Únete a esta reflexión ¡querido lector! que aquí te comparto y acompáñame a lo largo de estas líneas que si tu paciencia a bien te atiene lograras deducir por tu buena cuenta lo errado de las cuatro tesis económicas que dan por descontado al feminismo. Un concepto tan estirado como ambiguo que solo deja tras de sí un reguero de confusión y desprecio que aquí y ahora vamos tú y yo a desentrañar. Lo primero es lo primero: toma aire, aparta de ti ese moralismo rancio alimentado por el chisme y ábrele tu entendimiento a la razón. Ponte cómodo, y vamos con ello.

Publicidad

Cuatro son, como te decía, las tesis que elevan a la altura de lo grotesco a las mujeres por ser mujeres y su suerte raramente truncada: a) los milmillonarios son hombres; b) las mujeres gozan de un menor salario medio relativo en relación con el otro sexo; c) las mejores oportunidades sociales descuidan a la mujer; y por último; d) la violencia oprime con especial fuerza a ellas por el mero hecho de serlo. Ya te aviso que no habrá estadísticas en el mundo ni giros analíticos los bastantes que puedan convencer al que aspira a confirmar prejuicios. Pero si tu amor hacia la verdad es voraz e incisivo, y tu bolsillo reza sin votos reconocidos a ninguna ideología, estas breves reflexiones serán suficientes para dejar en tu mente la huella persuasiva de las ideologías desmoronadas ante el poder de la razón. Empecemos con la primera.

(Tabla 1)

gráfico 01

La tabla 1 deja las cosas muy claras. No hay oposición razonable que se precie. Ninguna mujer despunta entre las 10 fortunas más grandes del orbe. Discutir esta tesis (1) sería pegarse de bruces con la realidad y con la tabla. Ahora bien, que no haya ninguna mujer adelantada no se sigue que esto lo sea por ser mujer. Si eso fuera así los milmillonarios lo serían en consecuencia por el único hecho de ser hombres. ¡Ay, amigo! Pero si los milmillonarios resultan por ser varones, los 3.000 millones que pululamos por un lado u otro del orbe haríamos bien en esperar que nuestra miserable existencia fuera en algún momento resarcida por la dicha de las estadísticas ¡Error! No te pierdas, y menos te espantes amable lector, que solo estoy haciendo uso de las leyes más elementales de la lógica. Si te parece irrisorio que los hombres veamos nuestro destino aupado por un golpe de “sexo” deberías de igual manera censurar la tesis que aparta al otro sexo del goce de tales prerrogativas. Una minoría de privilegiados no hace al sexo por mucho que el otro sexo no se encuentre en ella representado.

La segunda tesis (2) se hace aún más irresistible: la tendencia histórica muestra a las mujeres perjudicadas con un menor salario medio relativo de hasta un 16% a nivel mundial (tabla 2). Con altas disparidades es una anomalía de raros países allí donde ellas logran despuntar en remuneración. Vuelve sin descanso el espíritu de la crítica a remover el prejuicio del lugar reservado a la razón. Y dime: ¿será esta vez por el hecho insólito de ser mujeres? Pues tampoco. Las leyes de la remuneración salarial hace tiempo que se desligaron del fantasma marxista que pone a la justicia bajo la paridad jornal-trabajo cuando la verdad anda más resuelta en verse lucida a través de las obras conquistadas (producción efectiva). Llegamos al punto clave: el hombre (¿por ser hombre?) es mucho más productivo que la mujer (¿por ser mujer?) lo que les abre a mayores estipendios por su trabajo.

(Tabla 2)

gráfico 02

Pero será esto quizás ¿por ser hombres? Tampoco aquí la razón se pronuncia a favor del feminismo. Son más bien las decisiones que se toman las que incitan a esta diferencia laboral. Los hombres atraen una más alta simpatía hacia las profesiones susceptibles de una mayor inversión productiva (matemáticas, ingeniería, etcétera) que tira para arriba la productividad marginal del salario (tabla 3).

(Tabla 3)

Gráfico 3

Otra razón que empuja los salarios hacia arriba radica en que los varones, o algunos de estos, se aplican a trabajos que acarrean un mayor riesgo físico que por su extrema dificultad barren la oferta laboral disponible (tabla 4). A esto se le une el hecho histórico de que la ocupación laboral femenina a tiempo completo es sustancialmente inferior a lo largo de todo el registro histórico (cuadro 1).

(Tabla 4)

Gráfico 4

(Cuadro 1)

Gráfico 05

Alguien podría ver aquí un agujero negro de discriminación, y aunque seguro encontrará datos que así lo hagan ver, hay muchos más argumentos que apoyan otras razones: por ejemplo, a) las preferencias sociales derivadas de ciertas apetencias a ver reconciliada la familia, los hijos u otras consideraciones que son, en las mujeres por el hecho de serlas, predilectas. O por qué no decirlo, a los b) roles sociales instaurados bajo una división social del trabajo que aun resiste los envites del modernismo. La cueva alberga por hoy su influencia decisiva sobre nuestros gustos clasificados en orden al sexo y sobre nuestras disposiciones. Y si no lo crees así pregúntate por qué hoy en día ninguna mujer resulta entre los mejores maestros de ajedrez. El hombre antropológicamente empujado por un obrar más estratégico (cazador-recolector) se siente, en cambio, inservible ante la superior inteligencia emotiva del otro sexo (madre-cuidadora).

Y no será por oportunidades desperdiciadas, como alguno que otro podría rumiar, pues no se conocen argumentos que hagan pensar (por mucha estadística que se arroje siniestramente) que las mujeres por serlo se hallen socialmente penalizadas (tesis 3). Si así lo fuera no podría ser mayor el número de universitarias en todo el orbe, cuanto y más este tipo de educación se haya desconocida frente a la acción punitiva de la ley (cuadro 2).

(Cuadro 2)

Gráfico 06

Por último, y no menos importante, el feminismo guarda celoso los casos de feminicidio, a veces, para alimentar la sensación de que la violencia del mundo golpea a las mujeres con especial dilación (tesis 4). Nada más lejos de la realidad, incluso todo lo contrario me atrevería a decir. Asisto perplejo cuando observo ante las cinco muertes más violentas así recogidas por la Organización Mundial de la Salud siempre lideradas por hombres. Ya quieras desempolvar las muertes dictadas por accidentes de tráficos (tabla 5), ya sea por ver el número de los que sufren un corazón quebrado (tabla 6), como sea por el rastro que deja la huella de los suicidios (tabla 7) que eres tú ¡oh, pobre varón!, el sufridor por excelencia.

De aquí una breve sugerencia para terminar: no quieras verte bajo el auspicio de una sociedad entregada a la igualdad de formas pues sufrirás, sin reversión, un vacío de fondo insoportable. Es común para todo pueblo civilizado erradicar los privilegios y celebrar con orgullo las diferencias; expresión, esta última, de la riqueza que aflora en el espíritu humano. Un feminismo empeñado en aborrecer las diferencias (¡desigualdad!) olvida que lo contrario a una sociedad de diferentes es una sociedad de jerarquías (de clases). Quizás sea eso lo que el movimiento añora en su más profundo sentir: aliviar el rencor entretejido por años de desprecio a su propia naturaleza a despecho del supremo domino de la voluntad de todas las mujeres y del silencio cobarde de todos hombres.

(Tabla 5: Ratio de muertes por accidentes de tráfico – por sexo)

Gráfico 07

Fuente: Al-Balbissi (2010)

(Tabla 6: Defunciones por ataque al corazón – por sexo)

Gráfico 08

Fuente: OCDE (2016)

(Tabla 7)

Foto: Giacomo Ferroni.


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

¡Conviértete en patrocinador!

 

Artículo anteriorLa historia oficial: el final de ETA
Artículo siguienteOrfandad
Soy Doctor en Economía, pero antes tuve que hacer una maestría en Political Economy en la London School of Economics (LSE) por invitación obligada de mi amado padre. Autodidacta, trotamundos empedernido. He dado clases en la Pannasastra University of Cambodia, Royal University of Laws and Economics, El Colegio de la Frontera Norte de México, o la Universidad Católica de Pereira donde actualmente ejerzo como docente-investigador. Escribo artículos científicos que nadie lee pero que las universidades se congratulan. Quiero conocer el mundo corroborando lo que leo con lo que experimento. Por eso he renunciado a todo lo que no sea aprender en mayúsculas. A veces juego al ajedrez, y siempre me acuesto después del ocaso y antes del alba.

10 COMENTARIOS

  1. El actual feminismo y la imposición de las perspectivas LGTBI son operaciones de deshumanización de la Civilizacion para evitar que ésta pueda prolongarse mucho más en el tiempo. Se trata de minimizar todo lo posible el riesgo de que la Civilización sobreviva biológicamente de forma natural. Hay que tomarse en serio la ideas de los deconstruccionistas alucinados de los 60 y los 70 acerca de la conveniencia universal de acabar con la Humanidad. Lacan era uno de ellos. El ensañamiento cruel contra lo humano va a ir en aumento.

  2. Una vez leídos los comentarios, solamente quiero añadir que realmente estoy sorprendida desde hace unos años por este rebrote de feminismo como si la mujer estuviera postergada por la sociedad.
    En mi caso, con seis años ya me decían que tenía que estudiar porque nadie me tenía que mantener.
    He estudiado lo que he querido sin problemas.
    En el trabajo el sueldo ha sido el mismo para hombres y mujeres.
    Y así podría seguir hasta el infinito.
    No entiendo por qué existe el día de la mujer trabajadora como si fuera un animal en extinción.
    Pero tampoco estoy de acuerdo con sus comentarios. Nadie domestica a nadie. Y para Henry, dedicado, yo pago impuestos como un hombre para mantener a todos estos políticos que parecen salidos de una película de los años 50 por sus ideas.

    • En mi opinión, que puede ser errónea, creo que la mujer ha sido víctima de un brutal engaño. En su comentario habla de estudiar, como si las mujeres no hubiesen estudiado nunca, y de trabajar con un mismo salario, lógico y normal. Pero no dice nada de lo que diferencia esencialmente a la mujer del hombre, que es la maternidad. Digo que ha sido víctima de un engaño porque precisamente al negar o relegar la característica fundamental de la mujer, la maternidad, el hombre siempre gana. En mi comentario he puesto el ejemplo del sexo y el aborto, sinceramente no veo que gana la mujer en ello, en cambio solo veo ventajas para el hombre.

    • A mi no me haga mucho caso, mis comentarios son la mayoría de las veces disparatados y solo pretender provocar… una sonrisa,.

      Y por los impuestos no se preocupe, las mujeres de mi familia también los pagan, los hombres somos menos permisivos que la Montero a la mala administración y procuramos no contribuir al despilfarro, expolio y saqueo de la nación.

      Un saludo.

  3. ¡Ay hombres de Dios! Como los hombres responsables no pagaran impuestos no se de qué iba a vivir Mamá Estado. Eso sí que es una «matria»

    Os dais cuenta de cómo sois manipulados por lo femenino sin enteraros, pringaos, a la patria para desprestigiarla la llaman estado, y para amamantar al estado chupoctero a la patria la laman «matria», no os enteráis, pringaos.

    Yo, que nací para la irresponsabilidad no he contribuido ni para el coste de una pancarta, menos aún para financiar un ministerio, por eso no entiendo que las «ministras» me digan a mi por la tele lo no que se atreven a decirle a sus parejas a la cara. No es justo.

    Ahora con su sensibilidad se han inventado que no se puede «eutanasiar» a las mascotas, pero es otra mentira, basta disfrazar al rottweiler de abuelita y llamar a la Seguridad Social para que venga el doctor y lo «eutanasie» gratis.

    Como si no hubiéramos leído el cuento de Caperucita Roja. A mi con lo fascista y machista que soy me van a engañar.

  4. El feminismo es uno de los mayores fraudes de la historia de la humanidad. Quizá la primera ola del feminismo, el de las sufragistas y demás, tenía un pase, pero a partir del momento en que el feminismo subvirtió a la mujer, eliminando su especificidad propia frente al hombre, a saber su capacidad de ser madre, el feminismo acaba con la mujer, siendo el gran favorecido, en parte, el hombre. También hay otras connotaciones sociales negativas del feminismo que serían dignas de estudio, por ejemplo la incorporación masiva de la mujer al mercado laboral y la reducción de salarios y precarización de las clases medias, pero la clave de todo es la liberación sexual, especialmente el aborto.
    El aborto es esencial para el feminismo moderno (las primeras feministas, que eran inteligentes, eran antiabortistas porque entendían lo que ello suponía). Gracias al aborto, la mujer se iguala sexualmente con el hombre, ya que puede tener sexo sin consecuencias no deseadas ¿es eso cierto? en absoluto. Lo que consigue el feminismo es el sexo sin compromiso…para el hombre, que por fin cumple su sueño húmedo, nunca mejor dicho, de poder tener sexo a tutiplén con muchas mujeres, sin ataduras ni compromisos. En cambio las mujeres pierden su mejor arma para garantizar ese compromiso. ¿Y si después de una noche de sexo, oh sorpresa, tenemos consecuencias? No pasa nada, mujer, aborta y punto. ¿Quién aborta? la mujer ¿Quién tendrá los problemas de conciencia? la mujer ¿Quién tiene que someterse a una intervención? la mujer ¿Quién puede poner en peligro su vida si algo va mal? la mujer ¿Quién correrá con los gastos? la mujer ¿Quién sufrirá los efectos del aborto? la mujer ¿y el hombre? tonteando con otra gracias a la liberación sexual de la mujer.

    • Estoy de acuerdo Brigante, en esta oleada de género quien sale perjudicada es la mujer por mucho que quieran hacer ver que es la gran ganadora.
      Mentira, totalmente mentira.

      Aquellas primeras sufragistas tenían una verdadera razón de ser a igual que lo tuvieron las feministas que buscaban una igualdad en derechos con el hombre pero hoy, todos estos movimientos de género lo único que hacen es destrozar a la mujer y su esencia.

  5. Hay por ahí un refran o máxima que dice tal que «Nunca discutas con un tonto…».

    No tiene sentido discutir, razonar con feministas. No es un problema de razón, es un problema de religión, de fe (en el peor de sus significados).. no es un problema de datos.

    Es obvio y sabido que las distribuciones de todo, en los mamíferos, de peso, tamaño, inteligencia… tienen un grado de dispersión mucho mayor en los machos que en las hembras.

    Tenga la seguridad de que así como nos ha presentado la lista de los mas exitosos, hombres, of course, la lista de los mas miserables, los que duermen en cajeros, en la calle, albergus… tenga la seguridad de que estará llena de hombres. Fue así, es así y será así.

    El hombre/el macho tiene una predisposición al riesgo, porque esa es su función que jamás tendrá la hembra que necesariamente tiene que cuidar de un embarazo y de la crianza en sus primeros momentos de los nuevos miembros de la tribu. El hombre la pringa, esa es su función. Y es esa carrera hacia la «excelencia» de ver quien se arriesga mas sin «cagarla» la que al final nos lleva a esa variabilidad que no tienen las hembras.

    Y de ello se devino un «contrato social», de los de verdad donde en los humanos, las tribus donde los hombres a pesar de asumir esos riesgos se implicaban mas en la protección y cuidado de los mas pequeños, a costa de una monogamia y de ser ellos los proveedores de la tribu.. eran tribus que prosperaban. Las otras…

    dejo dos links ya sabidos.. pero que explican la situación muy bien.

    Se basan en el libro «Transforming Men» de Geoff Dench. Libro no editado en español. ¿Por qué será?

    https://evolucionyneurociencias.blogspot.com/2020/04/el-problema-con-los-hombres.html