Cada vez me preocupa más que personalidades públicas y mediáticas incurran con descaro en ideas falaces y tergiversadas, y manipulen con ellas la realidad y a la sociedad. Es más, me genera desconcierto y temor que representantes políticos como Carmen Calvo, a quien hace unas semanas le hicieron una entrevista, reduzcan los problemas sociopolíticos a una cuestión tan manida como es el machismo.

Aunque en nuestra sociedad haya expresiones machistas, ello no significa que todo su producto lo sea. Así ignoran, diluyen y difuminan las razones, motivaciones y factores que confluyen en los diferentes malestares de la sociedad. Pero, ¿qué obtienen con ello? En la citada entrevista, Carmen Calvo vertía las siguientes ideas y opiniones con las que disiento.

La violencia contra las mujeres es “el principal problema de España”

De este tema ya hablé en otro artículo, donde explicaba que nuestra tasa de homicidios es muy reducida (la segunda más baja de la Unión Europea) y ocupamos las últimas posiciones en la clasificación internacional sobre violencia en general y sobre violencia contra la mujer en particular. Resultados que se repiten año tras año. Además, la denominada violencia de género permanece estable a lo largo de las últimas décadas en lo referido a muertes (60-70 casos anuales desde 1999).

Entonces, ¿por qué insisten en que la violencia contra la mujer es el principal problema? Quizá porque se lucran fomentando esa idea. De todos modos, deberían obervar los datos del CIS para ver que los 3 problemas que más preocupan son el desempleo (62,3%), la corrupción y el fraude (38,3%) y la política en general (27,4%). Si no les convence la gravedad de esos problemas pueden centrarse en fomentar las investigaciones, pues en los últimos 10 años han muerto 1.100.000 personas por causas relacionadas con el cáncer, por ejemplo.

El caso de “la Manada” y la “justicia social”

Carmen Calvo dice que el tribunal erró en la interpretación y que con los hechos podrían haberlo considerado como una violación. Francamente, ver como políticos y otros responsables condenan la decisión del tribunal me genera malestar y me preocupa. Que representantes políticos afeen la labor de los jueces es una muestra de la decadencia social que vivimos.

Que responsables políticos afeen la labor de los jueces es una muestra de la decadencia social que vivimos

Conviene recordar que los juicios los gana quien puede probar que tiene razón. Los jueces valoran las pruebas con garantías (tienen que explicar y razonar su valoración, por ejemplo) y resuelven el problema aplicando la ley al caso. Concretamente, en el caso de la Manada los jueces creyeron a la víctima. Consideraron probada su versión. La polémica vino no por los hechos sino por el derecho (la norma aplicada): abuso y no agresión. De este modo, la turba social y representantes públicos, junto con movimientos feministas, han vociferado el “no es abuso es violación”. Claro, puedo comprender que los ciudadanos no entiendan las diferencias jurídicas entre abuso y agresión sexual, pero que políticos, medios de comunicación e incluso jueces/fiscales incurran en esa idea me preocupa.

En el Código Penal no existe el delito de violación, sino que existen delitos contra la libertad sexual. Delitos como pueden ser la agresión y el abuso sexual y ambos con o sin penetración. En el lenguaje coloquial se habla de violación tal y como recoge la RAE: delito consistente en violar (tener acceso carnal con alguien en contra de su voluntad) y eso se contempla tanto en el abuso como en la agresión. En el caso de “la Manada”, los jueces consideraron probada la penetración y lo que entendieron es que en esa violación hubo prevalimiento y no intimidación. Es algo que lo precisan minuciosamente durante toda la sentencia. Toda una discusión jurídica elaborada y que Guadalupe Sánchez Baena explicó detalladamente en Disidentia.

Por ello, que alguien como Carmen Calvo diga que “se trata de trasladar a lo jurídico y lo técnico lo que los ciudadanos han podido concluir leyendo la sentencia” es como poco vergonzoso. Pues dudo que la ciudadanía haya leído la sentencia y, más aun, dudo que hayan comprendido los hechos expuestos en su contexto y complejidad. Es más, decir eso una imagen pública y política como ella es peligroso pues incita a la turba a tomarse la justicia por su cuenta.

Claro, “tenemos derecho a no entender y manifestar nuestro desacuerdo frente a los 3 poderes del Estado”, pero una cosa es manifestar la discrepancia y la ignorancia y otra muy distinta organizar linchamientos populares y revueltas frente a los tribunales, difundir datos del juez que emitió el voto particular junto a mensajes del tipo “sin piernas ni brazos machista a pedazos” o poner en duda su criterio y profesionalidad con afirmaciones del tipo “ha tenido 2 expedientes disciplinarios y uno muy grave”. Sembrando así la duda en la sociedad.

Animar a ir contra los jueces pone en riesgo todo el Estado de Derecho. Se puede criticar la sentencia y también recurrirla, pero linchar a los jueces es contraproducente e innecesario. Si queremos cambiar las leyes pidámoslo a los legisladores que, curiosamente, son los políticos que se encuentran en las Cortes Generales.

A vueltas con la brecha salarial

El estadístico Antonio Azorín dijo que “conceptos ambiguos siempre dan lugar a medidas incorrectas” y eso nos ocurre con el concepto de brecha salarial de género.

Desde 1980 es ilegal retribuir diferente a hombres y mujeres por el mismo empleo. Entonces, ¿qué es lo que ocurre? Pasa que cuando se habla de esa supuesta brecha lo que se cita es una diferencia de sueldos no ajustada, es decir, se suma lo que ganan los hombres y lo que gana las mujeres de media y se observa que las mujeres ganas menos. Dicho de otro modo, en promedio los hombres ganan más que las mujeres, pero no porque les paguen más por el mismo puesto sino porque están en puestos con salarios relativamente más altos frente a las mujeres que están en puestos con salarios relativamente más bajos. Así lo que existe es un mero efecto estadístico.

No voy a negar que hay empresas que pagan pluses que pueden dar pie a creer en esa brecha salarial ante la misma función laboral. Uno de esos pluses es el denominado Compensación por Productividad y no, misma función no es mismo trabajo. Al hecho que las mujeres escogen profesiones con salarios más bajos, hay que tener en cuenta también aspectos como que las mujeres trabajan menos horas o escogen profesiones menos peligrosas, tal y como explica Pablo Malo en su artículo.

Quizá los diferentes estamentos sociopolíticos insisten en esta brecha porque necesitan justificar la creación de un Observatorio de Igualdad, otra forma más de lucrarse. De todos modos, puestos a preocuparnos, ¿por qué no hacerlo por la brecha laboral en relación con las muertes por accidente laboral?

Hablemos de pornografía

En las últimas semanas y a colación del caso de “la Manada”, en las redes sociales y debates televisivos se ha hablado de la supuesta relación entre el consumo de pornografía y la trivialización de las violaciones. Personajes como Carmen Calvo o Elisa Beni han afirmado con rotundidad que en la pornografía “todos los estereotipos son machistas” o que los niños reproducen literalmente lo que ven en la pornografía que consumen por una “falta de educación sexual”.

Sin embargo, la relación entre pornografía y agresiones sexuales nunca ha sido probada. Es más, las publicaciones que defienden esa correlación son poco concluyentes y vagas en datos, además de que se mueven en el terreno hipotético. Por su parte, los estudios que tienen en cuenta el impacto de la pornografía en grandes masas demográficas concluyen que la presencia/disponibilidad de la pornografía violenta no incrementa los delitos sexuales, sino que incluso a mayor presencia de pornografía, menos violencia sexual.

Decir que “lo que se consume son estereotipos machistas” es nuevamente definir el todo por la parte. Es obviar datos tan reveladores como que las mujeres consumen más porno relacionado con “sexo duro” y “gang bangs”. Si usásemos la misma dialéctica que los detractores de la pornografía, entonces ¿deberíamos preocuparnos porque las mujeres empiecen a participar en delitos sexuales? De todo esto, Un Tío Blanco Hetero habla en su video “Porno y poder femenino”, además de cómo se está intentando acabar con la erótica alrededor del cuerpo de la mujer. Decadencia del erotismo de la que hablé también en torno a las políticas de género.

La idea de que hay una carencia de educación sexual permite a los dirigentes politizar la sexualidad desde las escuelas

En lo que respecta a esa idea de que falta educación sexual me genera inquietud. Pues con esa supuesta carencia los políticos se empeñan en politizar la sexualidad desde las escuelas. Algo que ya se deja caer en el Pacto de Estado en materia de Violencia de Género.

Personal y profesionalmente soy contraria a educar en sexualidad. Considero que lo único que se necesita enseñar es a conocerse a uno mismo, a cuidarse para también saber cuidar al otro. Enseñar desde casa, no en los colegios. El resto de la sexualidad y el erotismo son un aprendizaje personal e intransferible que debe asentarse en la idea de que el sexo entre adultos es legítimo siempre que esté consensuado y no se vulnere la integridad física y emocional de ninguno de los participantes.

Uno no puede ser manada, pero sí turba

Vivimos en una sociedad que está dominada por el pensamiento hegemónico hasta tal extremo que no somos capaces de concebir alternativas a los criterios impuestos por el poder. Toda una muestra de coerción que se apoya en prejuicios sobre las personas por pertenecer a un colectivo del que se conocen algunos datos en promedio. Toda una obscenidad que hace mucho daño.

Sin duda, la entrevista a Carmen Calvo es una buena muestra de lo mal que se puede analizar las estadísticas, del poco rigor informativo y del triunfo, espero que no definitivo, de lo políticamente correcto sobre la razón y la verdad.

Foto Charlotte Cooper


Si este artículo le ha parecido un contenido de calidad, puede ayudarnos a seguir trabajando para ofrecerle más y mejores piezas convirtiéndose en suscriptor voluntario de Disidentia haciendo clic en este banner:

Artículo anteriorLas encuestas de intención de voto y el miedo como arma de manipulación
Artículo siguienteLa UE y la Gran Guerra Cultural europea
Soy Cuca, para las cuestiones oficiales me llaman María de los Ángeles. Vine a este mundo en 1986 y mi corazón está dividido entre Madrid y Asturias. Dicen que soy un poco descarada, joven pero clásica, unas veces habla mi niña interior y otras una engreída con corazón. Abogo por una nueva Ilustración Evolucionista, pues son dos conceptos que me gustan mucho, cuanto más si van juntos. Diplomada en enfermería, llevo poco más de una década dedicada a la enfermería de urgencias. Mi profesión la he ido compaginando con la docencia y con diversos estudios. Entre ellos, me adentré en la Psicología legal y forense que me llevó a realizar un estudio sobre "La violencia más allá del género". Trabajo con el que llegué hasta Euromind (foro de encuentros sobre ciencia y humanismo en el Parlamento Europeo), donde asistí al encuentro “Mujeres fuertes, hombres débiles”. Desde entonces me encuentro analizando y teorizando sobre la violencia y dando forma a mis ideas para recogerlas en un libro. De momento me podéis leer por aquí y también en Twitter. Otros medios y redes para saber más sobre mí.

6 COMENTARIOS

  1. La guerra de la entrepierna, es una guerra aburrida, pesada y hortera.
    Pero un conflicto inventado que se enmarca en el contexto estratégico de la atomización de las poliédricas movilizaciones urbanas que, tras el derrumbe del marxismo, ha perdido la trinchera única del internacionalismo que les servia de eje cohesionador de sus afanes.
    Si el proposito fuera superar disfunciones de cuanto nos atañe, en esto, o el cualquiera cosa, habría que comenzar por el análisis exhaustivo de un asunto tan particular, tan sutil, tan complejo en sus relaciones de dominio, sumisión e intercambio de elementos compensatorios de poderes que, en verdad, constituirían una labor apasionante al tiempo que pondrían de manifiesto cuanto en común compartimos en este campo con todas las criaturas señaladas con la impronta fatal de la perpetuación de sus genes.
    Pero a las claras se comprueba que no es este el objetivo, porque el poder, el dominio y la posesión, o sea todo lo que se opone al libre albedrío en este “negocio” no se conculca.
    Que se os ve el plumero al kilómetros amigas/os!!

  2. Lo que ha pasado es que con la transición han aparecido una serie de personajes ateos y revanchistas con unas ideas contrarias a derecho natural basado en la ley divina. Es inutil entrar en disquisiciones partiendo de puntos tan opuestos. Además no buscan el entendimiento desde el respeto sino desde el engaño, solo hay que ver a Zp hablando con una mano de tolerancia y con la otra promulgando leyes como la de la memoria, violencia de género y aborto entre otras.

  3. Como veo que no le han tomado el pelo en diferentes temas en los que la gente no tiene criterio y se deja arrastrar por la opinión de la masa, le rogaría que hiciera el mismo análisis sobre el tema del cáncer.

    De las cifras de cáncer que ha puesto, hay un buen porcentaje de diagnósticos falsos, otro porcentaje importante son cánceres provocados por la radiación de las mamografías, y otro porcentaje no menos abultado han muerto por los efectos secundarios de la quimioterapia, que en su prospecto dice claramente que produce cáncer.

    Hay estudios que demuestran con toda rotundidad que las mamografías producen más daños que beneficios, pero se siguen aplicando empujadas por la maquinaria de intereses creados que hay detrás.

    https://www.youtube.com/watch?v=XvdEj9d7XDU

    No hay ningún estudio que demuestre que la quimio produce mejores resultados que el mismo cáncer no siendo tratado con nada, pero se le sigue metiendo a la gente sin advertirles de sus terribles consecuencias y de otras alternativas menos agresivas.

    Normalmente no suelo escribir sobre estos temas, pero al ver su honradez en otros asuntos, he pensado que la semilla podría germinar en el terreno fertil de su ética.

    • Te tomo la palabra y me lo apunto para tratarlo como se merece el tema en cuestión del cáncer (ya tenia en mente abordar cuestiones de salud y sanitarias, pues me competen 😉)

      Igualmente, sólo tomé el dato del INE a modo de contrapunto, ya que parece que sólo les interesa a los políticos las cifra$ 😉

      Muchas gracias por tu aporte.

  4. “My short skirt is not an invitation”, bueno, es una verdad a medias porque el mensaje se envía, otra cosa es que quien lo capta no es el que uno quisiera. Y tampoco sirve decir que se lleva minifalfa para que de el aire en la piernas porque da mas el aire de otras formas aunque no socialmente permitidas.