies y miles de células durmientes si que estarían dispuestos a quemar las calles si ahora mismo hubiese un gobierno del PP. Es más, de haber estado ese gobierno durante el inicio de la pandemia o plan-demia, Ex-paña ya hubiera ardido desde marzo, pero por sus cuatro costados. Por tanto no me extraña que mucho podemita y grupos satélites estén liándola estos días en las calles en horario nocturno. Hay mucha estética antisistema en lo que hemos visto, mucho perroflauta y mucho MENA, que van a sacar tajada de los saqueos. A toda esta gentuza le importa un pepino la libertad de los españoles.

    En los disturbios se ve mucho ni-ni, muchos niñatos que les jode que cierren los bares y que no puedan estar en la calle liándola hasta las tres de la mañana, bebiendo, gritando, berreando y molestando a los vecinos. Hay un sector de la juventud que se ha acostumbrado a esto, porque esa laxitud que reina en Ex-paña para todo lo ha permitido. Chinos abiertos las 24 h. que venden el alcohol que les sale de los cojones, policía que pasa de todo, «empre-saurios» del ocio nocturno que van a su puta bola, ayuntamientos que sacan pasta gansa de dar licencias para bares de copas en zonas donde vive mucha gente (en locales bajo viviendas). Todo un verdadero putiferio, en lo que se ha convertido Ex-paña desde hace muchos años.

    Estos de VOX no son más tontos porque no se entrenan. En lugar de desmarcarse de las protestas, las alientan. Pensaba que Abascal era un tipo más inteligente, pero veo que es la misma clase de imbécil que el resto de nuestra clase política. Le van a cargar el mochuelo, el muerto y los saqueos, que van a iniciar el proceso para la ilegalización de VOX. El sistema lo está deseando, pero si este partido es así de estúpido, se lo tendrá merecido porque es más de lo mismo. Alentar este tipo de protestas, aunque rechaces la violencia, es hacer el panoli, porque todos y los medios ya han sacado la matraca de la «extrema derecha» y van a por ellos.

    Como dice Henry Killer, las manifestaciones a las doce del mediodia, en silencio y con orden y solo con un lema: «libertad y verdad».

    Sobre el paso marcial de los recién llegados a Canarias, Almería, Cartagena y Alicante, pues lo que dice Henry Killer. De pobres del mundo nada de nada. Esto es una invasión permitida y alentada por el sistema. Por motivo de mi trabajo hace dos semanas estuve en un seminario con gente que trabaja en Frontex (radares del Estrecho y fronteras exteriores de la UE). No los paran en aguas internacionales ni los devuelven porque las órdenes vienen de arriba, de muy arriba.

    Y respecto a que si las encuestas electorales dan un giro radical, como dice el Sr. Rodríguez, veremos mucha más violencia, estoy de acuerdo. Todo se está cocinando para el gran «potaje» que se va a liar si los planes de esta gentuza que nos gobierna (y los que están por encima) no salen como ellos esperan. Caminamos por el filo de la navaja y está gentuza está jugando con fuego. Mucho cuidado porque hay mucha pólvora acumulada y una chispa puede hacer que explote todo.

  10. La ingenuidad política de VOX es increíble, ahora solo les falta el muerto, y cargar con él.
    Mira que se lo habían puesto fácil, solo hacía falta liderar la cordura y la calma, Abascal podía hacerlo, pero antes deberían haber metido el Twitter en el congelador. Si algo sobra en estos momentos es tiempo para la política.

    Aparte de no saber nada de disturbios parece que se encienden con un «forofo» o fósforo, aunque éste último lo tiene pillado Carlos Herrera, creo.

    El saqueo de la tienda de ropa debe obedecer a un asunto de intendencia, aún no les ha llegado el disfraz de Cayetano a los Antifas y han optado por la vía rápida.

    Tenemos desde hace meses a Chulo&Cía asentado en la barra del bar provocando a todo aquel que pide un vaso de agua y llegan los pardillos de cabeza a la trampa.

    Cuando uno lee los periódicos y todos los periódicos infiltrados dicen lo mismo con las mismas palabras más vale frenar en seco y dar una larga cambiada, porque es obvio que las manifestaciones están orquestadas desde el mismo lugar que se orquesta la noticia.

    «La basura está en Moncloa no en los contendores»

    Si alguien necesita ayuda puedo dársela, estoy curtido en la clandestinidad antifranquista, y mira que lo llevo advirtiendo en todos mis comentarios desde hace meses, el objetivo de Sánchez es quiebra, violencia y represión, por ese orden, previa provocación con su despreciable chulería.

    No caigáis en la trampa, en estos tiempos solo vale una manifestación multitudinaria, al medio día cuando el sol está en lo alto, en silencio, con un solo lema escrito en la pancarta de cabeza. Nada más, esa es la única manifestación posible y útil, y todavía no es el momento.

    Me preocupan la enorme cantidad de jóvenes de edad y complexión parecida que están llegando en pateras y distribuidos por la península, bajaban de las pateras marcando el paso. ¿…?