Hay pocas cosas que me molesten más que el hecho de que alguien me de explicaciones que yo no le he pedido. Generalmente no es necesario, al menos para mí, conocer las razones por las que alguien hace algo. Aunque pueda parecer lo contrario, todos actuamos de forma tremendamente lógica en base a la información, motivaciones o deseos – que a veces pueden ser profundos y subconscientes – que nos mueven, por lo que no me son necesarias excusas. Si alguien hace algo es porque tiene sus razones (o sinrazones). Como cantaba Rosendo en el tema musical “…Y dale”, no hay tiempo que se deba perder justificando un retraso.

Publicidad

Sin embargo, la cosa no acaba ahí. Las explicaciones no solicitadas que me incomodan no se circunscriben únicamente a la acción de un tercero. Como pueden imaginarse fácilmente si han leído alguna mis columnas, me enervan más si cabe que traten de ilustrarme sobre mi propia vida. No es que no acepte las críticas, ni mucho menos. Simplemente no consiento que se meta en mi vida alguien que jamás ha tenido cinco minutos para tomarse un café conmigo. Hay una diferencia abismal.

Hasta hace un tiempo nadie te preguntaba a qué información querías acceder cuando entrabas en internet, sin embargo, hoy, por pasiva y a través de la censura, las redes sociales expulsan a sus usuarios, negándoles el contenido que demandan

Es por ello que me siento cada vez más incómodo con el paternalismo y la cultura de la cancelación que se han extendido como un reguero de pólvora y que se apresta a dinamitar todo lo bueno que llevamos construyendo en Occidente desde hace años, sobre todo porque no es algo que se produzca solo desde el poder, con la coacción y la extorsión del Estado ya contábamos, sino porque muchas de las grandes multinacionales y gran parte del dinero empresarial hoy se usa para intentar gobernar nuestras vidas, por nuestro bien, claro está. Los Google, Apple o Amazon se sienten tan poderosos que creen poder decidir qué es bueno o malo para nosotros. Es curioso el hecho de que hoy Elon Musk sea el hombre más rico del planeta, gracias a la capitalización de Tesla, sin embargo, los beneficios de la empresa no acaban de justificar su enorme valor, que se sustenta, básicamente, en que en un futuro próximo las cosas serán tal y como las ha diseñado el Demiurgo del buenismo: verdes y caras.

No seré yo, pobre autónomo de provincias, el que cuestione las decisiones de los prebostes de Silicon Valley o Wall Street, pero si algo me ha enseñado la vida es que no es bueno insultar a tus posibles clientes. La segmentación ideológica, que es la que quieren aplicar en los últimos tiempos, es tan absurda como peligrosa, pues expulsa a un montón de potenciales clientes y además los cabrea. ¿Aún enseñan en las facultades de empresariales que no es bueno enfadar a los clientes? Esta es mi opinión. Allá ellos.

El mercado no tiene ideología. Los comunistas más pertinaces se financian vendiendo camisetas del Che, sin caer en la cuenta de que es el libre mercado el que les permite despotricar contra él. Hasta hace un tiempo nadie te preguntaba a qué información querías acceder cuando entrabas en internet, sin embargo, hoy, por pasiva y a través de la censura, las redes sociales expulsan a sus usuarios, negándoles el contenido que demandan, y muchos de ellos empiezan a preguntarse si de verdad vale la pena entregar tiempo a estos mastodontes de la informática. Si desciende el uso de estas aplicaciones, inmediatamente después descenderán los ingresos por publicidad, entrando en una peligrosa cuesta abajo si no se rectifica a tiempo. Eliminar contenidos o apps es una política legítima, pero también es muy estúpida desde un punto de vista estrictamente empresarial.

No niego que es difícil romper un estándar cuando lleva un tiempo instalado en nuestras vidas, pero dar por sentado que el cliente está siempre e irremediablemente cautivo es un error de bulto, de primero de empresariales. Si la asfixia es suficiente, nos iremos a buscar el aire a otra parte. Alguien, en algún lado, está preparando ya una bombona de oxígeno, denlo por hecho. Es un juego muy peligroso al que llevan jugando un tiempo los gigantes tecnológicos. De la misma manera que se acelera la deriva inquisidora, se incrementa el malestar de muchos ciudadanos contra los guardianes de la fe posmoderna. Cuanto más grande es la bola de nieve y el rodillo empresarial más callos pisa y de forma más violenta, polarizándose también las decisiones de compra.

Como bien sabrán ustedes, la riqueza no es algo estático. Las mayores fortunas cambian en un par de generaciones y los más ricos de hoy nada tienen que ver con los de hace 50 años en muchos casos. Me pregunto si la aceleración que ha supuesto internet en nuestras vidas, que también se ha plasmado en el vertiginoso ascenso y caída de muchas empresas tecnológicas, puede llegar a afectar a estos monstruos empresariales. ¿Pueden caer en desgracia Apple o Google, Twitter o Facebook, hasta el punto de ser irrelevantes? ¿A qué velocidad? No tengo las respuestas, como no las tiene nadie, pero me inclino a pensar que pueden acabar proscritas mucho más rápido de lo que sus consejos de administración prevén.

Una empresa provee de productos o servicios, no de moral. De la misma manera que siempre ha existido el mercado negro al margen del Estado, existe un mercado secundario al margen del principal y, si el exceso de regulación o la subida de la cuota de autónomos o el IVA acaban por alimentar y hacer crecer el mercado negro por encima del “legal”, el exceso de cancelación y censura, eliminando productos o servicios que el público quiere consumir acabará por convertir al mercado secundario en el principal. Prohibir las cosas no hace que desaparezcan y cuando los incentivos son suficientes, se abandona tanto la legalidad en unos casos como la comodidad de una plataforma determinada en los otros. Siempre hay proveedores de todo aquello que tiene demanda y de la misma manera que no voy a la frutería a comprar pescado, no quiero que Apple me glose las bondades de una dieta alta en fibra porque, entre otras cosas, mis problemas estomacales van justo en sentido contrario.

Foto: TED Conference.


Por favor, lee esto

Disidentia es un medio totalmente orientado al público, un espacio de libertad de opinión, análisis y debate donde los dogmas no existen, tampoco las imposiciones políticamente correctas. Garantizar esta libertad de pensamiento depende de ti, querido lector. Sólo tú, mediante el pequeño mecenazgo, puedes salvaguardar esa libertad para que en el panorama informativo existan medios nuevos, distintos, disidentes, como Disidentia, que abran el debate y promuevan una agenda de verdadero interés público.

Apoya a Disidentia, haz clic aquí

Artículo anteriorHacia una censura global
Artículo siguienteOligarquías en la Red
Soy Ingeniero Industrial, me parieron autónomo. Me peleo con la Administración desde dentro y desde fuera. Soy Vicepresidente del Partido Libertario y autor de dos novelas, Johnny B. Bad y Nunca nos dijimos te quiero. Escribí también un ensayo llamado Manual Libertario. Canto siempre que puedo, en cada lugar y con cada banda que me deja, como Evanora y The Gambiters.

10 COMENTARIOS

  1. Estos días se habla mucho de estas marcas que van cayendo en desgracia, Apple, Google, Twitter, Facebook, pero hay otra aún más peligrosa de la que no se está hablando: Microsoft.

    El Gates inició con el Windows 10 un modelo de negocio que consiste en tener a millones de ciudadanos cautivos por la vía de los programas y de los sistemas operativos, los cuales la propia empresa te los convierte en inútiles para que compres otro que te controla más y mejor.

    La liberación de la dictadura digital tendrá que venir de la mano de nuevos procedimientos digitales en los que cada cual sea el único propietario de todos los datos que genere. También debe obligarse a la adminstración a la absoluta transparencia en tiempo real de toda su gestión.
    La tecnología para todo esto ya existe aunque parece algo compleja frente a la tramposa comodidad que nos han inoculado con las aplicaciones de las redes sociales. Se trata de la cadena de bloques. Algun ingeniero de los que por aquí escriben podrá explicar este tema.

  2. Buenas trades Don José Luis

    Es que ni si quiera es moral, es moralina, que por algo rima con letrina.

    Es que puestos a sustituir a la Iglesia por lo menos podrían haber puesto a personal que valiese, pero es que no llegan ni monaguillos post logse.

    Un sitio que hiede a moralina es Netflix.

    Sería la moralina hecha rayos catódicos, pero cómo ahora las pantallas son de plasma son el plasta moralínico. Valga la redundancia.

    Lo alucinante es ver cuantos idiotas están dispuestos a dejarse subyugar por esa moralinidad, ni las señoras mayores mas beatas en el pueblo mas recóndito de la deep Castilla asiste a misa con la cara de beatitud catateta con la que los idiotas patrios ven las series/películas en Netflix. Y ni le cuento si son españolas. Entonces hasta son capaces de hacer que les salgan estigmas progres.; por ejemplo un sarpullido donde se apoya la gafapasta esa.

    Un cordial saludo

  3. Un responsable de Twitter ya no tiene tan claro que le convenga censurar. La pela es la pela.

    Pero sigue censurando. Ahora han censurado a uno de Vox por emplear el término machirulo o algo así.

    Tener tanto poder y hacer tanto el ridículo…

    ¡Ah! en un periódico de manipulación de masas quieren equiparar a Trump con Calígula. Se van a hacer pupa ellos solos.

  4. En el día de hoy, cautivas, desactivadas, desinsectadas esterilizadas y desconectadas las Big Tech, los hombres libres han alcanzado sus últimos objetivos. La guerra ha terminado.

    Madrigal de las altas torres,
    22 de abril de 1.451.

    Siempre que pretendo asentarme en algún punto de vista tengo problemas con las almorranas. (Yo)

    Estamos en guerra y parece que la gente no se ha enterado a pesar de que huele a cadáver podrido en el mundo, Europa y España.

    Tras la moción de censura me hice OFF, (Objetor Fiscal Fundamentalista) llevo dos años rascándome la barriga, los cursis dicen año sabático. En estos dos años tras liquidar negocios y propiedades he ganado un treinta por ciento y he necesitado un diez por ciento de las ganancias para vivir como me ha dado la gana sin hacer nada. Apartarse de la roca de Sísifo que rueda colina abajo es fundamental para no ser aplastado. Tampoco tengo ninguna red social ni cosa parecida, mis experimentos con ellas duraron unos minutos. Yo veo venir la roca de lejos, pero me he dado cuenta que a la mayoría de las personas les cuesta apartarse y prefieren negar la roca que los aplastará antes que apartarse.

    Acabo de llegar a casa tras dar un paseo, en el camino me he encontrado con una vecina de edad avanzada que me ha preguntado si podía conseguirle una bombona de butano ya que según me ha dicho no las distribuyen por el temporal. O sea, que aparte de subir la luz un treinta por ciento no distribuyen gas butano a las personas con menos recursos. Sin palabras me he quedado. Aprovechando el frío y la miseria el gobierno roba a los españoles entre mil y dos mil millones de euros en quince días. Si esto no es una guerra…

    Hagamos balance:

    Planificación golpe de estado por distintas fuerzas políticas apoyadas por los medios generalistas.
    Golpe de estado en 2017
    Moción de censura 2018
    Agrupación de golpistas, terroristas y censores.
    Designación de cargos ideológicos sin capacitación profesional.

    Aceptación ideológica de la agenda 2030, invasión de la nación, conflictos, enfrentamientos provocados teniendo como objetivo quebrar la nación y el expolio de la población.

    Virus, ya dije en mis comentarios de marzo-abril del pasado año que alcanzaríamos los 99.999 fallecidos por Covid en un año. Estamos cerquita, también comenté que tendríamos nuevas variantes de virus en febrero o marzo de 2021, se ha adelantado un mes.

    Quiero decir que el plan del enemigo se ve de lejos,
    También he dicho varias veces que los países más castigados serian España y Estados Unidos, piezas claves para el nuevo orden mundial y la instauración de la moneda del Tío Camuñas de las vacunas.
    Todas las cosas que están sucediendo pertenecen a las mismas personas, virus, vacunas, criptomoneda, redes sociales, servidores, internet, antifas y demás gente de mal vivir.

    Quién no quería ver lo que está pasando y que el objetivo es quebrar a la población hasta conducirlas a un estado de pobreza y desamparo similar a una posguerra es que no se está enterando de nada.

    Si alguien piensa que Alemania no está ejecutando con la ayuda inestimable de Sánchez la Operación Bernhard que Hitler dejó pendiente para adoptat la moneda virtual de Microsoft (ver patente de control síntomas vitales que nos caracterizan individualmente) es que no se entera de nada.

    Como digo quién no se haya enterado que estar en Twitter, Facebook o YouTube es una gilipollez pudiendo leer Disidentia se merece lo que le pase por bobo.

    Están tardando en abrir una o muchas páginas que se llamen, Libertad-1 Libertad-2 Libertad-3, Disidentia-1 Disidentia-2 Disidentia-3, y colocar en esas páginas los enlaces a todas las páginas libres.

    Están tardando. Yo estoy rascándome la barriga e intentando conseguir butano para una anciana.

    • Desde luego, los negacionistas, es decir los que no quieren ver el plan totalitario que avanza inexorable sin ocultar ya su agenda, van a tener serios problemas para explicar a su hijos por qué no quisieron darse cuenta del desastre anunciado, por qué hicieron como si no pasara nada.

      • Yo creo que este video es la mejor prueba.
        Me recuerdó a una película mala en el que el asesor de imagen del presidente le dice, si le preguntan el fulano corrupto es su amigo, no lo niegue, diga que es su mejor amigo.
        Al parecer Iván Redondo se tragó la pelicula entera y se la creyó.

        https://youtu.be/T50ujmZpoKs

        Quizás sea la única vez, como en la película, que haya dicho la verdad.
        Lo mejor sin duda del vídeo es lo de la oposición Venezolana, pero si la oposición está encarcelada, torturada o asesinada.
        No hay más que ver un vídeo de los exiliados venezolanos para saber que papel cumple la oposición en Venezuela.

Comments are closed.