Confieso que pensé en escribir un artículo que se llamase «Balance». No sé a usted, querido lector, pero a mí, cuando un año, anciano y malherido, está a punto de entregar el petate, el cuerpo me pide echar cuentas de lo sucedido, para tratar de avistar por donde asomará el siguiente. Iba a hacerlo, pero me detuvo un pinchazo en el estómago, la conciencia de la crueldad que me disponía a cometer. Este año de ruina, ignominia y muerte va a terminar en una orgía de soledad; francamente, no me apunto a añadir ni una gota más a nuestra rebosante copa de amargura. He dedicado, en cambio, semanas a reunir razones para la esperanza, que ahora me gustaría compartir con usted.

Publicidad

La primera de ellas, tal vez la más increíble de todas, es que todo cenagal tiene un fondo. A la terrible prueba del virus, que ha zarandeado el mundo entero, nosotros hemos añadido el deleznable espectáculo de un parlamento en llamas que ha amontonado humillaciones. Se han traspasado tantas líneas rojas que hemos tenido que definir nuevos colores para las nuevas ocurrencias demenciales. Pero hasta eso tiene un límite, porque llega un momento en que ya no quedan memorias que ultrajar ni instituciones que puedan desprestigiarse. A excepción de los partisanos, el hartazgo ciudadano es tan patente que a quienes urden estos desmanes pronto les costará (ya les cuesta) pasearse por las calles. El político de esta laya es vanidoso, y es obvio que sin aplausos no le será tan fácil mantenerse. Van a llover chuzos de punta, y en cuanto el virus dé una mínima tregua, pondremos pie en pared, seguramente.

Vamos a entender a quiénes hemos enterrado, y qué parte es imputable a un bichejo de ciento y pico nanómetros y qué parte a quienes tienen la responsabilidad de organizar un país en su peor hora. Defenderemos la alegría «como un principio», la defenderemos «del pasmo y las pesadillas», porque el sufrimiento, por más que el método nos disguste, siempre ha pulido al ser humano

Pese al ruido sordo de la miseria, que ya se escucha, el edificio va a aguantar gracias a los de siempre: las familias, la gente de bien, una numerosa legión de generosos anónimos, Cáritas, el Banco de Alimentos, quienes, en vez de predicar, dan trigo. Esa ola de bondad ya se encrespa sobre el mar de nuestras desgracias. El trago va a ser muy agrio, y aquello de que esta será la primera generación que viva peor que sus padres dejará de ser un lamento filosófico para hundirse en nuestras carnes. Pero en el envite la juventud, por fuerza, aprenderá muchas cosas, y lo mismo harán sus mayores. No saldremos más fuertes, pero sí más escaldados, más lúcidos.

Mucha gente —la suficiente— va a entender que hay que defender la alegría, como cantaba Mario Benedetti, «defenderla del escándalo y la rutina, de la miseria y los miserables, de las ausencias transitorias, y las definitivas». Vamos a entender a quiénes hemos enterrado, y qué parte es imputable a un bichejo de ciento y pico nanómetros y qué parte a quienes tienen la responsabilidad de organizar un país en su peor hora. Defenderemos la alegría «como un principio», la defenderemos «del pasmo y las pesadillas», porque el sufrimiento, por más que el método nos disguste, siempre ha pulido al ser humano.

Creo incluso que vamos a dejar de decir aquello de «disfruten lo votado», porque por fin sabremos que con estos bueyes hay que arar. Mientras este gobierno, tan legítimo como inepto, tan impecablemente democrático como esperpéntico, siga al frente, no queda otro remedio que trabajar el doble, sufrir el doble y nunca bajar los brazos. 2020 ha sido el año en que cien veces nos hemos acordado del replicante Roy Batty, víctima tardía de la película Blade Runner: «Yo he visto cosas que vosotros no creeríais». Pero no hemos visto atacar naves en llamas más allá de Orión, ni rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser; hemos visto enseñorearse la mentira sistemática, la incapacidad y la desvergüenza. Con todo, vamos a apretar los dientes y al final recuperaremos el pulso, a pesar de ellos. Hay luz al final de ese túnel.

Vamos a defender la alegría «de los ingenuos y de los canallas, de la retórica y los paros cardiacos, de las endemias y las academias». También de las pandemias. La ciencia, que es gloriosa cuando se dedica a hacer ciencia, va a sacarnos de este nuevo aprieto, y lo hará a un precio ínfimo en comparación con lo que el mundo vivió hace cien años. De eso habrá que regocijarse, y aprovecharlo para derrotar otra vez la oscuridad que se cierne. En un mundo que caminaba a toda velocidad hacia la ignorancia, con sus terraplanistas, sus antivacunas y sus conspiranoicos, de nuevo la objetividad de la ciencia vendrá al rescate y nos recordará qué es, de veras, eso del progreso.

Hemos asistido este año a una demostración ética sin precedentes, tras la cual nada podrá ser igual. Ha muerto gente dando la vida por nosotros. Ya sé que hay muchos que no se han enterado, ingratos e irresponsables, y que eso explica, en parte, nuestra mala situación de ahora. Pero son muchos más los que han descubierto a multitud de conciudadanos valerosos y heroicos. Ha quedado al descubierto un cuantioso patrimonio de profesionalidad y entrega con el que los cínicos no contaban. Eso va a cambiarnos para bien, aunque no, nunca, a todos.

Estamos también a las puertas de un nuevo tsunami de creatividad. Sacamos lo mejor de nuestras fuerzas inventivas cuando peor estamos. Se lo explicaba Orson Welles a Joseph Cotten en El tercer hombre: en el Renacimiento, en Italia, tuvieron a los Borgia, revoluciones, guerras, complots, brotes de peste, pero también tuvieron a Miguel Ángel, a Leonardo y al resto. Los suizos, en quinientos años de paz y prosperidad, ¿qué inventaron? El reloj de cuco. Sobre las cenizas de las empresas muertas se alzarán nuevos emprendedores. A pesar de las trabas, y aunque no les vaya como debería irles, otra vez las pymes y los emprendedores y los empleados reflotarán las naves.

Vamos a remontar a nuestro recio modo, sin emoticonos. Descarte quien esto lea cualquier mensaje triunfalista, y aléjese de quienes le vendan curvas en V. Va a costar sangre, sudor y lágrimas, y habrá que defender la alegría «como una certeza, defenderla del óxido y la roña, de la famosa pátina del tiempo, del relente y del oportunismo, de los proxenetas de la risa». Va a ser un viaje salpicado de trastornos, pero así son todas las odiseas. Podría haber sido más fácil, pero de algún modo arrinconaremos ese pensamiento que nos envenena. Seguiremos acordándonos de Roy Batty, sobre todo si cometemos el error de pasar demasiado tiempo en las redes sociales. Habrá que luchar a brazo partido, pero lo haremos, y tal vez redescubramos a nuestro prójimo en este viaje.

Estas Navidades, privados temporalmente de los nuestros, y en cientos de miles de casos —cada muerte lacera muchos corazones—, privados para siempre de ellos, no habrá mejor tributo que reflexionar sobre lo ocurrido, para entender cuánto de nuestro sufrimiento se debe al azar de un virus mutante, cuánto a la ineptitud y cuánto a la desvergüenza. No podemos ni debemos vencer la nostalgia. Para eso se inventó la tristeza, para que al recogernos en nosotros mismos pudiésemos pensar con renovada potencia. Esta es nuestra mayor esperanza: que muchos (nunca todos) alcancen un nuevo y superior nivel de conciencia. Tenemos una oportunidad; si la desaprovechamos, y tal como nos advirtió el replicante, todos esos momentos de dolor se perderán en el tiempo, como lágrimas en la lluvia.

La mayor esperanza de España es su abundancia en arrojo. He visto mundo, me he sumergido en muchas culturas, y no encuentro ningún otro pueblo que, para bien y para mal, sea más capaz de alterar su rumbo, ni en menos tiempo. Nuestro caudal de abnegación y nuestro espíritu de superación no tienen igual. Recordemos nuestra historia, y que los imperios no los regalan. No se deje engañar por los reportajes de la Carrera de San Jerónimo: cuando nos abran las calles, volveremos por nuestros fueros. No todos, y no sin que antes paguemos un precio desorbitado; pero prevaleceremos. «La esperanza, como la fe, no es nada si no es audaz; no es nada si no es ridícula», escribe Thornton Wilder en El octavo día. Conserve conmigo, querido lector, esta ridícula esperanza, le aseguro que hay demasiada gente capaz y decente como para que este barco se hunda.

Foto: Greg Rakozy


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

Artículo anteriorLa Agenda 2030. ¿Camino de servidumbre? (I)
Artículo siguienteAgenda 2030: la ecodictadura
Soy licenciado en ciencias empresariales y en filosofía. He trabajado en dirección de empresas más de veinte años y me dedico en la actualidad a la consultoría, las conferencias y la docencia (gestión de seres humanos, procesos en las organizaciones, pensamiento crítico, profesionalidad, creatividad e innovación) como miembro del equipo strategyco. Doy clases en ESIC Business&Marketing School y otras escuelas de negocio. También escribo y traduzco. Como autor he publicado Alrededor de los libros, La deriva de la educación superior, La organización viva, Sangre en la hierba y El buen profesional. Como traductor, he firmado una veintena de títulos, incluyendo obras de Shakespeare, Rilke, Deneen, Tocqueville, Stevenson, Lewis y McIntyre. Más información en www.davidcerda.info

5 COMENTARIOS

  1. «Pese al ruido sordo de la miseria, que ya se escucha, el edificio va a aguantar gracias a los de siempre: las familias, la gente de bien, una numerosa legión de generosos anónimos, Cáritas, el Banco de Alimentos, quienes, en vez de predicar, dan trigo. Esa ola de bondad ya se encrespa sobre el mar de nuestras desgracias»

    Reconforta pensar que vaya a ser así, David. Y como bien sugiere en su elevada e inspirada reflexión, en algún momento deberemos de arrinconar ese pensamiento que nos envenena por todo lo visto, oído y sufrido en este año que termina. En algún momento deberemos albergar la ilusión esperanzadora de un nuevo comienzo que no resulte ridículo ni mueva a la risa. La incertidumbre también se manifiesta y alumbra la esperanza de lo bueno.

    Y en medio de esta guerra silenciosa en la que se nos llama a la inacción, al aislamiento y al conformismo, quizás germine una nueva conciencia individual, y hasta colectiva, en la que podamos mirarnos a los ojos sin rehuir la mirada profunda. Una nueva conciencia que se eleve sobre los escombros que ha dejado este 2020 y en la que podamos reconocer nuestras debilidades y fortalezas en los otros, sin resistencias y sin miedos.

  2. La esperanza, dadas las actuales circunstancias, sólo depende de la capacidad de resistencia y de la capacidad de contraataque. Habrá que recuperar a la ciencia de las garras de la ideología de la sostenibilidad, y a los jueces de la corrupción… y a Cáritas también.

  3. Artículo confuso y lleno de buenos propósitos. Ya el título es pavoroso. Pero cuando empecé a leerlo me dije «hombre, por fin alguien que da un poco de esperanza, entre tanto análisis de que vamos hacia una distopía». Ya estamos en ella, pero puede ser mucho peor. Lo que pasa es que si la esperanza es ridícula, mal vamos.

    Sr. Cerdá, disculpe si no confío tanto como Vd. en la bravura y arrojo del pueblo español. Un pueblo sin liderazgo (ya ha salido el tema en Disidentia) no es nada: solo un conjunto de ovejas llevadas al matadero. Y liderazgo no hay, es un quiero y no puedo, porque vivimos en una sociedad que ha ahogado la excelencia y el discrepar. El liderazgo tiene que ir contracorriente e inmediatamente sería tachado de fascista, negacionista, anticientifico y populista.

    Y del mundo científico no espere nada. Yo lo conozco muy, pero que muy bien. La ciencia actual se ha prostituido para pillar cacho, pasta, proyectos, currículum, becas, menciones de excelencia, publicaciones en revistas de impacto… Para obtener todo eso no hay que sacar los pies del tiesto y no ir contracorriente. Es crear tu propio paradigma, pero sin romper los existentes, aunque sean falsos. Por eso hoy los medicamentos no curan, solo mantienen al enfermo. Lo hacen enfermo crónico y medicalizado de por vida (eso le interesa al sistema). Para avanzar, muchas veces hay que romper con lo establecido e ncluso, romper mucho. Y sin mirar atrás. Y eso hoy no pasa porque las estructuras están muy asentadas y tienen mucho poder, más incluso vwue en tiempos de Galileo.

    Ciertamente en estos meses hemos visto de todo y se nos ha caído la venda de los ojos, pero no a todos los españoles,solo ha unos pocos. No veo oposición en la calle, solo un superficial cabreo, pero sin fondo, más de resignación que de reflexión. Y ahi están las encuestas: Pedro Sánchez gana. No es que los otros sean mejores, pero que gane el que ha llevado al país este lodazal, tiene narices, Sr. Cerdá. Por eso, me temo, como ya he dicho otras veces en este foro que es esto vaya ser un «sálvese quien pueda.

Comments are closed.